Publicado: 22.05.2015 15:33 |Actualizado: 22.05.2015 17:13

La vicepresidenta se alinea con Montoro para defender a Hacienda de los ataques de Aguirre

"Sólo sabiendo el origen de la filtración es posible exigir responsabilidades jurídicas", zanja Sáenz de Santamaría, que, en cambio, sí defendió a Barberá de la investigación abierta por sus gastos de representación "de lujo".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE

MADRID.- La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha cerrado filas hoy junto a uno de sus ministros, su amigo Cristóbal Montoro, para defender a la Agencia Tributaria de los ataques recibidos en las últimas horas por parte de la candidata del PP a la Alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre.

"Ya está tardando en desenmascarar al culpable", se quejó Aguirre del titular de Hacienda, un día después de haber denunciado ante la Fiscalía la filtración de su declaración al diario Infolibre, que ayer publicó que la presidenta de los conservadores madrileños había ingresado 369.000 euros como cazatalentos de Seeliger & Conde y otros 5.000 en concepto de juegos de azar.




Para Aguirre, alguien de la Agencia Tributaria ha tenido que facilitar sus datos al citado periódico. "La Agencia sabe quién ha entrado en mi declaración, porque se necesita una clave y esa persona ha dejado rastro", sentenció en un acto electoral.

Sáenz de Santamaría, en cambio, no ha querido responsabilizar a nadie todavía y ha intentado, en la rueda posterior a la reunión del Consejo de Ministros, frenar los ánimos caldeados de Aguirre: "Es necesario conocer los resultados de la investigación antes de tomar las decisiones oportunas", repitió una y otra vez tra haber anunciado la aprobación de la Ley de Seguridad Nacional cuyo anteproyecto se aprobó en enero y que ahora sale adelante reconvertida en ley ordinaria y no orgánica como estaba previsto en un principio. "Sólo sabiendo el origen de esas filtraciones es posible exigir responsabilidades jurídicas", zanjó la número dos del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

 

Con ello, sin quererlo, ha dejado caer que quizá haya sido la propia Aguirre quien ha filtrado su propia declaración de Hacienda. Una cuestión de la que se ha quejado la propia afectada: "Me llegan noticias de que se está diciendo que soy yo la que ha filtrado mi declaración. ¡Que no mientan!". Y es que, descartadas otras opciones que sí se han barajado en investigaciones similares como las que afectaron al exvicepresidente Rodrigo Rato o a Juan Carlos Monedero (Podemos), sólo quedan dos: la filtración se produjo desde la Agencia Tributaria o desde la propia declarante.

Aguirre: "Me llegan noticias de que se está diciendo que soy yo la que ha filtrado mi declaración. ¡Que no mientan!"

Así lo ha dejado entrever Saénz de Santamaría en sus respuestas. Preguntada por el caso Monedero, señaló que "cuando el propio ciudadanos da publicidad a sus propias circunstancias tributarias" es legal publicarlas. En el caso Rato, "algunas informaciones estaban no sólo a disposición de Hacienda como ente único sino en distintos organismos judiciales, como la Fiscalía o entes no sólo de España, sino de otros países". Ese fue el motivo con el que justificó que en ese caso "el origen (de la filtración) puede ser variado", no sólo procedente de la Agencia Tributaria.

¿Conclusión? Si tanto en el caso Monedero como en el de la amnistía a Rato pudieron influir "varios factores" en la publicidad de la misma que ahora no se dan, sólo quedan dos posibles culpables: Hacienda o Aguirre. Aun así, la vicepresidenta no se moja: "El Gobierno siempre ha seguido el mismo criterio: investigar el origen de la filtración y respetar la legalidad", concluyó a este respecto.

Apelando a la legalidad quiso zanjar también las cuestiones referidas a la investigación que la Fiscalía de Valencia abrió ayer contra Rita Barberá por sus gastos de representación "de lujo" que en su día denunció Compromís en su página 'Ritaleaks'. Según la coalición, la alcaldesa de Valencia y candidata a la reelección por el PP gastó casi 300.000 euros en la última legislatura en "facturas suntuarias" que incluyen noches de hotel y comidas con langosta y vieiras incluidas, entre otros conceptos.

La propia Barberá se defendió ayer acusando a Compromís de llevar a cabo "una campaña sucia" en elecciones y alegando que la Fiscalía abrió una investigación "sin relevancia penal alguna". Y, si horas después fue Rajoy quien la arropó gritándole en la plaza de toros de Valencia "¡Rita, eres la mejor!", hoy ha sido Sáenz de Santamaría quien acudió también al rescate.

"Hay una denuncia por parte de una formación política a la que la Fiscalía ha dado el trámite que corresponde con carácter habitual", explicó, restando importancia al que podría ser un nuevo caso de corrupción que podría salpicar al PP valenciano. "En cualquier caso, respetamos la investigación de la Fiscalía", zanjó nuevamente.