Publicado: 19.05.2015 14:27 |Actualizado: 20.05.2015 08:44

El Vaticano examina el activismo de las monjas Caram y Forcades

Forcades se plantea la exclaustración para ser candidata a la presidencia de la Generalitat por Procés Constituent. Caram ha sido llamada a capítulo en Roma por su exposición mediática.

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4
Comentarios:
Sor Lucía Caram y la monja Teresa Forcades./ www.lidiapujol.cat

Sor Lucía Caram y la monja Teresa Forcades./ www.lidiapujol.cat

MADRID.- El Vaticano está examinando la actividad política y el activismo social de las dos monjas más famosas de España, Lucía Caram y Teresa Forcades, según publican varios medios este martes. Su exposición mediática fue objeto hace unos meses de una deliberación reservada de los obispos de las diócesis catalanas, en una reunión de la Conferencia Episcopal Tarraconense, según La Vanguardia: "La conferencia pidió a los obispos Casanova y Cortés que buscasen soluciones, aunque la deliberación no figuró en la comunicación pública de los temas tratados". 



Sor Lucía Caram, monja dominica del convento de Santa Clara de Manresa y famosa por su participación en debates televisivos sobre política, ha sido llamada a capítulo. De hecho, la monja confirmó recientemente a La Vanguardia que iba a ser recibida en Roma después de haber recibido un apercibimiento verbal de la nunciatura. La Iglesia considera poco compatible su exposición mediática en tertulias televisivas con la vida monástica.

 

Teresa Forcades, que pertenece a la comunidad de monjas benedictinas del monasterio de Sant Benet, en Montserrat, acaba de anunciar a la plataforma Procés Constituent, que ella misma fundó, que está dispuesta a ser candidata en las próximas elecciones del 27 del septiembre. Eso supondría, por tanto, abandonar temporalmente la vida religiosa. Forcades explica en el portal Vilaweb que, en ese caso, pediría un permiso al monasterio por un año, ampliable a dos. La monja se refiere al "indulto de exclaustración" previsto en el código de Derecho Canónico, que autoriza únicamente la Santa Sede.