Publicado: 11.12.2014 13:11 |Actualizado: 11.12.2014 13:11

Villalobos admite que Monago "no quiso decir su verdad" sobre los viajes a Canarias

La vicepresidenta del Congreso asegura que el presidente extremeño "vivía" en Tenerife cuando era senador por Extremadura por designación de la Asamblea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La vicepresidenta del Congreso de los Diputados, Celia Villalobos, dio en una entrevista en el canal 24 Horas de TVE la quinta versión sobre los viajes privados a Canarias de José Antonio Monago pagados por el Senado, que sacó a la luz Público. La también diputada por Málaga aseguró que "el problema" de su "compañero de partido y presidente de Extremadura "es que no quiso decir exactamente toda su verdad y su verdad es que, entonces, vivía allí", en Tenerife, lugar de residencia de su entonces pareja, Olga Mª Henao.

Villalobos no tuvo en cuenta que el entonces senador lo era por designación de la Asamblea de Extremadura y no por elección, por lo que tendría que vivir en esta comunidad autónoma, según las fuentes consultadas. Otras fuentes conocedoras de los viajes de Monago a Canarias niegan rotundamente que éste viviera en Tenerife, sino que lo hacía en "un apartamento de alquiler en Badajoz". El líder del PP autonómico viajaba a Canarias de vez en cuando con cargo a la Cámara Alta, del mismo modo que su pareja se desplazaba a la Península en viajes pagados por el propio Monago, tal y como ha venido informando este diario.

En un intento fallido de ayudar al presidente extremeño, además de dejar constancia de que Monago no digo la verdad, la número dos de la Cámara Baja puso como ejemplo el de un "diputado que tiene una novia —o novio—" de Lleida y él "es de Tenerife"; unas veces la pareja viajará a Lleida y otras, a Tenerife, explicó Villalobos, porque "tú tienes que ir a tu casa donde vives, donde tienes a tu familia". "Las cosas —concluyó la diputada— son bastante más simples", mantuvo la vicepresidenta del Congreso, consciente o no de que acababa de desdecir a su "compañero de partido" y de meterlo en un nuevo jardín.