Público
Público

Zapatero ofrece socialdemocracia mientras Rajoy retoma su discurso más duro

El PP propone una reforma de la Ley de Extranjería y el Gobierno saca pecho: "No valen paños calientes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró el domingo que la respuesta a la crisis económica que estamos sufriendo está 'en las ideas socialdemócratas, en ser progresistas y solidarios'. 'No me dejaré llevar por los cantos de sirena de otros, que preven que el gasto social no es eficaz económicamente, porque no es verdad, será un esfuerzo muy duro pero entre todos recorremos este camino en menos tiempo de lo que algunos anuncian', dijo con contundencia. Zapatero cree que ante la crisis 'no valen paños calientes'.

En la clausura del IX Congreso de los socialistas canarios, el jefe del Ejecutivo se dedicó a desmontar todas las críticas de pasividad que ha recibido del PP en los últimos meses. Rodríguez Zapatero reiteró que, desde las últimas elecciones generales, el PSOE ha venido aplicando 'medidas a favor de los trabajadores y pensionistas', recordando la supresión del impuesto de patrimonio, el apoyo a los desempleados con la moratoria del 50% en el pago de las hipotecas, la bonificación de 1.500 euros para cada trabajador en paro que se contrate y la subida de las pensiones para el 2009 de un 6%. También se refirió a las ayudas a los jóvenes para el alquiler de vivienda, a los 1.200 millones para la Ley de Dependencia o al incremento de las becas en la enseñanza en un 7%.

'Por eso -prosiguió- cada vez que os digan que el Gobierno ha apoyado a los bancos y no a los ciudadanos, le debéis recordar que fueron ellos, los de la derecha, los del decretazo y los que se olvidaron de los españoles con mayores necesidades'.

En una defensa intensa de la necesidad de actuar en coordinación con Europa y con el resto de los países del mundo, Zapatero señaló que el plan para salvaguardar el sistema financiero 'ha sido una operación conjunta' y que, en el caso de España, ha dado unos excelentes resultados porque 'hemos resistido frente a otros colosos financieros en Europa y Estados Unidos que se han venido abajo'.

El líder de los socialistas insistió en que 'el Gobierno seguirá en primera fila, tomando decisiones' y poniendo en marcha nuevas medidas, entra las que citó más inversión pública, respaldo a la innovación e inversiones en formación profesional y en turismo. También estudian nuevas medidas para las pymes.

Pese a que no ocultó la gravedad de la situación, se mostró convencido de que 'dará los resultados que deseamos' y de que 'antes de lo que esperamos veremos la recuperación de la economía y del empleo'.

Mariano Rajoy quiere recuperar el discurso sobre inmigración que mantuvo en la última campaña electoral, cuando puso sobre la mesa el contrato de integración. En el acto de clausura del Congreso del PP de Aragón, adelantó que su partido presentará 'en los próximos días' una reforma de la Ley de Extranjería.

'En 2007 se concedieron en España 970.000 nuevos permisos de residencia. En 2008, en plena crisis económica, 550.000. Esto merece una reflexión', señaló el líder de los conservadores antes de adelantar los ejes de la que será su propuesta. Rajoy aseguró que la idea de reforma sobre la que trabaja su equipo apuesta 'por el orden, el control y la ley'.

Concretamente, cargó contra las 'regularizaciones masivas' y defendió que 'la reagrupación familiar tiene sentido para recomponer núcleos familiares, no para que por la puerta de atrás, saltándose la ley a la torera, entre quien quiera'. También adelantó que su propuesta 'establecerá verdaderos mecanismos de integración de las personas que vienen a convivir con nosotros'. Una propuesta ambigua que recuerda al contrato de integración.

Ha sido durante la pasada semana cuando los de Rajoy han preparado el terreno para su nueva propuesta en materia de inmigración. De hecho, en la Junta Directiva Nacional celebrada el lunes, se mostraron unos gráficos que apuntaban a que los inmigrantes sufren más el paro que los españoles.

Con un tono, a veces duro, a veces irónico, Rajoy se dirigió al presidente del Gobierno. 'Se va él -en referencia a Rodríguez Zapatero- a Estados Unidos. Menos mal, sería una burla que la octava potencia mundial no estuviera allí. Me ha llamado para que aporte ideas y lo voy a hacer', señaló el líder el PP. La primera receta que Rajoy le mandó al jefe del Ejecutivo fue destinada, precisamente, a la política exterior. 'Es una cosa muy seria y no se deben cometer frivolidades', advirtió. '¿Quién nos ha llevado a EEUU, Chávez, Evo Morales o Fidel Castro? ¿Quién fue? Tiene gracia: Sarkozy y Bush', espetó el presidente de los conservadores. Una vez hechas estas previsiones, mantuvo que estaba muy 'contento' por la presencia de España en la Cumbre.

Como lleva repitiendo en el último mes, el líder del PP pide a Zapatero medidas para las pymes y las familias. Y recordó que su partido tiene experiencia en sacar a España de la crisis. En este sentido pidió menos 'normas' y más reformas, como la laboral de 1997.