Publicado: 05.06.2014 13:00 |Actualizado: 05.06.2014 13:00

Vidal-Quadras se esconde tras el batacazo en las europeas

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

No se va con el rabo entre las piernas, pero sí ha agachado la cabeza. Su partido, Vox, no ha recabado apoyos suficientes el 25-M como para conseguir ni un sólo escaño en el Parlamento Europeo y, por ello, Alejo Vidal-Quadras ha decidido abandonar la presidencia de la formación: no se presentará como candidato en la Asamblea General que tendrá lugar el próximo 20 de septiembre.

En esa fecha los miembros del partido ultraderechista, formado hace tan sólo unos meses con algunos de los conservadores del ala dura del PP —Santiago Abascal y José Antonio Ortega Lara, entre otros—, renovarán al Comité Ejecutivo. Pero el todavía vicepresidente de la Eurocámara [cargo que ocupaba como europarlamentario del PP] no optará por renovar su actual cargo de presidente de Vox. Y lo hace, dice, porque "hay que iniciar una nueva etapa tras las elecciones europeas".

Si el rey abdica porque quiere "lo mejor para España"; Vidal-Quadras, porque quiere lo mejor para su partido. "Un equipo renovado e integrador ha de tomar el relevo e impulsar VOX en este difícil período de la vida pública española que se abre tras la abdicación del Rey y que requerirá grandes cambios en nuestro orden constitcuional y en nuestro modelo social y económico", señala el todavía líder de la formación en una nota de prensa.

Así, Vidal-Quadras ha anunciado su renuncia al cargo que ahora ocupa, pero animando a sus militantes a preparar, el 20 de septiembre, "un programa ambicioso" que haga de Vox "una alternativa a los millones de ciudadanos que quieren una unidad nacional, un Estado viable y eficiente, libertad económica, imperio de la ley, separación de poderes, protección a la familia y estabilidad del sistema", enumera destacando "la gravedad de la crisis institucional que atravesamos".

Para el exmiembro del PP, "una opción como VOX resulta imprescindible en el actual panorama político español para que amplios sectores de la sociedad no queden huérfanos de representación" y cree para conseguir apoyo en las urnas de cara a las próximas autonómicas y municipales de 2015, su actual formación debe proponer "reformas estructurales que abran a España el camino de la cohesión, el crecimiento y la competitividad". 

Por último, Vidal-Quadras, se despide, aunque no se va: "Yo seguiré contribuyendo en la medida de mis posibilidades y allí donde esté a que esta puesta en común de propósitos y acciones sea una realidad".