Publicado: 09.11.2015 23:24 |Actualizado: 09.11.2015 23:41

¿Y ahora? El turbo independentista frente al freno estatal

Nadie sabe con claridad qué sucederá una vez el Tribunal Constitucional suspenda la declaración aprobada este lunes por el Parlament. Los partidarios de la secesión aseguran que seguirán adelante, hagan lo que hagan el tribunal y el gobierno español, mientras que los contrarios no ven claro que se llegue a la desobediencia y el PP avisa que si pasa se actuará para “hacer cumplir la ley”

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 5
Comentarios:
Una estelada y una bandera de España en las inmediaciones del Parlament. - EFE

Una estelada y una bandera de España en las inmediaciones del Parlament. - EFE

BARCELONA.- ¿Y ahora qué? El guión está escrito hasta finales de esta semana, pero a partir de entonces la Generalitat y el Parlament de Catalunya entrarán en una nueva dimensión, desconocida hasta el momento. La aprobación de la declaración de inicio del proceso de construcción de una “República catalana independiente” tendrá una rápida respuesta por parte de las instituciones estatales. Este mismo martes, el Gobierno español dará el visto bueno a la presentación de un recurso contra el texto ante un Tribunal Constitucional (TC) que más que probablemente lo admitirá a trámite durante la semana. Automáticamente la declaración quedará suspendida, ¿pero la acatarán la Generalitat y el Parlament? ¿Qué pasará?

No hay, ni mucho menos, una sola respuesta a las preguntas, sino una amplia gama de posibilidades en función de quién las conteste. Público ha contactado con diputados de todos los bandos para intentar vislumbrar el escenario que se abrirá una vez el TC suspenda la declaración. Hay cualquier cosa menos unanimidad y mientras el bloque independentista afirma y subraya que “seguiremos adelante” diga lo que diga el Constitucional, los partidarios de la permanencia de Catalunya en el Estado español dudan de que se llegue a un escenario real de desobediencia institucional, pero en el caso de que se dé avisan que se utilizarán “todas las herramientas” para garantizar el cumplimiento de la legalidad española. Sí que hay coincidencia en señalar que la resolución de este lunes supone un “paso adelante” y un “salto cualitativo” respecto a declaraciones de soberanía aprobadas previamente por el Parlament, de la misma manera que hay opiniones similares en considerar que el escenario cambio en función de si se constituye el nuevo gobierno catalán o no.



Gabriel Rufián: “Lo que haga el TC, que está presidido por un exmilitante del PP, nos tiene que dar igual”

Si se coge como referencia las opiniones de los diputados consultados de Junts pel Sí (JxSí), la CUP y el PP, el choque de trenes parece más cercano que nunca. Pero a la vez, nadie sabe en realidad qué puede suceder. Lo admite Ferran Pedret, parlamentario del PSC: “Es muy difícil prever qué pasará”. En una línea similar se pronuncia Joan Coscubiela, dirigente de ICV y portavoz parlamentario de Catalunya Sí Que es Pot (CSQP): “Entramos en una fase en la que es posible todo y a la vez que no suceda nada”.

Muchos menos matices hay en las respuestas de los diputados independentistas. La convergente ─y por lo tanto diputada de JxSí─ Marta Pascal afirma que “daremos cumplimiento estricto de la resolución del Parlament, hagan lo que hagan el Tribunal Constitucional y el Gobierno español”. Pascal dibuja un escenario de desobediencia, teniendo en cuenta que el texto aprobado este lunes insta al Gobierno catalán a mantener obediencia exclusiva a las normativas y leyes que salgan del Parlament. “Cuando llegue la resolución del TC, lo que se trata es de seguir implementando las medidas de la declaración que hemos aprobado, lo que nos permitirá desobedecer a la vez que hacemos políticas sociales”, subraya el diputado de la CUP Benet Salellas. “Lo que haga el TC, que está presidido por un exmilitante del PP, nos tiene que dar igual”, apunta Gabriel Rufián, cabeza de lista de ERC en las elecciones generales del 20 de diciembre, mientras que el cantautor y ahora diputado Lluís Llach añade que “cuando llegue el momento, desobedeceremos”.

“El Estado tiene las herramientas para hacer cumplir la ley”

“Si desobedecen, el gobierno español y las instituciones del Estados tienen todos los mecanismos y las herramientas para hacer cumplir la ley”, apunta a Público la vicesecretaria general de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy. La también diputada autonómica añade que la reforma del TC “prevé que las resoluciones puedan ser ejecutivas, de manera que si tiran adelante con la resolución habrá consecuencias, que serán las que toquen”. La encargada de hacer que la resolución no se cumpla seria la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que podría llegar a ser apartada de su cargo si los tribunales estatales entienden que se produce un incumplimiento de la suspensión del TC.

