Publicado: 19.07.2016 11:04 |Actualizado: 19.07.2016 14:31

Villalobos abandona la Mesa del Congreso después de 13 años

Rajoy ha decidido que sea ella quien renuncie tras haber nombrado a Ana Pastor como presidenta de la Cámara baja. La exministra de Fomento asegura que será "la presidenta de todos los grupos parlamentarios" y aventura una "legislatura complicada"

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:
La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor (i), conversa con la diputada del Partido Popular por Málaga Celia Villalobos, durante la sesión constitutiva de las Cortes Generales de la XII Legislatura. EFE/J. J. Guillén

La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor (i), conversa con la diputada del Partido Popular por Málaga Celia Villalobos, durante la sesión constitutiva de las Cortes Generales de la XII Legislatura. EFE/J. J. Guillén

MADRID. - "Más de 13 años". Ese es el tiempo que, según ella misma, lleva Celia Villalobos ocupando cargos en la Mesa del Congreso, el máximo órgano de dirección de la Cámara baja. En la legislatura pasada y en la anterior, cuando era la vicepresidenta primera, de ella dependían cuestiones como las compras como ésta, en la que decidió tirar de Ikea para remodelar la segunda plaza del Palacio. 

Ahora, en cambio, Mariano Rajoy ha decidido bajarla de la tribuna. Es más, en el pleno de constitución de las Cámaras, Villalobos terminó sentada en el gallinero de la bancada popular tras caminar perdida por los pasillos. No le habían reservado un asiento privilegiado. 



Celia Villalobos con Rafael Hernando./ P. D.


La decisión llega tras el nombramiento del presidente del PP de Ana Pastor como candidata a la Presidencia de la Mesa del Congreso. Tras su pacto con Ciudadanos, los conservadores tendrán tres puestos en la misma: la presidencia, una vicepresidencia y una secretaría. Antes, Alicia Sánchez Camacho (secretaria primera), Rosa Romero (vicepresidenta cuarta) y Villalobos (vicepresidenta primera) eran las representantes del PP en la Mesa. Ahora, con la entrada de Pastor como presidenta, una de las tres tenía que abandonar. 

No obstante, Rajoy no ha querido dejar en la estacada a quien, además, está casada con su gurú demoscópico, Pedro Arriola. Por ello, le ha reservado un hueco en la dirección del grupo parlamentario: será la portavoz adjunta, la 'número dos' de Rafael Hernando. 

"Siempre he estado donde mi partido me ha pedido que esté", se resignó Villalobos a la salida de la reunión plenaria del grupo popular. La exvicepresidenta asumió que era hora de dejar paso a sus compañeras, "más jóvenes", y se tomó la decisión de Rajoy "con normalidad y tranquilidad". "No pasa nada, no pasa nada", le dijo a los compañeros que acudían a darle el 'pésame'. 

El resto de diputados del PP, incluidos algunos miembros del Gobierno también aceptaron con "normalidad" la decisión de su presidente. "Las mujeres al poder", bromeó el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, que, sin embargo, no quiso aventurar posibles cambios del hipotético futuro Gobierno de Rajoy. "Para eso hay que esperar", zanjó.

Pastor, la presidenta "de todos"

La gran protagonista del día, por su parte, se mostró comedida a su llegada al Congreso. "Primero hay que votar", repitió una y otra vez Ana Pastor cuando la felicitaban por el que será, con toda probabilidad, su nuevo cargo. 

Aun así, se mostró "contenta", aunque algo preocupada porque, aventura, "será una legislatura complicada". Su intención, ha dicho, es ser "la presidenta de todos los grupos parlamentarios", no sólo del suyo, y ser leal "a la Constitución". Su objetivo, ha dicho ya como presidenta del Congreso, es "llegar a acuerdos para que haya Gobierno lo más pronto posible", y ha prometido reunirse con todos y "tener la puerta abierta permanentemente". 

Pastor ha rehusado sin embargo poner fecha para un futuro pleno de investidura. El primer paso será reunirse con el rey Felipe VI. El encuentro entre ambos tendrá lugar este miércoles por la mañana.