Público
Público

Zapatero ya ve la puerta de la recuperación y prevé crear empleo en 2010

El presidente admite que las cifras de paro en España son "duras, altas, muy altas, y van a exigir esfuerzos adicionales y un trabajo constante"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Año nuevo, viejo discurso. La comparecencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para hacer balance del año 2009 aportó pocas sorpresas: el jefe del Ejecutivo centró su intervención en la crisis económica y fijó el gran objetivo del Gobierno en 2010, que no es otro que 'pasar de la recesión a la recuperación que se confirmará en 2010'.

Zapatero no sólo hizo balance: también quiso fijar el rumbo de la acción política de su gabinete para el próximo año y confirmar una vez más su compromiso con el mantenimiento de la protección social. El presidente recalcó que ha mantenido la cohesión social gracias a las políticas sociales incluso en los peores momentos y que el Gobierno ha trabajado no sólo para paliar la crisis sino también en reformas estructurales importantes como la del sector servicios, el comercio minorista y la vivienda.

Sobre el rumbo y los objetivos, Zapatero cree que lo peor de la crisis ha pasado, que el horizonte de la recuperación ya se vislumbra y que incluso en la parte final de 2010 la economía española será capaz de crear empleo. 'La recuperación se confirmará en 2010, sólo falta que esa recuperación sea lo suficientemente vigorosa para que cree empleo, algo que ocurrirá en la parte final del año'.

'La gran prioridad ahora es generar confianza, estimular la demanda y avanzar en medidas modernizadoras que ayuden en el cambio del sistema productivo para hacerlo más eficiente', insistió Zapatero.

Hasta entonces habrá que seguir aguantando el chaparrón de la pérdida de empleo. Pero ya llueve menos: Zapatero apuntó que en 2009 se han perdido un millón de empleos, pero la mayor parte en la primera mitad del año. A partir del verano, 'la moderación en la pérdida de empleo ha sido importante y se seguirá moderando en 2010'.

Además admitió que las cifras de paro en España son 'duras, altas, muy altas, que van a exigir en el horizonte de recuperación de esfuerzos adicionales y un trabajo constante para que cientos de miles de trabajadores puedan tener una expectativa de encontrar trabajo'.

Para lograr ese objetivo, Zapatero aludió a las tres iniciativas que quiere encabezar: la ley de Economía Sostenible, el diálogo social, que está en vías de recuperación y 'podrá dar resultados en forma de acuerdo en el primer trimestre del año', según apuntó el presidente y, por último, cerrar el pacto por la Educación, 'en el que estamos firmenente empeñados porque es clave para nuestro futuro y responde a una gran demanda social'.

Asimismo Zapatero apostó en el próximo año por que se avance con 'mayor agilidad' en la mejora y en la renovación del sistema productivo.

El presidente destacó que el Gobierno ha mantenido la cohesión social, la protección y la armonía desde el primer momento, aún atravesando una etapa muy dura de crisis económica. Añadió que también ha mantenido sus compromisos de ampliar la protección por desempleo, la dependencia, las pensiones mínimas y los derechos sociales conquistados en los últimos años.

Luego llegó la hora de presumir y de cantar los logros del Plan E, que Zapatero desgranó con precisión y detalle: gracias a las ayudas del Gobierno, el sector automovilístico y turístico se han mantenido a flote y están en una senda positiva; gracias al Plan E 500.000 personas han logrado mantener su puestos de trabajo; gracias al Plan E se ha contenido la restricción de crédito.

También anunció Zapatero que la Ley de Economía Sostenible, que entrará en vigor 'cuanto antes', prevé un fondo de 20.000 millones, 'un fondo que será una palanca financiera para acompañar el cambio de modelo productivo, que ayudará a la inversión de las empresas'.

Para cerrar el capítulo económico, Zapatero hizo algo de autocrítica: 'No estuve muy acertado en el debate sobre si estábamos en crisis o no. He reflexionado de manera autocrítica', dijo.

