Publicado: 06.07.2016 17:58 |Actualizado: 07.07.2016 09:14

Villarejo reconoce ante el juez que Interior conspiró contra políticos catalanes como reveló 'Público'

El comisario implicado en la guerra sucia policial relacionada con el pequeño Nicolás ha declarado en sede judicial que trabajó "intensamente" en operaciones para desprestigiar a dirigentes políticos soberanistas, tal como queda claro en las grabaciones de audio de las conversaciones de Jorge Fernández Díaz, publicadas por este diario en exclusiva.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 12
Comentarios:
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, junto al director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino. - EFE

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, junto al director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino. - EFE

MADRID.- El comisario del Cuerpo Nacional de Policía José Manuel Villarejo ha reconocido ante el juez que Interior montó una operación de desprestigio de los políticos soberanistas catalanes, tal como reveló Público con la exclusiva de las grabaciones al ministro Jorge Fernández Díaz, y que él participó "intensamente" en varias de esas operaciones ilegales.

Villarejo insistió ante Arturo Zamarriego que hasta 2012 trabajó con el exjefe de la Unidad de Asuntos Internos Marcelino Martín Blas en lo que ha denominado como "operación Catalunya", en alusión a las funciones secretas que llevaron a cabo desde este cuerpo para torpedear el proceso independentista, según fuentes jurídicas presentes durante su declaración.

No obstante, el Acta de Declaración del juzgado de instrucción número 2 de Madrid, a cuya versión literal ha tenido acceso Público, no menciona específicamente una "Operación Catalunya" y se limita a transcribir lo siguiente: "Dice que en el 2012 viajaron juntos y fue intensa [su relación con Martín-Blas] hasta que el declarante le haga ver que está investigando un tema a espaldas del magistrado, que surgieron tensiones a partir de ahí y le dijo que iba a meter a su hijo en sumario del caso Emperador" (la mafia de Gao Ping).

El comisario ha declarado en calidad de investigado por el 'caso Nicolay', por el que se trata de averiguar quién fue la persona que el 20 de octubre de 2014 realizó la grabación donde se escuchaba al propio Martín Blas, al inspector Rubén López -que estaba citado hoy-- y dos agentes del CNI hablando sobre las actuaciones sobre Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el 'pequeño Nicolás'.



Tras ser apartado de Asuntos Internos por su enfrentamiento con Villarejo -que se remonta a la 'operación Emperador' contra la mafia china–, Martín Blas fue destinado al Consejo Asesor hasta que el juez Zamarriego le requirió para encargarse de la investigación del llamado 'caso Nicolay'. En este marco, Martín Blas remitió el pasado 20 de mayo un informe al juez en el que solicitaba la detención de Villarejo, a quien responsabilizaba de la grabación.

Villarejo ha reconocido, además, que hasta 2012 trabajó con Martín Blas para frenar el proceso independentista en Catalunya. De hecho, en septiembre de un año después trascendió que Martín Blas y otro comisario, José Luis Olivera -actualmente al frente del CITCO-- fueron condecorados con sendas medallas al Mérito Policial con Distintivo Rojo.

Estos dos mandos fueron los encargados de reunirse con los fiscales anticorrupción de Barcelona para ofrecer sus servicios en relación al 'Caso Millet' y terminaron proponiéndoles registrar la sede de CDC , así como practicar otras diligencias contra personas responsables de la Fundación Trias Fargas. Dichas actuaciones fueron denegada por los representantes del Ministerio Público.

"Panda de delincuentes"

La mala relación entre Villarejo, que se jubila este mes de agosto, y Martín Blas ha quedado patente durante la comparecencia ante el juez Arturo Zamarriego. El instructor ha llegado a llamar la atención en varias ocasiones al compareciente por insultar al excomisario al llamarle "torpe" e incluso referirse a su entorno como "panda de delincuentes", según fuentes presentes en el interrogatorio.

Villarejo ha remontado su mala relación con Martín Blas a 2012 a raíz de la 'Operación Emperador' contra la mafia china de Gao Ping. Este comisario recriminó en un momento de la investigación al exresponsable de Asuntos Internos que estuviera investigando a compañeros policías a espaldas del juez. Pero éste, sin embargo, reaccionó "presionándole", según la versión del primero, para lo que incluyó entre los detenidos en Emperador al hijo de Villarejo.

El caso Nicolay ha motivado la citación como testigo del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, quien aseguró al juez que desconocía quién realizó la grabación en 2014 en la que miembros de este Cuerpo y del CNI hablaron de la investigación del pequeño Nicolás. Cosidó reconoció que fue Eugenio Pino, por entonces director adjunto operativo (DAO), quien le puso al tanto de la investigación reservada abierta sobre este tema tras las informaciones periodísticas que apuntaban a la presunta implicación del comisario José Manuel Villarejo.