Público
Público

Violencia machista El banco inicia el embargo de la casa de María Salmerón, tras las deudas de sus reveses judiciales

La mujer, indultada en tres ocasiones, ha sido condenada cuatro veces por incumplir el régimen de visitas de su hija con su exmarido, condenado a 21 meses de cárcel por maltrato psicológico

Publicidad
Media: 3.18
Votos: 17
Comentarios:

María Salmerón junto a su hija Miriam.

María Salmerón, conocida por su lucha contra la violencia machista y condenada con cuatro sentencias de penas con prisión por incumplir el régimen de visitas de su hija, ha sumado una deuda de casi 80.000 euros en diecisiete años de batalla judicial contra su agresor, Antonio Ruiz Daza, quien fue condenado a 21 meses por maltrato habitual en el ámbito familia psicológico y físico.

El embargo de su actual vivienda, por parte de la entidad Deutsche Bank ,entraría dentro del monumental pago que la dejaría en la calle junto a su hija, menor de edad. Esta sevillana de 53 años ha lanzado una campaña de crowdfunding para intentar remediar la dramática situación.

Tres veces indultada y cuatro sentenciada por parte de su agresor. Y con pagos mensuales que la han ido dejando poco a poco en una grave situación económica. María Salmerón vuelve a ser noticia de su trágica historia.

Tras casi diecisiete años de lucha y pleitos judiciales por incumplir el régimen de visitas respetando el deseo de su hija que no quería ver a su padre, hoy relata a Público estar pasando una de sus horas más bajas. La deuda acumulada durante casi dos décadas a causa de las costas y sentencias en los juzgados le impidió hace tres años seguir pagando la hipoteca del piso en el que vive junto a su hija. “Hoy ya llevo casi acumulado 80.000 euros de deuda”: El banco propietario de la vivienda, Deutsche Bank ha lanzado una ejecución hipotecaria sobre el piso familiar de María, tal y como le notificó el Juzgado número 1 y número 7 de Instrucción de Dos Hermanas (Sevilla) el pasado tres de octubre. “El maltratador sabe que su hija se quedaría sin casa y que los dos últimos indultos se revocarían si no pago el dinero estipulado en un corto período de tiempo”. María también conoce al detalle las condiciones de sus indultos parciales, aprobados por el Consejo de Ministros, y que la obligarían sino pagan la indemnización a estar amenazada con la vuelta a prisión.

Angustiada por la grave situación, Salmerón ha reclamado “un pacto de Estado sobre la violencia machista para evitar la utilización del sistema judicial por parte de los maltratadores”. También recuerda cómo adquirió la vivienda en la que reside junto a su hija en 1993, cuando trabajaba de forma independiente. Antes de todo este drama. “El piso lo tengo desde siempre. Me lo compré con mi trabajo y mi sudor. Yo sola. Es mío y no de él. Él ha ido a arruinarme y a pedirme en todas las condenas el embargo de la vivienda que ya se ha ejecutado”.

Sin abonar las letras de la hipoteca desde el año 2014

La hipoteca de María Salmerón no superaba los cuatrocientos euros mensuales. En 2014 la retención de las indemnizaciones pendientes que tenía que abonar a su exmarido le retenían más del 30% de su nómina. “Hablé con la Plataforma del 15M y me dijeron que sería mejor que dejara de pagar la letra del piso antes de abonar solo una parte, ya que me seguirían cobrando cada vez más intereses. Solicité al banco una moratoria pero me lo negaron". Salmerón pidió ayuda a sus familiares más directos los primeros meses. Más tarde decidió dejar de pagar la hipoteca que le asfixiaba junto a la injusta deuda. “La principal multa era por parte de una resolución judicial que no me quedaba más remedio así que me vi obligada a dejar de abonar la hipoteca antes que quedarme sin poder darle de comer a mi hija”, aclara.

El 30% de mi sueldo. Ni más ni menos era lo que me han quitado desde hace muchos años. Aunque solo pagaba 350 euros de piso al mes de letra es mucho si tienes que tirar con tu hija para delante”, apunta María. Su trabajo en una residencia de personas mayores le ha permitido tener una estabilidad laboral, aunque los altos costes de la justicia la llevan hoy a reclamar la atención de la ciudadanía, a través de una campaña para saldar la deuda.

Una campaña de crowdfunding

José Estanislao López, abogado de Salmerón, señala a Público que la campaña de crowdfunding sería una de las pocas alternativas de María para salir adelante. “Fue uno de mis principales consejos. Tiene que hacer frente al pago de cuantiosas multas e indemnizaciones en los Juzgados de lo Penal, derivadas de las sentencias condenatorias impuestas como consecuencia de conseguir el bienestar y seguridad de su hija”. La próxima vista del 3 de noviembre estará centrada en la recuperación de una vivienda que María y su expareja compartían por bienes gananciales en un barrio de Dos Hermanas. “Voy a pedir al juzgado el uso y disfrute de la vivienda ganancial que poseemos para que podamos seguir viviendo con dignidad. No quiero dejar en la calle a mi hija por no poder hacer frente al pago”.

Salmerón ha sufrido demasiado. Pocos recuerdos le quedan del pasado verano cuando la sección tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla le conmutó la última pena de prisión por una multa de 3.240 euros. Ya había conseguido dos más. En 2017 se le ha sumado un nuevo juicio por denuncia falsa. La constante lucha ya merma el ánimo de esta mujer que lleva batallando desde el año 2000. Salmerón sabe desde hace un año que estaba libre de las penas de prisión pero no de los pagos con la justicia. Esta sevillana lleva a sus espaldas casi sesenta mil euros de indemnizaciones a su ex pareja, Antonio Ruiz por incumplir reiteradamente el régimen de visitas. El otro montante de la deuda correspondería al impago de las letras de su hipoteca.

“A María le queda aún mucha tela que cortar”

Estanislao destaca como abogado lo que queda pendiente. Reclamar cantidades de la pensión alimenticia que el exmarido de María le debe por un total de casi 7.000 euros. “También estamos a la espera de la petición de la vivienda para el uso y disfrute de la hija de ambos” si la ejecución hipotecaria se lleva a cabo. Sin embargo, Estanislao aclara que a Salmerón aún le queda “mucha tela que cortar y ser muy fuerte”. Solo hasta finales de 2017, María podría enfrentarse de nuevo a tres nuevos juicios por causas abiertas con su exmarido.