Publicado: 24.04.2015 23:17 |Actualizado: 24.04.2015 23:17

"Vamos a votar con carácter plebiscitario hasta la independencia"

La ANC, Òmnium Cultural y la AMI llenan el Palau Sant Jordi para pedir el voto independentista. Oriol Junqueras (ERC), Josep Rull (CIU) y David Fernández (CUP) asisten al acto junto a una importante representación de alcaldables soberanistas

Publicidad
Media: 3.21
Votos: 14
Comentarios:
Acto por la independencia en el Palau Sant Jordi de Barcelona. / ROGER XURIACH

Acto por la independencia en el Palau Sant Jordi de Barcelona. / ROGER XURIACH

BARCELONA.- Tal y como vaticinaron sus organizadores, el Palau Sant Jordi de Barcelona ha registrado este viernes un lleno absoluto con motivo del acto con el que la Assamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y la Associació de Municipis por la Independència (AMI) han llamado a "votar independencia" en las próximas elecciones municipales.

Bajo el nombre de Tornen les urnes, tornem al carrer (Vuelven las urnas, volvemos a la calle), las tres entidades soberanistas han exhibido su poder de convocatoria a un mes de los comicios donde se decidirá el color de los ayuntamientos catalanes, y se han cargado de razones para desmontar la teoría de que el suflé independentista se está deshinchando. "Hoy hemos demostrado que seguimos siendo muchos los que trabajamos codo con codo por la libertad", concedía Muriel Casals, presidenta de Òmnium, delante de las 16.000 personas que han llenado las gradas del pabellón y otras 5.000 que han seguido el acto desde fuera del recinto, donde se ha habilitado una pantalla gigante.



Además de actuaciones musicales, entrevistas y un emotivo tributo al cantautor Ovidi Montllor, el acto ha tenido un marcado acento político, como así lo ha demostrado la presencia de personalidades como Josep Rull y Jordi Turull (CIU), Mercè Jou (UDC), Oriol Junqueras y Marta Rovira (ERC), David Fernández (CUP), Sara Vilà (ICV), Jordi Martí (MES), Joan Ignasi Elena (Avancem) y Rut Carandell (Reagrupament). Curioso e intencionado ha sido el abrazo a tres bandas con el que Rull, Fernández y Junqueras han posado ante las cámaras.

El pabellón, acostumbrado al ruido y el sudor de los conciertos, se ha redecorado para la ocasión y desde su techo han colgado 947 placas con el nombre de los 947 municipios de Catalunya, 710 de los cuales (un 75%) se han adherido a la AMI desde su creación, en 2011, como han recordado sus organizadores. También se ha construido un mosaico de más de 13.000 cartulinas con el lema 24M. Fem la independencia des del ajuntaments (Hagamos la independencia desde los ayuntamientos) que se ha desplegado cuando se ha anunciado la presencia de los alcaldables de partidos soberanistas, situados todos juntos en la parte central del recinto. Representando al consistorio barcelonés han acudido su alcalde, Xavier Trias (CIU), y los candidatos Alfred Bosch (ERC) y María José Lecha (CUP).

En su intervención, el presidente de la AMI, Josep Maria Vila d'Abadal, ha pedido a los asistentes "el voto independentista" porque es "la única manera de empujar el procés" hasta el 27S, la fecha prevista para las elecciones autonómicas. Ha recordado también que en breve se cumplirán cinco años de la gran manifestación contra la sentencia del estatuto catalán, "una jornada en la que Catalunya empezó a cantar independencia de forma masiva". Por eso, Vila d'Abadal ha hablado de "último combate" para definir el ciclo electoral que se avecina este año: "vamos a tener que votar con carácter plebiscitario hasta que tengamos la independencia".

Muriel Casals, por su parte, ha empezado su intervención explicando que "un pueblo libre se construye desde la base" y que los ayuntamientos deben resolver "los problemas de ciudadanía". Pero "para afrontar estos retos", ha matizado, "se necesitan ayuntamientos con recursos justos" y no ayuntamientos "maltratados financieramente por el estado español".

Casals ha agradecido "la implicación y el compromiso" de los regidores y alcaldes que actualmente ya están trabajando a favor del proceso catalán" y les ha enviado un mensaje de solidaridad. "En el futuro deberéis tomar decisiones valientes y no os dejaremos solos", en alusión a aquellos regidores que "se la jugaron" durante el proceso participativo del 9N.

El acto lo ha cerrado -como no podía ser de otra forma- la presidenta de la ANC, Carme Forcadell. Visiblemente emocionada, tratándose de su último gran acto como líder de la organización -de hecho se ha despedido con un lacónico "¡Os quiero!-, se ha mostrado convencida de que "el 24M ganaran las candidaturas soberanistas e iniciaremos el estado catalán" porque los catalanes "cuando votan, votan independencia" y ha lanzado un mensaje a todas las organizaciones territoriales de Catalunya: "necesitamos el máximo de consejos comarcales, ayuntamientos y municipios para lograrlo".

En un tono menos relajado de lo habitual ha insistido mirando a los alcaldables presentes que "Catalunya está preparada para desobedecer las leyes del estado español que son injustas".

Seguidamente ha reiterado la incidencia del 24M en el 27S y ha reforzado la idea de que "el único cambio radicalmente democrático y de regeneración democrática que no dirigirán las elites económicas es el que nos permitirá lograr el estado catalán". Forcadell ha concluido con un mensaje a quienes pretenden rebajar la euforia: "No tengáis dudas ni creáis en el estado español".

El acto, que arrancaba con retraso a las 20.30 horas y que se daba por concluido con un concierto en los aledaños del pabellón, cerca del Anillo Olímpico de Montjuic, ha contado con intervenciones de representantes del indepentismo civil y cultural, como el director de cine Ventura Pons, que ha propuesto "copiar a los estados que funcionan" el día que Catalunya sea "una república independentiente", o el presidente de Súmate, Eduardo Reyes, que ha vuelto a insistir en que "se puede querer a España y defender la independencia". También se ha producido una ovación espontánea a Santiago Vidal, el juez de la Audiencia de Barcelona al que el Consejo General de Poder Judicial (CGPJ) suspendió el pasado mes de febrero durante tres años por haber participado en la redacción de una constitución catalana.