Publicado: 27.01.2016 13:00 |Actualizado: 27.01.2016 13:24

Las víctimas del terrorismo, entre otras, darán nombre a las calles de Madrid con nomenclatura franquista

La propuesta ha contado con el respaldo de C's, PSOE y Ahora Madrid y la abstención del PP.  Por unanimidad, una de esas calles se dedicará a Melchor Rodríguez García, conocido como el Ángel rojo y que fue el último alcalde de Madrid republicano.  Y también se levantará una estatua de Enrique Tierno Galván en la plaza de la Villa.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:
Placa identificativa de la calle Caídos de la División Azul de Madrid que cambiará su nombre en los próximos seis meses. EFE/Zipi

Placa identificativa de la calle Caídos de la División Azul de Madrid que cambiará su nombre en los próximos seis meses. EFE/Zipi

MADRID.-  Las víctimas mortales del terrorismo, "entre otras", darán nombre "preferentemente" a las calles cuya nomenclatura se sustituirá por sus vínculos franquistas, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, como ha aprobado este miércoles el Pleno de Cibeles en una enrevesada votación por puntos.

La propuesta, presentada por Ciudadanos y enmendada 'in voce' tras un receso en el Pleno, recordará a las víctimas mortales del terrorismo naturales de Madrid o con vinculación con la ciudad. Ha contado con el respaldo de C's, PSOE y Ahora Madrid y la abstención del PP, cuya portavoz, Esperanza Aguirre, ha mostrado su rechazo a la coletilla "entre otras" de la enmienda.



Por unanimidad de todos los grupos se ha aprobado la propuesta de la concejala socialista Purificación Causapié de "levantar en la Plaza de la Villa una estatua a Enrique Tierno Galván, en su condición de primer Alcalde de Madrid elegido en unas elecciones municipales democráticas tras la dictadura franquista, y en reconocimiento a su relevante labor como Alcalde de esta capital".

También por unanimidad se ha aprobado que se dedique una calle al anarquista Melchor Rodríguez García, conocido como el 'Ángel rojo' y que fue el último alcalde de Madrid republicano por generar "gran consenso social y político y por su gran relevancia para la reconciliación y la concordia tras la Guerra Civil".

La propuesta ha venido de la mano de Ciudadanos. La portavoz de C's en el Ayuntamiento, Begoña Villacís, ha hecho suya una frase del 'Ángel rojo', "se puede morir por las ideas pero no matar por ellas".

Ante representantes de asociaciones de víctimas del terrorismo y el portavoz naranja en la Asamblea, Ignacio Aguado, presentes en el Pleno de Cibeles, la portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís ha asegurado que en su formación no se sintieron "ni escuchados ni representados" en el Plan de Memoria Histórica aprobado en la sesión de diciembre, que estará concluido en cuatro meses, dado que ya se presentó un primer listado de treinta calles a modificar, en las que "se ha decidido sin escuchar a vecinos o historiadores".

VIllacís (Ciudadanos) pide dejar de "levantar ampollas y bandos"

"Quiero un plan de todos, que no esté cargado de revanchismo político e ideológico", ha lanzado la edil. Esto le ha llevado a criticar que la Ley de Memoria Histórica aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero nació "coja", sin dotación presupuestaria, "como la Ley de Dependencia".

Los votos de Ahora Madrid y PSOE han rechazado la propuesta de la creación de una línea de ayudas económicas para los vecinos residentes en las calles a cambiar para compensar las futuras "molestias".

Villacís ha reclamado consenso y unidad, dejar de "levantar ampollas y bandos", que habían cesado en la Transición. También ha pedido recuperar el espíritu de la Corporación presidida por el exalcalde Enrique Tierno Galván, que en 1980 hizo una primera 'limpia' de calles franquistas pero "sin levantar ampollas porque sabían de dónde venían". La concejala ha criticado que la izquierda "parece que sólo se acuerdan de lo que ocurrió en 1936 olvidando la historia más reciente".

