Público
Público

Victoria agridulce para En Comú Podem

El crecimiento del PP en votos y representación, junto a a los efectos de la abstención y la nueva correlación de fuerzas en el Congreso reducen las expectativas de quienes en Catalunya confiaban en la posibilidad de desalojar a la derecha del gobierno español. 

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4
Comentarios:

El candidato de En Comú Podem, Xavier Doménech (i), y los dirigentes de la formación, entre ellos la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (2i) comparecen ante su militancia y simpatizantes tras conocerse los resultados electorales del 26J. EFE/Toni Albir

BARCELONA.- En Comú Podem ha conseguido mantenerse como primera fuerza catalana. Ha obtenido, con más del 24% de los votos, una victoria indiscutible sobre el resto de partidos, pero ese triunfo, a la vista de los resultados obtenidos por el PP y de la frustración de las expectativas generadas en torno a Unidos Podemos en el conjunto del Estado, tiene un sabor agridulce. Entre agridulce y amargo, porque además ha perdido cerca de 80.000 votos.

Han vuelto a constatar que la confluencia de las organizaciones políticas nacidas al calor de los movimientos sociales con Podem, Iniciativa per Catalunya, Esquerra Unida i Alternativa, Equo y grupos procedentes de la vieja y nueva política, de la militancia tradicional y de los movimientos sociales es una formula que funciona, que en la presente coyuntura da resultados.

A las 8 horas de la tarde, sus dirigentes y seguidores celebraban en la Estació del Nord de Barcelona, los datos elaborados con los sondeos a pie de urna, pero la alegría inicial ha durado poco, ante el flujo de datos que proporcionaba el escrutinio.

Cifras de participación y filtraciones de los sondeos a pie de urna habían mantenido durante toda la jornada con el alma en vilo tanto a los independentistas como a los que pretendían desalojar a la derecha de La Moncloa.

¿Cómo había que interpretar que en Catalunya el índice de abstención fuera el más alto registrado en unas elecciones generales? ¿Qué efectos tendría sobre el reparto de escaños?

Los datos que trascendían de las encuestas realizadas durante la jornada electoral daban a entender que los socialistas catalanes perdían representación, como efectivamente han perdido, pero al mismo tiempo daban esperanzas a quienes confiaban en que Unidos Podemos (UP) y socialistas contarían, en conjunto, con mayoría cercana a la absoluta y con fuerza suficiente para impedir un nuevo gobierno de derechas. Las encuestas habían dado una imagen distorsionada.

El anunciado ‘sorpasso’ pronosticado por casi todas las compañías especializadas en sondeos no tenía fundamento

El anunciado ‘sorpasso’ pronosticado por casi todas las compañías especializadas en sondeos no tenía fundamento. Esquerra Republicana de Catalunya también mantiene su representación de 9 escaños, con más del 18 por ciento de los sufragios. Con 20.000 votos más que en diciembre pasado se mantiene como segunda fuerza y lo celebra, porque aparece como el bastión más importante del independentismo.

Convergència Democrática de Catalunya, por el contrario, ha perdido 80.000 votos, pero también conserva los ocho escaños que tenía. El partido que fundó Jordi Pujol ha visto como una parte de sus antiguos seguidores y votantes cambiaba de preferencia.

Los socialistas del PSC vuelven a experimentar un revés. Han perdido otros 40.000 votantes y con ellos un escaño, pero se han fijado sobre todo en los resultados del PSOE, que a pesar de haber perdido 5 representantes en el Congreso ha celebrado como un triunfo su segunda posición. Su cabeza de lista, Meritxell Batet, ha reconocido que Mariano Rajoy ha salido reforzado pero ha atribuido toda la responsabilidad a los dirigentes de Podemos.

El Partido Popular, en Catalunya, con 40.000 votantes más, pasado de tener 5 a 6 representantes en el Congreso. En el ámbito de la derecha, los que se han llevado ciertamente un disgusto han sido los seguidores catalanes de Albert Rivera, que han perdido más de cien mil votos. No han podido rentabilizar como esperaban el acuerdo que firmaron con el PSOE, pero consideran que el suelo que han tocado "es fértil". Así lo ha manifestado su candidato en Catalunya Juan Carlos Girauta.