Público
Público

El PP sin Rajoy La vía Feijóo gana fuerza en el PP, frente a la pugna Santamaría-Cospedal

Varias direcciones territoriales del Partido Popular aseguran a 'Público' que todavía no les han contactado desde la cúpula nacional para explorar la vía del candidato "de consenso". El presidente gallego parte como claro favorito, a pesar de su exabrupto machista contra la diputada Ana Pontón (BNG). Hay quienes también recuerdan que la secretaria general goza de un inmenso poder territorial que le facilitaría, al menos, negociar para buscarse una buena posición en el futuro PP.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 6

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (i), y la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal (d), durante el acto conmemorativo de la Fiesta del 2 de Mayo, celebrado hoy en la Real Casa de Correos de Madrid. EFE/Chema Moya

"Orden, limpieza y consenso". La actual dirección del PP maniobra estos días para que estas palabras sean atribuibles a la sucesión de Mariano Rajoy al frente del partido, esforzándose por evitar la imagen de una disputa descarnada entre familias. Y, aunque hoy todo apunta a que recorrerán la senda del candidato "de consenso", nadie se atreve a descartar que pueda desencadenarse una nueva guerra sucesoria en los próximos días.

De hecho, en Génova "esperan" y desean que triunfe esta vía, previsiblemente con el presidente gallego, Alberto Núñez-Feijóo, como relevo -no se ha postulado, pero es quien genera un mayor consenso en los territorios-, y se comprometen a trabajar en esta dirección, sin avanzar quién trabajaría en qué, o cómo se articularía esta candidatura.

Varias direcciones autonómicas del PP aseguran que, por el momento, no han recibido un solo mensaje de Génova para tantear la vía del candidato "de consenso"

Sí afirman que tocará conversar con las direcciones territoriales, pero desde varias cúpulas autonómicas del PP aseguran a Público que, por el momento, no han recibido un solo mensaje de Génova sobre este particular. También recuerdan que es la primera vez que se elige al líder del partido por votación -doble votación de militantes y compromisarios, no primarias- en lugar de dejar su designación en manos del presidente saliente: "Es la primera vez que pasa, estamos todos expectantes". Y, con la premisa de que no conocen la hoja de ruta de la actual dirección, sí cuentan con tener la ocasión de poder trasladarle sus impresiones, en esencia bastante similares.

Por ejemplo, todos coinciden con Génova en que lo más sensato es apostar por el candidato de consenso -"Es lo deseable y lo que todo el mundo quiere" -, y la mayoría opta por mantenerse neutral. No obstante, en un par de territorios reconocen sin titubear que el de Feijóo es hoy el nombre más repetido entre la militancia, el mejor valorado para heredar el sillón de Rajoy.

"Feijóo es un excelente presidente; tiene una experiencia de gobierno importante, y una mayoría absoluta revalidada en momentos difíciles"

"Feijóo es un excelente presidente; tiene una experiencia de gobierno importante, y una mayoría absoluta revalidada en momentos difíciles", resumen. "Por otro lado, Soraya Sáenz de Santamaría [exvicepresidenta del Gobierno] fue mano derecha de Rajoy y es corresponsable de los éxitos económicos de los últimos años. Además, a diferencia de Feijóo, es diputada, y tendría esa ventaja para liderar la oposición contra Sánchez", apuntan.

"Santamaría y María Dolores de Cospedal tienen buen cartel fuera de Madrid", apostillan desde otro territorio, antes de recordar el enorme poder orgánico de Cospedal, exministra de Defensa y secretaria general del Partido Popular. Santamaría es hoy diputada rasa, sin cargo en el partido.

"Santamaría y Cospedal tienen buen cartel fuera de Madrid"

La mala relación entre ambas es de sobra conocida, y la posibilidad de que traten de hacerse con la Presidencia del partido no es descartada por nadie, aunque la mayoría de territorios consultados ven esta una lucha claramente desigual. "Cospedal es muy querida por los afiliados y tiene fuerza, habrá que tenerlo en cuenta", apuntan.

En cualquier caso, Santamaría y Cospedal han sido dos pesos pesados en el Gobierno y en el partido, respectivamente, durante la era Rajoy, y hoy quien fuera su inmediato superior quiere mantenerse completamente fuera de foco, apartado de la sucesión. Rajoy se desmarca así de Aznar -quien lo aupó al poder-, y espera intervenir lo mínimo en la designación de su sucesor o sucesora.

Con todo, Feijóo sigue sonando como claro favorito, aunque esta misma semana perdió muchos puntos al lanzar un exabrupto machista contra la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón. "Parece que está muy necesitada", dijo el presidente de la Xunta sobre Pontón, en el pleno de este miércoles en el Parlamento regional. Después pidió perdón y retiró sus palabras, pero decenas de diputadas autonómicas han firmado un manifiesto exigiéndole una verdadera disculpa.

La estrategia de Cospedal

Por su parte, distintas fuentes del partido y del grupo parlamentario ponen en duda que Cospedal tenga verdadera intención -que no voluntad- de disputar la Presidencia. La secretaria general se marcó este miércoles toda una tourné mediática por distintas televisiones y una radio, dejando abierta esta puerta, pero sin cruzarla. 

Cospedal estaría actuando así para marcar su propio territorio, para partir con fuerza de cara a una hipotética negociación con la futura cúpula

Según este relato, Cospedal estaría actuando así para marcar su propio territorio, y para partir con fuerza de cara a una hipotética negociación con la futura cúpula, que le permitiera granjearse un puesto en la nueva etapa del PP.

En última instancia, la actuación de la ministra de Defensa perseguiría también disuadir a la exvicepresidenta del Gobierno de presentar su candidatura. Esta última no ha tenido agenda pública en los últimos días, pero sí asistirá a la reunión del Club Bilderberg, este fin de semana. 

El lunes se reúne la Junta Directiva Nacional del PP, máximo órgano del partido entre congresos, y ahí se despejarán nuevos detalles sobre el cónclave, previsto para mediados-finales de julio. De momento Génova guarda silencio, como los hipotéticos candidatos a ocupar el sillón de Mariano Rajoy.