Coscubiela: "El problema es que Mas siempre ha considerado la luz y el agua como mercancías”

Más matizada es la opinión del diputado socialista Ferran Pedret, a quién se le hace “difícil imaginar” que el Gobierno catalán o la mesa del Parlament tiren adelante una resolución suspendida. Para Pedret, ahora mismo en Catalunya se vive una división entre los ciudadanos que consideran que la legitimidad proviene de la Constitución y del Estatut y los que, en cambio, consideran que ésta emana del resultado del 27-S. El diputado socialista apunta que “recorrimos mucho a una política de gestos y de escenificación, cuando a nivel social lo que hay es un empate de impotencias y a la vez un bloqueo institucional”.

Joan Coscubiela (CSQP) considera que la declaración aprobada gracias a los votos de JxSí y la CUP está “orientada al autoconsumo” y opina que hasta las elecciones generales se vivirá una “retroalimentación” entre “los del búnker del no y los del búnker de la huida hacia adelante”. Si los independentistas cumplen su palabra y desobedecen al TC, una de las cuestiones a resolver es cómo lo van a concretar y en todo momento insisten en hacer cumplir el decreto de pobreza energética, aprobado la pasada legislatura por el Parlament y suspendido cautelarmente por el TC. Pero para Coscubiela no es necesario desobedecer al tribunal para aplicar ya el decreto, porque “sólo hay dos artículos suspendidos” y tirarlo adelante “sólo es cuestión de voluntad política”. “El problema es que Mas siempre ha considerado la luz y el agua como mercancías”, subraya el dirigente de ICV.

“Si no hay gobierno todo decaerá”

“No sé qué hará el Estado y puede que intente bloquear todo lo que hagamos, pero nosotros tenemos que sacar adelante las medidas y en los próximos 30 días debemos iniciar la tramitación de las leyes de la Seguridad Social, la Hacienda propia y el proceso constituyente”, menciona Benet Salellas. El diputado de la CUP recuerda, por otra parte, que no debe de ser un problema aplicar el decreto de pobreza energética, porque “el presupuesto incorpora una partida para implementarlo”. Pere Aragonés, dirigente de ERC y diputado de JxSí, está convencido que el Estado español “no se quedará quieto”, pero no tiene claro que el ejecutivo de Rajoy actúe si se aplican medidas para proteger derechos fundamentales, como el decreto de pobreza energética. “Veremos si finalmente lo llevan ante el Constitucional”, señala.

Pere Aragonés: “Sin presidente no podemos aprobar leyes y con un gobierno en funciones es muy dudoso sacar decretos-leyes, porque le faltaría legitimidad”

El diputado republicano sí que considera clave la formación del Gobierno, y por la tanto de investidura de un presidente de la Generalitat, para poner en marcha las medidas de la declaración de este lunes. “Sin presidente no podemos aprobar leyes y con un gobierno en funciones es muy dudoso sacar decretos-leyes, porque le faltaría legitimidad”, declara. “Podemos empezar la tramitación de las leyes de la Seguridad Social o la Hacienda propia, pero todo decaerá si antes del 9 de enero no tenemos Gobierno”, concluye Aragonés, en lo que se puede entender como un aviso a la CUP y a la vez un toque a Mas. Ambos actores tienen la clave para desbloquear la investidura. La dirigente del PP Andrea Levy coincide con Aragonés en ver “muy complicado” que un Gobierno en funciones como el actual “ejecute la desobediencia que prometen”.

“Catalunya ha empezado a caminar sola”

“Hoy [por el lunes] es un día trascendente para la historia de este país, ya que la declaración supone un punto y aparte en como se ha entendido la política. Entramos en una nueva dimensión y tenemos el compromiso de cumplir lo que hemos aprobado”, declara Gerard Gómez del Moral, diputado de JxSí y líder de las juventudes de ERC, las JERC. El carácter excepcional de la declaración de este lunes es compartido también por diputados contrarios a la independencia. Así lo entiende, por ejemplo, el socialista Ferran Pedret, para quién la resolución es “cualitativamente diferente”, ya que ha “pasado la línea de ser una simple declaración” y a pesar de no presentarse como una declaración unilateral de independencia, implica dar por hecho que el final del camino será un estado propio para Catalunya. “No hay una base para dar por hecho que el resultado final será la secesión, pero nos plantean que el referéndum será para votar la Constitución de una República catalana”, lamenta.

De distinta manera lo ve Gabriel Rufián: “Hoy Catalunya ha empezado a caminar por si sola. Este país ya es otra cosa”. Sea como sea, a partir de ahora y, especialmente, tras la admisión a trámite del recurso del Gobierno español en el Constitucional ya nada será igual. Y nadie tiene la certeza de qué pasará con exactitud. Sólo hay trazados posibles esbozos de lo que seguro será un nuevo capítulo intenso en el conflicto político que viven Catalunya y el Estado español.