La hora de sacar pecho también llegó con la cifra de muertos en carretera, la mejor desde los años 60, y de la lucha contra ETA, que se ha saldado 124 detenciones en 2009. Zapatero defendió a su ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que reveló un posible secuestro de ETA, al decir que eso forma parte de la lucha antiterrorista

En esa línea de mantener la cohesión social, la reforma del mercado laboral que se negociará en el primer trimestre de 2010 no tiene cabida ni el recorte de cotizaciones sociales ni las modalidades de contratación que ha propuesto la CEOE.  Además el Ejecutivo quiere abordar la 'dualidad' que existe en materia de protección entre los contratos fijos y los temporales, así como la precariedad en el empleo.

La agenda de temas que propondrá el Gobierno será 'amplia', dijo Zapatero, que precisó que habrá que sumarle las propuestas que hagan los sindicatos y los empresarios. 'Queremos que tenga su desarrollo —la agenda— durante el primer trimestre, pero si fuera en febrero mejor que en marzo', sostuvo Zapatero. Para el jefe del Ejecutivo, el diálogo social es un 'cauce fundamental' que ha permitido hasta el momento 'sumar e integrar esfuerzos en favor de la prosperidad y bienestar social'.

Por ello, expresó su esperanza en que el proceso 'recuperado y abierto de diálogo' entre empresarios y sindicatos facilite en el primer trimestre un acuerdo en el mercado de trabajo.

Tras recordar que en el año pasado se cerraron 20 acuerdos sociales, Rodríguez Zapatero lamentó que en 2009 el Gobierno no haya logrado impulsar un acuerdo entre la patronal de los empresarios y los representantes de los trabajadores.

Fueron muchos y variados los temas que tocó el presidente, entre ellos su posible candidatura a las elecciones de 2012. No es este un asunto que le preocupe: Zapatero dijo que no dedicará 'ni un minuto' a pensaren ello en 2010 y aseguró que este asunto no va a ser tema de debate en el PSOE.  'Me preocupa muy poco en este momento la intención de voto, y si me preocupa eso poco, imagínense que no tengo en la agenda ni un minuto para pensar en 2012', señaló a los periodistas.

En esa línea, insistió en que todas sus fuerzas y energías están concentradas ahora en ganar la recuperación económica, dejar atrás la crisis y volver a generar empleo. 'Todo lo demás es absolutamente menor en este momento, no va a tener ninguna importancia y, además, no va a ser tema de debate', ha garantizado

En materia de política exterior, Zapatero afirmó que la gestión hecha para resolver casos como el de la activista saharaui Aminatu Haidar o los secuestros del pesquero 'Alakrana' y de los cooperantes en Mauritania han fortalecido la imagen de España en el exterior.

Zapatero consideró 'bastante lamentable' que se diga que la manera con la que el Gobierno ha enfrentado estas crisis ha afectado negativamente a la imagen y el prestigio de España en el exterior. El jefe del Ejecutivo ha recordado que países como Francia, Italia o Alemania también han sido víctimas de secuestros en las aguas de Somalia o en Mauritania. '¿Eso hace mella en la imagen de España, de un país?', se preguntó Zapatero en su comparecencia ante los medios en el Palacio de la Moncloa.

A su juicio, 'al revés' de lo que piensen algunos, 'más que debilitar, fortalece resolver así las cosas'. 'No me haga poner ejemplos de lo que es debilitar', apostilló.

Para Zapatero, 2009 ha sido 'el año de la consolidación de la posición de España' en el escenario internacional con su afianzamiento en el G-20, entre otros aspectos. 'Somos más fuertes en el mundo', ha dicho el jefe del Gobierno, quien se ha mostrado convencido de que la presidencia española de la UE a partir del 1 de enero fortalecerá aún más a España 'en Europa y en el mundo'.

Zapatero se ha comprometido a trabajar en el próximo semestre para que la UE tenga más peso e influencia en su relación con Estados Unidos, América Latina o el Mediterráneo y para que haya una plena aplicación del Tratado de Lisboa.