Publicado: 22.12.2014 10:21 |Actualizado: 22.12.2014 10:33

Zarzuela expresa su "respeto absoluto" a la decisión del juez Castro

La Casa Real expresa en un comunicado su "respeto absoluto a la independencia del poder judicial" después de conocer que la infanta se sentará en el banquillo acusada de dos delitos fiscales por colaboración en el caso Nóos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

MADRID.- La Casa del Rey ha expresado hoy su "respeto absoluto a la independencia del poder judicial" tras conocer la decisión del juez instructor del caso Nóos, José Castro, de llevar a juicio a la infanta Cristina, que será juzgada por la Audiencia de Palma como presunta cooperadora en dos delitos fiscales.

En contra de los argumentos de la defensa de la infanta, la Fiscalía y la Abogacía del Estado, Castro ha considerado que la acusación popular que ejerce el sindicato Manos Limpias está legitimada para llevar a juicio en solitario a la hermana del Rey, para la que reclama ocho años de prisión.

El juez instructor, que fija para la infanta una fianza por responsabilidad pecuniaria de 2,6 millones de euros, ha dejado fuera de la lista de 20 imputados que fijó la Audiencia de Palma al vicealcalde de Valencia Alfonso Grau, y a los exdirectivos de Madrid 2016 Miguel de la Villa y Gerardo Corral.



Papel imprescindible de la infanta

El juez considera que el papel de la Infanta Cristina fue imprescindible para que su marido Iñaki Urdangarín, defraudase hasta 337.138 euros a Hacienda a través de Aizoon, empresa presuntamente pantalla de la que ambos son propietarios.

La Casa Real ya anunció el pasado 7 de noviembre que deja en manos de la Infanta la decisión de renunciar o no a sus derechos dinásticos. "Es una cuestión que le corresponde a ella", indicó en su momento un portavoz de Zarzuela. Cristina de Borbón es la sexta en el orden sucesorio al trono de España.

Las fuentes consultadas se han remitido al comentario realizado en aquel momento, con motivo de que la Audiencia Provincial de Palma acordase mantener la imputación de la Infanta por dos delitos fiscales, pero no por blanqueo de capitales.

La Casa Del Rey viene expresando su "pleno respeto a la independencia del Poder Judicial" desde el pasado 25 de junio cuando, pocos días después de que accediese al trono Felipe VI, el juez instructor imputó a Cristina de Borbón un delito de blanqueo y la consideró cooperadora de dos delitos fiscales.

En abril de 2013, cuando el juez Castro la llamó a declarar en calidad de imputada por presunta complicidad con su esposo, Zarzuela expresó "sorpresa" y se quejó de haberse enterado por los medios de la decisión, aunque no olvidó manifestar su "máximo respeto" por las decisiones de los jueces.

Meses después, en enero de 2014, la institución tuvo una reacción más comedida cuando el instructor imputó a la Infanta un presunto delito de fiscal y otro de blanqueo de capitales.

Fuera de la familia real

Hoy por hoy, la Infanta no forma parte de la Familia Real, no participa --ni está previsto que lo haga-- en actos oficiales y, por tanto, no recibe asignación alguna con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, si bien el Estado sí se ocupa de mantener su seguridad con la asignación de unos escoltas desplazados a Suiza.

Con la llegada al trono de Felipe VI, la Familia Real ha quedado limitada a los Reyes Don Felipe y Doña Letizia, sus hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía; el Rey Juan Carlos y la Reina Sofía.

Así las cosas, las hermanas de Felipe VI han pasado a ser familia del Rey, en lugar de Familia Real. Al contrario que Doña Elena, Doña Cristina no estuvo presente el pasado junio ni en la firma solemne de la ley de abdicación de su padre, ni en los actos de proclamación de su hermano.