Publicado: 09.03.2016 23:26 |Actualizado: 10.03.2016 07:00

Zaragoza en Común ofrece a PSOE y CHA negociar un pacto para gobernar 

Zaragoza en Común abre un proceso interno para proponer a los otros dos partidos de la izquierda sentarse a tratar “sin límites” los temas clave de la ciudad con el fin de alcanzar un acuerdo de gobernabilidad para lo que resta de legislatura que evite la inestabilidad en el ayuntamiento de la quinta ciudad de España

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, de ZeC, conversa durante un pleno con la vicealcaldesa, Luisa Broto, y con los concejales Pablo Muñoz  y Elena Giner.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, de ZeC, conversa durante un pleno con la vicealcaldesa, Luisa Broto, y con los concejales Pablo Muñoz y Elena Giner.

ZARAGOZA.- .- Zaragoza en Común (ZeC) abre las puertas del ejecutivo municipal de la capital aragonesa al PSOE y a Cha. En principio, en busca de un acuerdo -o una serie de ellos- tan amplio y sobre tantos temas como sea posible, y sin descartar de entrada, aunque tampoco buscándolo como objetivo principal, un pacto de gobierno que, en todo caso, quedaría supeditado a la evolución de los contactos, explicaron fuentes de la organización.

La asamblea de la lista de confluencia, que gobierna la ciudad en minoría con nueve de los 31 concejales, ha iniciado un “proceso interno” que, según anunció este miércoles, “culminará con una oferta de pacto de gobernabilidad a PSOE y Chunta Aragonesista para la actual legislatura en el Ayuntamiento de Zaragoza”. La iniciativa, que será expuesta oficialmente este jueves por los portavoces de ZeC, Raúl Burillo y Maribel Martínez, abre un escenario nuevo en la política municipal nueve meses después de que socialistas y nacionalistas apoyaran la investidura de Pedro Santisteve y supone un giro en la posición de Zaragoza en Común, que en esa fase rechazó las propuestas de ambas formaciones para formalizar acuerdos que llegaran más allá de esa sesión.



El debate arranca con una propuesta del grupo municipal a la coordinadora de ZeC, que es quien abre el proceso de debate interno que, según las fuentes consultadas, finalizará en esa propuesta de negociación. “La gobernabilidad se puede establecer en muchas áreas –señalan desde Zaragoza en Común-. Se trata de abrir diálogos sobre temas concretos de la ciudad, explorar las posturas, sentar a los técnicos y determinar en cuáles hay acuerdos o posibilidades de alcanzarlos y en cuáles no”.

“Esperaremos a conocer la propuesta concreta y la pasaremos a nuestro partido”, señalan desde CHA

Sorpresa en los grupos municipales de Chunta y del PSOE

La noticia de la apertura del proceso de debate causó sorpresa tanto en el PSOE como en Cha, ya que no se había producido ningún sondeo previo a estas formaciones por parte de ZeC. “Esperaremos a conocer la propuesta concreta y la pasaremos a nuestro partido”, señalaron desde el grupo municipal de los nacionalistas, en el que optan por la prudencia. Los socialistas también se mantienen a la espera.

Algunos de esos asuntos han distanciado en los primeros nueve meses de la legislatura a los tres grupos de la izquierda, como los planteamientos sobre las ordenanzas fiscales, tras aprobar las actuales el PSOE con PP y C’s, o los presupuestos, finalmente apoyados por socialistas y nacionalistas pese a las reticencias iniciales, además de otros como la movilidad, los procesos de remunicipalización de servicios, las ayudas sociales, la huelga del autobús urbano, que ya supera los 90 días, o, incluso, la elaboración del reglamento sobre los gastos protocolarios que reclama el PSOE.

En ZeC consideran que “algunos de esos encontronazos fueron ficticios, para marcar posiciones, algo que no tiene sentido cuando los planteamientos pueden ser cercanos”. De hecho, destacan que “ha habido acercamientos”, como en el caso de las cuentas municipales.

“Primero teníamos que saber cómo estaba el ayuntamiento”

¿Y por qué toma esta iniciativa ahora Zaragoza en Común? “El proceso venía gestándose desde el inicio de la legislatura, pero antes había que saber cómo estaba el ayuntamiento”, señalan fuentes de la formación, que desvinculan esta propuesta de las tensiones entre los partidos de la izquierda, y su derivada en los ayuntamientos del cambio, ante la eventual investidura del próximo presidente del Gobierno central.

“Es un ofrecimiento sin establecer ningún límite en principio, queremos escuchar, ver si interesa y saber qué interesa para someterlo al criterio de ZeC"

“Es un ofrecimiento sin establecer ningún límite en principio –añaden-, queremos escuchar, ver si interesa y saber qué interesa para someterlo al criterio de ZeC”. También son conscientes de las dificultades que entraña gobernar un consistorio con solo nueve de sus 31 concejales, aunque sin olvidar que el PSOE lo hizo con solo uno más, y con un planteamiento similar, la pasada legislatura.

ZeC valora la posibilidad de ampliar la propuesta de conversaciones a “otras fuerzas”, es decir, a C’s y al PP, para tratar de cerrar acuerdos parciales sobre algunos asuntos en los que sus programas presentan coincidencias.

La posición asimétrica de los partidos de la izquierda 

La iniciativa de Zaragoza en Común supone, en cualquier caso, abrir un escenario nuevo en la asimétrica situación que mantienen los partidos de la izquierda aragonesa en las dos principales instituciones: el PSOE gobierna la comunidad en una coalición con Cha que se sostiene en las Cortes con el apoyo de Podemos e IU, en una relación que combina episodios tormentosos con el impulso a una nueva política social que ha desatado la ira del ejecutivo de Rajoy; mientras, el ayuntamiento de la capital está siendo gobernado en minoría por ZeC, cuyos dos principales pilares son Izquierda Unida y la formación morada, cuyos acercamientos con Chunta y los socialistas se alternan con notorios desencuentros.

Recientemente, el número dos del PSOE municipal, Javier Trívez, no veía con malos ojos la posibilidad de articular una mesa en la que las formaciones de la izquierda intentaran sentar las bases para normalizar las relaciones entre ellas y entre las instituciones que gobiernan.