Público
Público

Zapatero vincula la crisis de Gobierno a la presidencia de la UE

 Asegura que son sus ministros actuales los que prepararán el evento para 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 No, no y no. No habrá cambios en el Gobierno ni de forma 'ni inmediata ni mediata', se cansó de decir ayer el presidente en los más de diez corrillos de periodistas con los que charló durante la tradicional copa de Navidad que les ofreció Moncloa.

Tal y como José Luis Rodríguez Zapatero quiso aclarar en diversas ocasiones, y no desperdició el momento de hacerlo ayer con mayor énfasis, una de las prioridades de su trabajo actual es la presidencia española de la UE en el primer semestre de 2010. Se trata del tercer objetivo principal, concretamente, después de la resolución de la crisis económica y la lucha antiterrorista y antes del acuerdo sobre la financiación autonómica.

Por tanto, y aunque en absoluto descartó que a lo largo de la legislatura, se produzca una crisis de Gobierno -máxime teniendo en cuenta que hay ministros y ministras que han repetido llevan más de cuatro años-, Zapatero ha preferido hacer creer a los periodistas que, a día de hoy, su intención es llegar a la presidencia españoles de la Unión Europea con el actual Consejo de Ministros.

Trabajo pendiente

'Hay mucho trabajo pendiente' para preparar un semestre tan intenso y complejo, argumentó el jefe del Ejecutivo, al tiempo que reconoció que su deseo es que muchas de las tareas que ya deberían estar en marcha lo estuviesen y más avanzadas.

Pero precisamente porque son los actuales ministros los que trabajan en la conformación de este acontecimiento que tanto supone para España como potencia exterior, Zapatero cree que sería inadecuado acometer relevos en un momento tan sensible como el de esos prolegómenos.

El responsable de los rumores

Las declaraciones de Pedro Solbes del martes, asegurando en el Foro Cinco Días que 'a ciertas edades, uno tiene que pensar qué hacer en la vida', fueron el fuelle de un fuego que, según reconoció ayer Zapatero, encendió él mismo cuando fue visitado en La Moncloa por el equipo de la Copa Davis a finales del pasado mes de noviembre y anunció que crearía un Ministerio de Deportes en la próxima remodelación del Ejecutivo, que se da por hecho tenga lugar esta legislatura.

Y, desde entonces, las quinielas han empezado a reproducirse centrándose, sobre todo, en dos frentes: el económico y el exterior, por lo que las palabras del vicepresidente segundo no han caído, ni mucho menos, en saco roto para los medios de comunicación.

Sin embargo, el jefe del Ejecutivo reivindicó ayer el carácter socarrón e irónico de su responsable de finanzas, así como su actitud mucho más política de lo que parece para encuadrar estas declaraciones. 'Además, ni Solbes ni yo estamos cansados', aclaró, tal vez, matando también el pájaro de si él repite o no en 2012.