Publicado: 20.02.2014 22:10 |Actualizado: 20.02.2014 22:10

Los verificadores anunciarán este viernes "un gesto simbólico" de ETA hacia su desarme

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los verificadores internacionales anunciarán este viernes públicamente "un paso" de ETA hacia la entrega de armas y su inutilización, en la comparecencia que tienen previsto celebrar en Bilbao a las 14.00 horas.

Los integrantes de la CIV han mantenido ya contactos con el lehendakari, Iñigo Urkullu, y se entrevistarán con él antes de reunirse con partidos, organizaciones sociales y sindicales, según han informado a Europa Press fuentes cercanas al grupo de expertos.

Aunque parece claro que el gesto que se espera que trasladen los verificadores tiene que ver con el desarme de ETA, se desconoce realmente en qué se concretará. En este sentido, se habla de la posibilidad de que anuncien la situación de ciertos zulos -que no serían significativos- o, incluso, su sellado.

Pese a que se ha estado hablando de la posibilidad de que la CIV pueda emitir un vídeo en el que se observaría cómo miembros de ETA clausuran arsenales, no parece factible que esto vaya a ser así. En todo caso, la banda pretende que sea "un gesto simbólico" hacia su desarme y desmilitarización, que sería paulatina y se haría por etapas, por lo que el proceso no se prevé corto.

A lo largo de los últimos meses, la comisión liderada por Ram Manikkaligam, se ha puesto en contacto con la banda armada, que le ha trasladado su compromiso de proceder a su desarme e ir realizando pasos en esa dirección.

A los pasos de ETA, además, tendrán que ir acompasándose los que dé el Colectivo de Presos, EPPK -la parte más importante numéricamente, en este momento, de la banda armada- con el fin de recorrer el camino hacia las excarcelaciones individualizadas. En todo caso, no parece que vaya a haber, por el momento, un reconocimiento del daño causado que, de hacerse, sería bastante más avanzado el proceso.

El anuncio de la CIV se producirá después de que ETA hiciera público un comunicado el 8 de febrero en el que expresaba su compromiso de "realizar aportaciones significativas para alimentar el proceso, sin tardar", aunque no hacía mención a una posible entrega de las armas o disolución.