Público
Público

Zapatero apadrina a Susana Díaz para liderar el PSOE: “Ella es la fuerza del partido”

El expresidente del Gobierno y más de 3.000 militantes andaluces impulsan la candidatura de la sevillana, que anuncia que el próximo Congreso del partido será “un punto de inflexión para ganar”

Publicidad
Media: 2.40
Votos: 10
Comentarios:

La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, participan en un acto de partido que conmemora el décimo aniversario de la aprobación de la Ley de Dependencia, hoy en Jaén. EFE

MADRID.- Susana Díaz, impulsada por el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y por más de 3.000 militantes socialistas, ha convertido el mitin de Jaén de este viernes en el “kilómetro cero del PSOE en su camino hacia la remontada”. “El próximo Congreso del partido no será un Congreso cualquiera, sino un punto de inflexión para cambiar y para ganar”, dijo Díaz ante un aforo entregado y “con ganas de recuperar el orgullo de ser socialista”. Una hora antes del comienzo del acto, el recinto ferial de Jaén ya se había desbordado, y docenas de autobuses fletados por la dirección regional desde todas las provincias se alineaban en la puerta.

O había mucho fervor en la militancia socialista andaluza para celebrar el décimo aniversario de la Ley de Dependencia (motivo oficial de la convocatoria) o mucho interés por visualizar la fuerza y la capacidad de movilizar a las bases que tiene Susana Díaz. El mitin se ha convertido ineludiblemente en la carta de presentación de la presidenta andaluza como candidata a la secretaría general del PSOE. La bendición definitiva que la sevillana buscó sin éxito en Felipe González, hace unas semanas, la logró este viernes de Zapatero: “La fuerza del PSOE es ganar y la fuerza del PSOE la representa Susana Díaz”. Ovación sin límite. Muy sintomático que la fuerza de la sevillana se hiciera patente, dentro y fuera de las redes sociales, a la vez que Star Wars reaparecía con éxito en los cines de España.

El PSOE andaluz ha conseguido concentrar en Jaén a más de 3.000 personas venidas de todas las provincias andaluzas en un despliegue de poder orgánico propio de unas elecciones. No hay, de momento, convocatoria con las urnas al acecho, aunque en menos de un mes la gestora que dirige el partido pondrá en la mesa el calendario de las primarias y del congreso para elegir al nuevo líder socialista.

Sin embargo, este mitin en mitad de un diciembre frío y lluvioso, sin elecciones a la vista, ha contado con más afluencia y autobuses fletados que el primer acto conjunto de campaña de Susana Díaz y Pedro Sánchez en Almería en las generales del pasado 20 de diciembre. “¡Estamos orgullosos de ser socialistas, por eso estamos aquí!”, gritó Díaz nada más subirse al atril, mientras el aforo se venía abajo, entusiasmado, a gritos de “¡presidenta, presidenta!”. Es de suponer que algunos estaban pensando en la presidencia de Andalucía y otros en la de España. El lema que la dirección del PSOE andaluz ha llevado al mitin de Jaén es toda una declaración de intenciones para el anuncio de una nueva etapa en el partido: #NuestroOrgullo, la etiqueta de los militantes del PSOE en la red social Twitter que se codeó con los militantes de la nueva entrega de Star Wars como lo más comentado del día.

El mitin le ha servido al PSOE para hacer una reivindicación de sí mismos, de su historia y de sus raíces. Díaz apela con energía al orgullo de ser del PSOE, aunque el partido se encuentre en este momento en una situación de fragilidad sin precedentes, aunque se hayan despertado “complejos” en sus filas desde la irrupción de Podemos, formación que le disputa la hegemonía de la izquierda, y aunque sus rivales les señalen acusándoles de haber formado una “gran coalición de facto” con el Gobierno del PP en las Cortes. La presidenta andaluza ha anunciado que el próximo Congreso socialista “no va ser un Congreso Cualquiera”.

“Tiene que ser un punto de inflexión para cambiar y para ganar. Ningún viento es bueno si uno no sabe adónde le lleva. Tenemos que saber adónde nos dirigimos”, dijo con claridad. Y ahí quedó la frase nítida que todos entendieron como su carta de presentación a las primarias para liderar el próximo PSOE. Díaz tiene claro adónde quiere llevar el partido, pretende devolverlo a primera línea y al Gobierno haciéndose paso a empujones entre el PP y Podemos. “Éste no es un acto de nostalgia, sino de futuro. El PSOE está fuerte, se ha levantado y vamos a ir sembrando para ganar”, gritó. A quienes dudan de que la andaluza tenga la misma fuerza más allá de Despeñaperros, o que su discurso cale fuera de Andalucía, Díaz dirigió un mensaje: “Esos que dicen que el norte no entiende al sur, o que el sur no se hace entender en el norte, les digo que sólo hay un lenguaje, que es el que vertebra este partido y España: el de la igualdad de oportunidades y la pluralidad”.

