Publicado: 09.03.2014 07:00 |Actualizado: 09.03.2014 07:00

Ximo Puig parte como claro favorito para ganar las primarias abiertas que celebra hoy el PSOE valenciano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un total de 26.345 militantes y simpatizantes del PSPV —del total el 45,13%— habían ejercido su derecho a voto hasta las 13.00 horas en las elecciones primarias que los socialistas valencianos celebran este domingo para elegir a su candidato a la Presidencia de la Generalitat, y a las que concurren Ximo Puig y Toni Gaspar. Así lo ha anunciado el secretario de Organización del PSPV, Alfred Boix, que ha detallado que por provincias, en Alicante el índice de participación se ha situado en el 43,38%, mientras en Castellón ha sido del 45,97% y en Valencia del 45,58%. Las votaciones se están desarrollando sin incidencias.

Son el conejillo de indias de todo un partido, el PSOE, que por fin hoy pondrá en práctica su primer proceso de primarias abiertas a la ciudadanía dos años después de avalar esa fórmula de elección de candidatos en su 38 Congreso y después de que ya hayan puesto en marcha procesos similares partidos como Equo o Compromís.

Distintos miembros del PSPV no disimulaban en las últimas semanas que esa sensación de ser el laboratorio del conjunto de sus compañeros en el resto del Estado les atemorizaba y abrumaba. Por eso confiaban en lograr que las votaciones de este domingo tuvieran una participación masiva, si bien se conformaban con que el número de no militantes doblara al de los 16.430 afiliados.

Pero en apenas un mes y medio, desde que el Comité Federal del PSOE avaló el proceso el pasado 18 de enero, los socialistas valencianos han conseguido doblar sus expectativas con su campaña Sí hay opción. Da un paso adelante. Hoy, desde las 10.00 horas y hasta las 20.00, pueden votar en las primarias para elegir al próximo candidato a la Generalitat valenciana 66.913 personas de las que casi 50.000 no son militantes del PSPV. Todos ellos tienen que escoger entre dos papeletas: la que lleva el nombre del secretario general del partido, Ximo Puig, y la que representa al alcalde de Faura, Toni Gaspar. 

El líder de los socialistas valencianos parte, no obstante, como el claro favorito del proceso sobre todo después de que el sector crítico más visible, — al que representaba su secretario de Organización, Francesc Romeu—, decidiera no presentar ninguna candidatura a las primarias para apoyar a Puig. El secretario general del PSPV logró además cinco veces más de avales que su rival. Mientras Puig logró 8.560 Gaspar presentó 1.643. "Tenemos una oportunidad real de desbancar a la derecha del poder y tenemos que estar unidos", consideraban fuentes del mencionado sector crítico consultadas por este diario. El PSOE no gobierna allí desde 1995, y el partido cree que puede iniciar allí su "reconquista".

Las encuestas internas y externas que muestran que ese triunfo de los socialistas es ya posible ante el importante desgaste que padece el PP del president de la Generalitat, Alberto Fabra, fueron las que animaron al PSPV a solicitar a los órganos federales que les permitiesen adelantar la elección de su candidato —el calendario previsto por Ferraz la hubiera retrasado a septiembre—, ante lo que consideraban un previsible adelanto electoral en el País Valencià y ante la posibilidad de que las elecciones autonómicas pudieran celebrarse en mayo, coincidiendo con las europeas. Esa era su exigencia al Govern, pero Fabra no ha cumplido finalmente con esas expectativas de los socialistas valencianos y no ha adelantado los comicios.

Desde la federación valenciana del PSOE no creen que eso vaya a perjudicar al candidato que sea proclamado hoy en las urnas, ni que el año largo que falta para las elecciones vaya a producir al elegido un desgaste semejante al que padece el PP en la comunidad, un partido enfangado por la corrupción. Fuentes de la dirección del PSPV explicaban ayer que lo importante es que las cifras del censo apuntan a que el proceso "va a ser exitoso" pero, sobre todo, que "ha conseguido reactivar la ilusión de las agrupaciones" tras años de oscuridad marcados por las sucesivas derrotas electorales y las malas encuestas. 

Como ejemplo de esa movilización de las bases desde el partido informan de que 1.203 militantes están hoy presentes en las mesas de los 380 centros de votación autorizados. Éstas cuentan con un presidente y dos vocales que supervisan la ausencia de incidencias durante la jornada. Además, 500 representantes de la Comisión de Organización Nacional se han desplazado hasta la sede autonómica del partido en Valencia para revisar el adecuado desarrollo del proceso. Para la cita electoral se han creado 750 urnas de cartón y 120.000 papeletas de cada candidato, además de 84.000 papeletas en blanco para los votantes que no deseen decantarse por ninguno de los dos aspirantes.