Publicado: 31.01.2014 07:00 |Actualizado: 31.01.2014 07:00

Zarzuela convoca a periodistas en secreto la misma semana que la infanta declara ante Castro

El lunes 3 habrá un desayuno con el grupo de prensa seleccionado por los portavoces de la Familia Real que no figura en la agenda oficial. La hija del rey está citada en los juzgados de Palma el sábado 8

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los responsables de Comunicación de la Casa Real han convocado para el lunes 3 de febrero a las 10.30 horas un desayuno con el grupo de periodistas seleccionados por los propios portavoces del rey.

El discreto encuentro, del que ha tenido conocimiento este diario, se produce en el inicio de la peor semana para el rey y su familia; o, probablemente, el peor para la institución monárquica desde que se inauguró la democracia: la infanta Cristina declarará el sábado 8 en los juzgados de Palma de Mallorca como imputada en el caso Nóos.

Con todo, la Casa Real no ha mencionado este asunto al invitar a la prensa elegida y se ha limitado a matizar que se trata de una reunión para hablar de cuentas; no de las de Nóos o de Iñaki Urdangarin -que incluyen acusaciones judiciales de malversación, fraude, prevaricación, falsedad y blanqueo de capitales-, sino de las escurridizas de la Familia Real. Al encuentro con la prensa de los responsables de la Casa Real, no han sido invitados, entre otros, los medios digitales, como es habitual en la política de Comunicación de Zarzuela que, de momento, prefiere dejar fuera de toda convocatoria en el Palacio a los periodistas que publican en Internet alegando "falta de espacio" e ignorando los derechos de los lectores de estos medios, cada vez más numerosos.

El desayuno del lunes 3 con los periodistas, en el que las preguntas sobre la declaración de la hija menor del rey ante el juez Castro son inevitables, coincide con los ensayos de pregunta-respuesta que, según publicó ayer el diario El País, está realizando la infanta con sus abogados, capitaneados por Miquel Roca. También con la publicación ayer del informe que la Jefatura Superior de Policía Nacional de las Illes Balears envió al juez decano de Palma y que recomienda a la duquesa de Palma no bajar la rampa que lleva al juzgado a pie y sí hacerlo en coche por seguridad, lo que evitará a la infanta la exposición a posibles abucheos y a los objetivos de los fotógrafos.

Poco a poco, pues, se van conociendo los detalles de la declaración judicial más esperada por la opinión pública y los medios de comunicación. También la estrategia de la Zarzuela para minimizar sus efectos negativos lo máximo posible, aunque la Casa Real está convencida de que la infanta ya está condenada socialmente.

Un portavoz oficial de la Casa Real ha explicado a Público que el desayuno convocado para el lunes con un grupo de periodistas obedece a la absoluta "normalidad" de los encuentros que los responsables de Comunicación y, en ocasiones, de la Casa del Rey -como su jefe, Rafael Spottorno- mantienen con "la prensa que cubre todos los actos de la Familia Real", alrededor de una quincena de profesionales de radio, televisión y prensa de papel. En ningún caso, están invitados los medios que publican sólo en Internet, que además, según Zarzuela, tampoco hacen un seguimiento 'in situ' de todas y cada una de las actividades de la Familia Real.

El desayuno del lunes 3, que "no es secreto, ni mucho menos", insisten en Zarzuela, aunque no figure en previsiones ni en la agenda de la institución, es un "compromiso" adquirido por los responsables de la Casa Real para explicar la ejecución de los "presupuestos" a los periodistas. La coincidencia en la misma semana de este desayuno -que iba a celebrarse hoy viernes 31- con la declaración de la infanta Cristina no es más que eso: una "casualidad" que no va a alterar en nada el contenido previsto del desayuno. Casa Real asegura que trata de mantener este tipo de desayunos informativos "una vez al mes", como el resto de las instituciones hacen con la prensa que informan sobre sus actividades.