"El PSOE está fuerte, se ha levantado y vamos a ir sembrando para ganar", aclaró Susana Díaz

Zapatero, con un estilo muy relajado, muy abrazado y querido por la militancia andaluza, le tomó el relevo lanzándolo un guiño a Díaz: “Yo soy del norte y me gusta el PSOE andaluz”. El público respondió eufórico, aplaudiendo a raudales. El expresidente del Gobierno también habló claramente del próximo cónclave socialista: “A mí me gustan los congresos y no se me dan mal”, dijo, “y recordad que siempre que el PSOE ha tenido al frente a una Gestora, luego ha ganado las elecciones. Así fue en el 79, en el 2000 y así será ahora”, sentenció. La presencia de Zapatero se entendió como un aval claro a la candidatura de Susana Díaz, aunque el expresidente no hizo mención explícita a ella hasta el final. “Todo mi afecto, mi cariño y mi apoyo a Susana”, dijo. La gente se puso en pie y aplaudió tanto, que el expresidente tuvo que aclarar que mañana sábado, en Zaragoza, también apoyará al líder del PSOE de Aragón, Javier Lambán. “Yo apoyo a todos, pero a algunos con más intensidad que otros”, bromeó, lanzando un guiño a la andaluza. Su frase lapidaria fue rotunda: “La fuerza del PSOE es ganar y la fuerza del PSOE la representa Susana Díaz”.

Díaz está en la terna sin estarlo. Con la misma equidistancia está el exsecretario general Pedro Sánchez, que continua peleando en la distancia con la andaluza bajo la presunción de que ella representa al aparato y él está con las bases. Un esquema que le es favorable al madrileño, si atendemos a las estadísticas de elección del líderes en el PSOE (más aún si se tiene en cuenta que serán primarias abiertas). De ahí que Susana Díaz y su equipo hayan reaccionado con celeridad, contraprogramando los encuentros minoritarios que Sánchez está teniendo con las bases (en Valencia, en Asturias…) con un golpe de efecto incontestable: aquí está mi militancia movilizada hasta la bandera, sin urnas a la vista, y con la misma respuesta entregada y multitudinaria que si las hubiera. Estos son los poderes del PSOE andaluz, la federación más grande y potente, unos 40.000 afiliados están detrás.

La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz (d), y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero (i) participan en un acto de partido que conmemora el décimo aniversario de la aprobación de la Ley de Dependencia, hoy en Jaén. EFE

La protesta sanitaria se traslada a Jaén

"Ser socialistas no siempre es fácil, pero prefiero que suframos nosotros mil veces a que sea la gente la que tenga que tomar ciertas decisiones", destacó Díaz

Simultáneamente al mitin socialista, a pocos quilómetros de allí, en el centro de Jaén se estaba celebrando una multitudinaria manifestación en contra de la gestión del Gobierno andaluz de la sanidad pública. Una llama que se encendió en Granada y que se ha extendido a otras provincias. El número de los manifestantes alcanzó también las 3.000 personas, luchando en igualdad de condiciones con el fervor socialista.

En efecto, la filtración en el buque insignia del PSOE andaluz está en la sanidad pública, joya de la corona del Gobierno de Susana Díaz, que tiene abierto un boquete de 50.000 personas manifestándose en las calles de Granada. Esta semana, a toda prisa, la Junta ha sellado un acuerdo con los sindicatos mayoritarios del sector, que representan al 80% de los sanitarios, para reconducir el proyecto de fusión hospitalaria que tanto ha cabreado a médicos y usuarios granadinos. La indignación se había extendido a otras provincias donde también se habían fusionado o empezado a fusionar hospitales públicos, como Huelva o Málaga.

Díaz no sólo ha frenado en seco todas las fusiones, sino que esta semana, durante la sesión de control en el Parlamento, ha anunciado por sorpresa un plan para dar estabilidad en el empleo a 15.000 sanitarios eventuales. El anuncio lo hizo dos días antes de la celebración del acto con Zapatero en Jaén, intentando desactivar la manifestación de médicos convocada por el médico granadino que impulsa con tanto éxito las protestas contra la mala gestión de la sanidad pública, el doctor Jesús Candel, conocido en las redes sociales con el sobrenombre de Spiriman. Candel ha despreciado con insultos a los sindicatos por firmar un acuerdo in extremis con el Gobierno de Díaz y se ha llevado las protestas de los granadinos a Jaén, al centro de la ciudad, lejos del recinto del acto del PSOE, donde se han manifestado más de 3.000 personas, según los organizadores, prácticamente el mismo número de militantes socialistas reunidos a las afueras de la capital jiennense.

Son dos realidades paralelas que muestran las luces y las sombras de la supuesta candidatura de Susana Díaz. Ella misma lo dijo durante el mitin. “Ser socialistas no siempre es fácil, pero prefiero que suframos nosotros mil veces a que sea la gente la que tenga que tomar ciertas decisiones. El PSOE es mucho PSOE, somos de izquierdas y tenemos un proyecto autónomo de la derecha y de de esa izquierda que en Andalucía corteja a la derecha en el Parlamento (en referencia a Podemos). Ahora toca volver a ganar”, sentenció.