Público
Público

La vicepresidenta inaugura la Escuela de Verano del PP sin mencionar a Rajoy

Sáenz de Santamaría reconoce los "indicios" de mejora económica y garantiza que no habrá distracciones para que continúen las reformas del Gobierno. El PP aparca el 'caso Bárcenas' con el optimis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santaría, ha inaugurado esta mañana la Escuela de Verano del PP que se celebra en Gandía (Valencia) hasta el sábado, cuando la clausure la secretaria general María Dolores de Cospedal.

Con Mariano Rajoy recién llegado a la cumbre del G-20 en San Petersburgo -su avión aterrizó hace una hora en suelo ruso-, Soraya Sáenz de Santamaría desgranó un discurso moderadamente optimista centrado en lo 'indicios' de mejora económica (exportaciones récord, prima de riesgo a la baja o ralentización del desempleo) en los que el Ejecutivo y el PP llevan insistiendo desde el principio del verano.

Sobre el caso Bárcenas, ni una palabra. Sobre cuestiones de partido, tampoco. Sobre el presidente del Gobierno, ni una mención. La número dos del Gobierno insiste así en su estrategia de desvincularse completamente de la crisis del PP, aunque esté hablando en el PP como miembro destacado del PP, que, además, ha pertenecido a su Dirección Nacional desde que Rajoy lo preside.

El discurso inaugural de la vicepresidenta tuvo lugar, además, minutos después de hacerse público que Cospedal aseguró ante el juez Pablo Ruz que fue el propio presidente del Gobierno y del PP quien le puso al tanto de su reunión con Luis Bárcenas y Javier Arenas para pactar la 'indemnización en diferido' del extesorero. Esta cuestión, que abre ahora toda la prensa digital no está en el guión de la Escuela de Verano. Ni en el oficial del PP.

Sí se permitió Sáenz de Santamaría algunas advertencias sobre la necesidad de regenerar la política para 'restaurar la confianza de los ciudadanos' en ella y en los políticos. La vicepresidente, que no figura en ninguna contabilidad A o presunta contabilidad B como receptora de sobresueldos, lanzó a sus compañeros un mensaje: 'Los ciudadanos valoran a los políticos que gastan como gastan ellos en su casa' y apeló a la 'responsabilidad individual' en el camino que debe serlo hacia 'la austeridad, la eficiencia y la transparencia'.

A pesar de la distancia que Sáenz de Santamaría ha tomado en todo momento con la presunta corrupción de su partido, ha sido hoy, en la Comunidad Valenciana -la que concentra mayor número de imputados en las filas del PP y con esta sombra ahora sobre Francisco Camps y Rita Barberá por el 'caso Nóos'-, en donde la vicepresidenta pidió escuchar 'lo que nos dicen', pero sin que 'nos desplacen del objetivo final'.