Publicado: 31.05.2014 16:19 |Actualizado: 31.05.2014 16:19

El vicealcalde de Valencia asegura a Castro que sólo contrató a Nóos porque lo presidía Urdangarín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, ha afirmado este sábado ante el juez José Castro que si la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau (FTVCB), que él preside, contrató al Instituto Nóos para organizar tres foros sobre eventos deportivos fue solo porque esa entidad estaba presidida por Iñaki Urdangarin.

De hecho, inicialmente estaba previsto que se celebrasen cuatro cumbres Valencia Summit de 2004 a 2007, pero sólo se llevaron a cabo las tres primeras porque en el último año ya no iba a participar el duque de Palma, ha explicado.

Tras tomar declaración a Grau, el último imputado en el caso Nóos, el juez Castro ha expresado su deseo de cerrar pronto la instrucción de la causa y ha asegurado que es "uno de los más interesados" en que la investigación no se alargue más.

Castro dice que es "uno de los más interesados" por cerrar la instrucción cuanto antes

Preguntado sobre si confía en dictar cuanto antes el auto de pase a procedimiento abreviado, donde definirá quiénes son presuntamente responsables de los presuntos delitos de corrupción investigados, Castro ha afirmado: "Es lo que quiero".

"No me dejan", ha ironizado el magistrado en alusión a la demora que supondrá la presentación hoy de un nuevo recurso por parte del sindicato Manos Limpias, que insiste en reclamar que se realice una prueba caligráfica para confirmar si la firma de la infanta Cristina figura en actas de la empresa Aizoon, que compartía con su marido.

En su declaración durante la mañana de este sábado, el vicealcalde de Valencia ha incidido en que la FTVCB es una entidad privada que no está sujeta a los controles de contratación de las administraciones públicas y ha señalado que se sumó a un proyecto que había pactado con Nóos el entonces secretario autonómico de Eventos, Luis Lobón, a través de la empresa gestora de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa).

El vicealcalde ha asegurado al juez Castro que fue Lobón quien pactó el coste de los Valencia Summit con Diego Torres, el socio de Iñaki Urdangarin, y que todos los intervinientes en los convenios eran plenamente conscientes de que el yerno del Rey era uno de los promotores de las cumbres y por eso las organizaron.

Grau contradice a la Intervención General del Estado y asegura que la  FTVCB es una entidad privada, no sujeta a los controles de contratación de las públicasEn una declaración de apenas 45 minutos, el edil ha detallado que la FTVCB intervino en la contratación porque mantenía un acuerdo de colaboración con Cacsa y a raíz de la solicitud de Lobón, que había negociado el proyecto con Torres y con José Manuel Aguilar, entonces director de Cacsa.

Grau ha manifestado en su comparecencia que si la entidad que preside no reclamó al Instituto Nóos que justificara los costes de los Valencia Summit, por los que cobró 3,1 millones de euros procedentes de las arcas públicas, fue porque consideraba que su intervención tenía carácter de patrocinio.

Esta justificación abunda en la línea de defensa mantenida por el vicealcalde en el sentido de que la FTVCB no era una entidad de carácter público, argumento que ha reforzado presentando un informe jurídico que contradice el emitido por la Intervención General del Estado, que sostiene que el organismo es administración municipal.

Tras la declaración, a la que además del juez han asistido el fiscal Pedro Horrach y letrados de algunas de las partes personadas en Nóos, la abogada Sandra Gómez, que representa al grupo socialista en el Ayuntamiento de Valencia, ha asegurado que mantendrá su solicitud de imputación para Grau.

Lo mismo ha anunciado Virginia López Negrete, representante de otra de las acusaciones populares, Manos Limpias.

La que puede ser la última jornada de declaraciones de la fase de instrucción del caso Nóos se ha cerrado con el testimonio del empresario que señaló a Urdangarin como destinatario de una supuesta transferencia de 12 millones de Telefónica.

En una videoconferencia de apenas 5 minutos desde la cárcel de Barcelona donde se encuentra ingresado, el empresario se ha desdicho de la supuesta vinculación del duque de Palma con el traspaso de fondos, que había recogido en cartas a Telefónica que le fueron requisadas en un registro judicial.