Publicado: 02.10.2015 14:51 |Actualizado: 03.10.2015 18:52

El Vaticano abre un juicio canónico a un colegio del Opus Dei por abuso sexual de un menor

Un tutor del centro Gaztelueta fue acusado por un joven de haber sufrido abusos cuando contaba con 12 años. La Fiscalía de Vizcaya archivó el caso en 2013. El afectado ha cumplido la mayoría de edad y ha interpuesto una querella.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 6
Comentarios:
El papa Francisco ha ordenado un juicio canónico a un docente del colegio Gaztelueta, en Vizcaya, y al propio centro por supuestos abusos sexuales sobre un menor. Está vinculado al Opus Dei

El papa Francisco ha ordenado un juicio canónico a un docente del colegio Gaztelueta, en Vizcaya, y al propio centro por supuestos abusos sexuales sobre un menor. Está vinculado al Opus Dei

BILBAO.- El colegio vizcaíno de Gaztelueta, para el que el papa Francisco ha pedido que se instruya juicio canónico por un presunto abuso sexual a un alumno de 12 años, ha asegurado hoy que "todo lo que venga del Santo Padre será muy bien atendido".

Los padres de un chico que fue alumno de ese colegio vizcaíno escribieron al Pontífice y le relataron los abusos sexuales que había sufrido el menor en ese colegio, impulsado por padre y que pertenece al Opus Dei.

El papa Francisco les respondió justo antes de la Navidad del año pasado con una tarjeta manuscrita en la que les agradecía su carta, al tiempo que pedía al padre del chico que le sintiera "cercano" con su oración.



"Además, hoy mismo envío la documentación a la Congregación para la Doctrina de la Fe para que instruyan el juicio canónico al educador y al colegio pero sin molestar al chico", les comunicó Francisco.

La familia del ex alumno de ese centro decidió no denunciar los hechos cuando éstos ocurrieron hace alrededor de ocho años, para evitar a la víctima, muy afectada psicológicamente, el trance de atravesar un proceso penal.

Sin embargo ahora, cuando el ex alumno ya ha cumplido la mayoría de edad, han presentado una querella por los abusos sexuales que sufrió entonces, en la que han adjuntado la carta del papa.

La familia denunció que el niño sufría acoso escolar tras contar supuestas prácticas pedófilas de su tutor


El caso se hizo público en enero de 2013, cuando el padre de la víctima explicó en varios medios los abusos que había sufrido el menor en su centro escolar y la falta de respuesta oportuna por parte del colegio, donde "lo negaron todo, porque quieren tapar la mala imagen del centro", reprochó entonces el padre.

Según relató, los presuntos abusos sexuales por parte del profesor, que es laico según ha precisado hoy el Obispado, se cometieron en los cursos 2008-09 y 2009-10, cuando su hijo cursaba primero y segundo de Enseñanza Secundaria y tenía 12-13 años.

Tras conocer lo que ocurría en la primavera de 2011, la familia decidió no denunciar los hechos hasta que el estado anímico del joven le permitiese afrontar un proceso legal, lo que ha hecho en la actualidad con una querella en un juzgado de Getxo.

Al difundirse que el propio papa Francisco ha ordenado un juicio canónico, el director del centro, Imanol Goyarrola, ha colgado un comunicado en la web del colegio en la que aclara, en primer lugar, que el presunto autor de los abusos ya no es profesor del centro y que ellos desconocen el procedimiento abierto por el Vaticano.

Añade que "si alguno de los hechos descritos" se demostrara cierto, "merecería una condena total" por su parte y asegura que "junto a la familia, somos los primeros interesados en que se esclarezca toda la verdad".

El director de Gaztelueta, ubicado en Leioa (Vizcaya) afirma que "en todo este tiempo, ha sido muy doloroso comprobar el sufrimiento del antiguo alumno y de su familia, a quienes reitero nuestra cercanía y nuestro compromiso para llegar a la verdad de los hechos".

Indica que "desde el primer momento", el colegio ha colaborado "plenamente con las autoridades en la investigación del caso" y que ha estado "en contacto con la familia del antiguo alumno, aunque ellos prefirieron romper la relación".

Recuerda que, en octubre de 2011, los padres formularon una denuncia ante la Inspección de Educación del Gobierno Vasco, que también dio lugar a un procedimiento en la Fiscalía de Menores.

La denuncia fue presentada por la familia del menor ante la consejería de Educación por el acoso escolar que sufría el niño, después de haber comentado las supuestas prácticas pedófilas que sufría por parte del docente.

La presidenta de la Asociación Contra el Acoso Escolar (ACAE), Encarna García, ha asegurado este viernes haber recibido "amenazas y presiones por parte de miembros del Opus Dei", por haber respaldado a la familia del perjudicado.

El colegio defendió al docente

"Es desconcertante que si esa familia está convencida de las acusaciones, no tome las medidas legales correspondientes. Nosotros estamos –al igual que siempre– dispuestos a colaborar en todo lo que esté de nuestra parte", explicó el colegio en una carta dirigida a los padres de todos los alumnos en diciembre de 2012.

"Nos duele especialmente el trato hacia el antiguo profesor, ya que el relato
publicado está construido a través de una versión unilateral de los hechos. Él no
ha realizado ninguna declaración a los medios. No tenemos ninguna prueba que
acredite y avale las acusaciones
que se hacen contra el profesor. Al contrario,
tenemos el testimonio
de profesores y alumnos que contradicen los supuestos
hechos publicados", agregaba el escrito.

La Fiscalía archivó el caso que ahora abre el Papa


Posteriormente, el Fiscal Superior del País Vasco abrió unas diligencias que fueron archivadas.

"Todas las instancias concluyeron que no había elementos suficientes para mantener la acusación contra el profesor y archivaron el caso", asegura este viernes el colegio, que insiste en que el docente denunciado también "ha colaborado con las autoridades y ha manifestado su deseo de poder defenderse ante los tribunales de unos hechos que considera completamente falsos".

Sobre la petición del Papa Francisco de que se instruya juicio canónico al profesor y al colegio por esos hechos, Imanol Goyarrola dice que el centro "no tiene ninguna noticia de las conclusiones de esta investigación".

Sin embargo, añade que "el Papa Francisco es una persona muy querida y admirada en el colegio y tenemos el mayor interés en secundar sus indicaciones. Todo lo que venga del Santo Padre será muy bien atendido".

Según aparece en la web del centro, "Gaztelueta es una obra corporativa del Opus Dei", cuya prelatura "se responsabiliza exclusivamente de la orientación cristiana".