Publicado: 30.05.2014 13:28 |Actualizado: 30.05.2014 13:28

Las víctimas se querellarán contra las empresas que se beneficiaron del trabajo esclavo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las víctimas del franquismo, personadas en el procedimiento que se sigue en Buenos Aires, han anunciado este viernes que pedirán la imputación de las empresas que se beneficiaron del trabajo esclavo durante la dictadura y han denunciado la "cerrazón" de España para no esclarecer los crímenes. "Hay gente que ha mirado tanto para otro lado que han terminado como la niña del exorcista", han criticado.

En una rueda de prensa, organizada en Madrid para hacer balance del viaje de la juez argentina María Servini por España, los representantes de la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo (Ceaqua) han calificado como un "éxito" y un avance "poderoso y arrollador" el interrogatorio en la Audiencia Nacional de dos mujeres represaliadas de más de 90 años. "Fue el punto culminante de la visita, uno de los momentos más importantes", ha dicho la abogada Ana Messuti.

Las víctimas se plantean presentar múltiples querellas en juzgados territoriales de toda España, aunque precisan que "lo ideal" sería que la Audiencia Nacional enjuiciara estos delitos para "no desmembrar la causa" puesto que, a su juicio, no se trata de casos aislados, sino de "un plan de exterminio y un genocidio" calificado como crimen de lesa humanidad. "Nuestra última esperanza es que esto tendrá que ser juzgado y tendrá que ser juzgado en nuestro país", ha indicado uno de los afectados, Chato Galante, apoyado por el abogado Carlos Sleppoy.

Los afectados han solicitado por el momento la imputación de más de 20 personas, entre ellas los exministros de Franco, Martín Villa y José Utrera Molina, pedirán más responsabilidades a autores del 'robo de niños' y esperan nuevas exhumaciones y análisis de ADN. "No podemos pretender tomar medidas contra nuestros torturadores, sin pedírselas al ministro y a los jueces que lo consentían", ha añadido Galante.

Con todo, los querellantes han mostrado su "gran alegría" por el viaje de Servini bajo el principio de la justicia universal, aunque han lamentado la falta de colaboración del juzgado de Miranda de Ebro y del cementerio de San Rafael de Málaga, según ha explicado el letrado argentino Máximo Castex.

Eso sí, se muestran optimistas gracias a la nueva actitud que han visto en los jueces y fiscales españoles y defienden que su acción es "positiva para el pueblo español y para la humanidad". "Hay una rebelión entre comillas en la Audiencia Nacional a favor de la justicia universal y hay un poderoso movimiento social, que obliga al Gobierno a dar pasos para no ser cómplice aunque no les guste nada a los nostálgicos del franquismo", han agregado.

El viaje de Servini ha tenido lugar en el marco de la causa que la titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nº 1 de Buenos Aires abrió para investigar los crímenes de genocidio y de lesa humanidad cometidos por la dictadura franquista desde el 18 de julio de 1936 hasta el 17 de junio de 1977, fecha de las primeras elecciones democráticas en España.

Servini ha viajado hasta España para interrogar a algunas de las víctimas del franquismo personadas en el proceso abierto en Argentina y que por su edad o condiciones no pueden viajar para prestar declaración o trasladarse a un consulado.