Publicado: 13.10.2016 19:11 |Actualizado: 13.10.2016 19:11

Visto para sentencia el juicio contra el pequeño Nicolás por injurias al CNI

La Fiscalía pide para Francisco Gómez Iglesias una multa de 5.400 euros (una cuota diaria de doce euros durante quince meses) por un delito de calumnias realizadas con publicidad.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
El Juzgado de lo Penal número 25 de Madrid ha sentado este jueves en el banquillo de los acusados a Francisco Gómez Iglesias, el Pequeño Nicolás. E.P.

El Juzgado de lo Penal número 25 de Madrid ha sentado este jueves en el banquillo de los acusados a Francisco Gómez Iglesias, el Pequeño Nicolás. E.P.

MADRID.- Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el pequeño Nicolás, ha sido juzgado hoy por la querella por injurias que le interpuso el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) tras asegurar que esta organismo le había espiado ilegalmente, en un proceso en el que la Fiscalía pide para él 5.400 euros de multa.

Según han informado a Efe fuentes jurídicas, el Juzgado de lo Penal número 25 de Madrid ha celebrado hoy el juicio contra Gómez Iglesias, que instruyó el Juzgado de Instrucción 43, y que ha quedado visto para sentencia.



Esta causa es diferente a la que se sigue contra él por los supuestos delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de funciones en el Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, en la que se abrieron dos piezas separadas sobre un viaje a Ribadeo (Lugo) y sobre una grabación en la que varios policías y agente del CNI hablan supuestamente de seguimientos al joven.

Hoy se ha juzgado el proceso abierto contra Gómez Iglesias tras la querella interpuesta en diciembre de 2014 por el CNI, a través de la Abogacía del Estado, por un delito de injurias graves a los ejércitos, clases o cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado por las declaraciones que hizo en diversos medios de comunicación.

El pequeño Nicolás aseguró en noviembre de 2014, tanto en una entrevista en el diario El Mundo como en un programa de Telecinco, que había colaborado con el CNI y que éste había pinchado su teléfono ilegalmente.

Estas declaraciones provocaron una sucesión de desmentidos por parte de CNI, Gobierno, Casa Real y Comunidad de Madrid. Durante el proceso, Francisco Nicolás Gómez Iglesias reiteró ante el titular del Juzgado de Instrucción 43 de Madrid que su teléfono fue pinchado ilegalmente sin orden judicial.

La Fiscalía se ha ratificado durante el juicio en su petición de 5.400 euros de multa (quince meses con una cuota diaria de doce euros) por un delito de calumnias realizadas con publicidad, según las fuentes.