Publicado: 17.03.2016 20:23 |Actualizado: 18.03.2016 11:21

Vitoria y Tarragona presentarán querellas por los crímenes de Franco

Las dos ciudades aprueban este viernes iniciativas que les obliga a interponer sendas querellas para que se investiguen los crímenes de la dictadura en sus localidades. La capital vasca hace especial hincapié en la matanza del 3 de marzo de 1976, mientras que la ciudad catalana pone el énfasis en la muerte del joven Juan Grabriel Rodrigo Knafo. 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 8
Comentarios:
Manuel Fraga, ministro del Interior en el Ejecutivo de Carlos Arias Navarro, acompañado de Rodolfo Martín Villa, titular de Relaciones Sindicales, durante su visita a la residencia sanitaria San José de Vitoria. Fue el 6 de marzo de 1976, tres días despué

Manuel Fraga, ministro del Interior en el Ejecutivo de Carlos Arias Navarro, acompañado de Rodolfo Martín Villa, titular de Relaciones Sindicales, durante su visita a la residencia sanitaria San José de Vitoria. Fue el 6 de marzo de 1976, tres días después del desalojo de la iglesia de San Francisco de Asís y la muerte de cinco obreros.

MADRID.- El 3 de marzo de 1976 la Policía Armada de la dictadura franquista atacó brutalmente a una asamblea de obreros que se encontraban reunidos en el interior de la Iglesia de San Francisco de Asís. La carga policial provocó cinco muertos. Nadie ha asumido responsabilidades por aquellos crímenes de Estado. Apenas dos días después, el 5 de marzo, trabajadores de Tarragona organizaron una manifestación de apoyo. La Policía volvió a cargar duramente y un joven de 19 años, Juan Grabriel Rodrigo Knafo, murió tras caer desde la azotea de un edificio cuando era perseguido por dos policías. Jamás se investigó si el joven cayó sólo, como dice la versión oficial, o fue empujado por los policías. De hecho, la familia nunca pudo ver el cadáver y continúa sin poder acceder al informe médico forense.

Este viernes, cuando se cumplen 40 años y 15 días de aquellos hechos dramáticos e impunes, los Ayuntamientos de Tarragona y Vitoria han aprobado en los plenos de sus ciudades sendas iniciativas que obliga a sus localidades a interponer querellas en los juzgados de instrucción de lo penal para que se investiguen estos sucesos y, además, los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura y la Guerra Civil. 



Las iniciativas de los ayuntamientos de Tarragona y Vitoria se suman a las ya aprobadas por Pamplona, Zaragoza y Rivas Vaciamadrid. "Por fin las instituciones empiezan a cumplir con la obligación que tienen conforme a derecho internacional: ser activas en la investigación e impulso de acciones para hacer Justicia. En este sentido, cobra especial importancia que las dos iniciativas se aprueben el mismo día ya que preanuncia que pueden venir otros muchos ayuntamientos. Esto es un antes y un después en la impunidad del franquismo", sentencia Carlos Slepoy, abogado especializado en derechos humanos y miembro de la querella argentina. 

Moción en Tarragona

La moción en Tarragona será aprobada por una amplía mayoría del Consistorio. En conversación telefónica con este diario, la sexta teniente de alcalde de Tarragona, Begoña Floría Eseberri, anuncia la decisión del PSC (principal fuerza política de la ciudad con nueve concejales) de apoyar la iniciativa que fue presentada ayer por colectivos ciudadanos relacionados con la memoria histórica.

Carlos Slepoy durante la presentación de la moción ayer, jueves, en rueda de prensa.- CUP TARRAGONA

Carlos Slepoy durante la presentación de la moción en rueda de prensa.- CUP TARRAGONA

"Creemos que es un tema no resuelto y tenemos la responsabilidad publicar de contribuir a cerrar las heridas y eso pasa también por los juzgados"

"Creemos que es un tema no resuelto y tenemos la responsabilidad publicar de contribuir a cerrar las heridas y eso pasa también por los juzgados", ha señalado la concejal socialista que ha apuntado que la iniciativa será aprobada por "una amplia mayoría" contando con los votos a favor asegurados de ERC-MES-MDC, la CUP y el grupo municipal de ICV-EUiA. 

La moción, a la que ha tenido acceso este periódico, señala que "es indiscutible que tanto el golpe militar-fascista" como "los crímenes cometidos en las décadas siguientes de feroz dictadura y represión, entran de lleno dentro de la caracterización de crímenes contra la humanidad antes referidos". La moción, no obstante, hace especial hincapié en la muerte del joven Juan Grabriel Rodrigo Knafo, quien cayó desde el séptimo piso cuando era perseguido por la Policía por participar en la manifestación de protesta por la matanza del 3 de marzo de 1976 en Vitoria. El texto, no obstante, también incluye un listado de las 704 personas ejecutadas y asesinadas durante el régimen franquista en Tarragona. 

Centrada en la matanza del 3 de marzo

La iniciativa que llegará al Ayuntamiento de Vitoria incide especialmente en la matanza policial del 3 de marzo de 1976 protagonizada por la Policía Armada. "Dichos hechos conmocionaron a la ciudad de Vitoria-Gasteiz y aún hoy, 40 años después y a pesar de la constante determinación en la petición por parte de la Asociación Víctimas 3 de marzo-Matxoak 3 Elkartea, siguen sin haberse reconocido a las personas asesinadas como víctimas de violencia y por tanto sin haber sido sujetos de reconocimiento y reparación del daño causado", señala la iniciativa a la que ha tenido acceso este diario. 

La iniciativa que llegará al Ayuntamiento de Vitoria incide especialmente en la matanza policial del 3 de marzo de 1976 protagonizada por la Policía Armada

El acuerdo, que ha contado con el apoyo de todos los grupos municipales a excepción del Partido Popular (que ha votado en contra en 3 de loso 7 puntos del texto), señala que se iniciarán "acciones judiciales en los tribunales del Estado español en orden a esclarecer los hechos y a exigir las responsabilidades penales y de cualquier otro tipo". Asimismo, la presentación de esta querella será ampliada posteriormente por el listado completo de víctimas de vecinos de Vitoria durante la Guerra Civil y la dictadura. 

"Esta querella es muy importante para nosotros. Primero por lo que simboliza que el Ayuntamiento nos respalde y luche por nuestro derecho a la Justicia y, después, porque supone un paso muy importante para esclarecer lo que ocurrió en Vitoria el 3 de marzo de 1976 y también de todos los crímenes cometidos en esta ciudad durante la dictadura y la Guerra Civil", concluye Andoni Txasko, miembro de la Asociación de Víctimas del 3 de Marzo.