Villacís ha reclamado "unidad y consenso, que Madrid no pierda su memoria y recuerde por siempre a las víctimas del terrorismo"

La edil ha reclamado "unidad y consenso, que Madrid no pierda su memoria y recuerde por siempre a las víctimas del terrorismo". Ha llegado a afirmar que la capital sólo recuerda en su callejero a tres víctimas del terrorismo "cuando Madrid ha sufrido como nadie el terror", golpeando a "amas de casa, un panadero, un conductor de la Empresa Municipal de Transportes (EMT)...".

La UCM se encargará de la selección de las calles

La delegada de Cultura y Deporte, Celia Mayer, ha recordado el plan aprobado, también por Ciudadanos, en el anterior Pleno. La Cátedra de Memoria Histórica de la Universidad Complutense (UCM) es el órgano externo encargado de la selección de las calles. Se optó por una entidad externa para ganar en "objetividad". El plan se discutirá políticamente en el Pleno, donde se contará con las aportaciones de los grupos políticos, estudiosos y cronistas de la Villa.

En cuanto a las molestias para los vecinos, Mayer ha detallado que los servicios jurídicos municipales ya están trabajando en un protocolo para "facilitar los trámites". El plan se presentará a finales de abril y coincidirá con el cambio de nomenclatura de las 30 primeras calles. Los cambios en los nombres se llevarán a cabo "en 2016 y 2017".

El PSOE: "Esto no es un concurso de tartas"

La socialista Mar Espinar ha sido especialmente dura con Ciudadanos, a cuyos concejales, "los siete magníficos", les ha acusado de usar la Ley de Memoria Histórica por sus réditos políticos. "No todo vale en política", ha lanzado tras exigir "altura de miras" en la aplicación de la norma. "Esto no es un concurso de tartas, a ver quien se come más", ha reprochado.

Espinar también ha recordado que lamentablemente "hay más víctimas de terrorismo que calles a las que cambiar el nombre" y ha mostrado su temor a que se le da más importancia a unas que a otras. Todo ello unido con la defensa que ha hecho del PSOE, "un partido que ha tenido que ir a muchos entierros".

El popular Pedro Corral ha criticado la "inquisición contra todos" de la izquierda a cargo de "un rey Salomón enloquecido", además de la "pretensión totalitaria de imponer una sola verdad"

El popular Pedro Corral ha criticado la "inquisición contra todos" de la izquierda a cargo de "un rey Salomón enloquecido", además de la "pretensión totalitaria de imponer una sola verdad". El edil, en un discurso que ha sido finalizado con los aplausos de su bancada, con algunos concejales del PP en pie, ha reclamado "reconocer a todas las víctimas".

Corral ha puesto de ejemplo a Tierno Galván a la aplicación "sesgada" de la ley de "Ahora Madrid y sus aliados socialistas". Esto le ha llevado a hacer un repaso por algunos errores en la biografía de las personas a las que se les retirará su calle en Madrid.

En referencia a unas palabras de Ciudadanos, el concejal del PP ha contestado que le hubiera gustado ver unidad tras el 11M cuando sus sedes "fueron cercadas ilegalmente". En cuanto a la Ley de Memoria Histórica ha pedido "sentido común y templanza" y que no sea el Gobierno el que reparta "carnés de demócratas y franquistas". "Si te duele el asesinato de Federico García Lorca, demócrata. Si te duele la de Muñoz Seca, fascista", ha declarado.

"Estamos en contra de que la ley se aplique como la aplicó el dictador Franco, que canceló la mitad de la historia, que dio como buenos y necesarios los crímenes propios. Nos negamos a que una democracia juegue con las mismas reglas que la dictadura a la hora de mirar nuestro pasado", ha lanzado a la bancada de Ahora Madrid.

Pedro Corral también ha criticado que la Cátedra de Memoria Histórica de la UCM está dirigida por "la hijasta de Fidel Castro", lo que le ha llevado a decir que es encomiable que estudie los crímenes del franquismo, algo que los españoles "agradecen", pero que no debería olvidar la "ingente cantidad de trabajo en Cuba por los crímenes de su padre en una dictadura que ya es mas longeva que la de Franco".

Celia Mayer, ante esto, le ha exigido que piense bien las acusaciones de políticos a instituciones académicas porque eso "recuerda a otras épocas". Igualmente ha defendido que las anotaciones históricas del callejero cuentan con el respaldo de fuentes primarias y secundarias y que se trata de "hacer justicia con el callejero".