Publicado: 16.06.2014 15:11 |Actualizado: 16.06.2014 15:11

Zarzuela y el Gobierno destierran a la infanta Cristina de todos los actos de la sucesión del rey

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni estará, ni se le esperará. El Gobierno y la Casa Real han decidido eliminar a Cristina de Borbón de todos los actos previstos para esta semana en el marco de la sucesión en la corona que culminará el jueves con la proclamación del nuevo rey, su hermano Felipe VI. Su imputación en el caso Nóos ha convertido a la hija del actual monarca en una figura incómoda, en unos actos en los que tanto el Ejecutivo como Zarzuela pretenden dar comienzo a una nueva etapa con la que puedan dar una imagen de renovación de las instituciones, en un momento en el que la monarquía empieza a no contar con el apoyo mayoritario de la ciudadanía.

A diferencia de su hermana, Elena de Borbón, Cristina no estará ni en el solemne acto que se celebrará en el Palacio Real el miércoles, y en el que el rey sancionará la ley de su abdicación. Tampoco acudirá al día siguiente al Congreso de los Diputados a la ceremonia de la proclamación de Felipe de Borbón como nuevo rey, y tampoco se le espera en la recepción posterior que tendrá lugar, de nuevo, en el Palacio Real. Fuentes de la Casa Real han reconocido este martes que ni siquiera saben dónde estará esos dos históricos días para su propia familia.

Esta mañana fuentes oficiales tanto del Gobierno como de la Zarzuela han mantenido un encuentro con periodistas en el Palacio de la Moncloa en el que han explicado cómo serán los principales acontecimientos deesta semana y han concretado cuáles serán los detalles de la cobertura informativa de los mismos. Si bien no han explicitado si en los actos habrá o no símbolos religiosos sí han reconocido que el nuncio, máximo representante del Vaticano (y, por tanto, de la religión católica) será quien acuda a la ceremonia de la abdicación del miércoles ennombre de todo el cuerpo diplomático.

Dicha ceremonia se celebrará a las 18.00 horas en el Salón de Columnasdel Palacio Real. Allí, un miembro del Gobierno aún por concretar dará lectura a la ley de abdicación que previsiblemente se aprobará elmismo miércoles en el Senado (en el Congreso ya fue aprobada el pasado miércoles con los votos de PP, PSOE y UPyD) y el rey la firmará. Juan Carlos de Borbón no hará ningún discurso de despedida.

Las que estarán en ese acto serán unas 160 personas entre los representantes de los tres poderes del Estado, los presidentes de las comunidades autónomas, los expresidentes del Gobierno, los ponentes dela Constitución o los líderes de los tres ejércitos. También están invitados los sindicatos y los representantes de los empresarios, si bien aún no ha habido una confirmación oficial de todos ellos.

Esa misma noche, a las 00.00 horas, entrará en vigor la mencionada ley de abdicación por lo que, a partir de ese momento, Felipe VI ya será rey y su hija Leonor, princesa de Asturias. A las 9.30 horas de la mañana darán comienzo los actos de proclamación en un Madrid que según han reconocido fuentes oficiales estará completamente tomado por la Policía. "Habrá dificultades para moverse por la ciudad", han insistido.

A esa hora, en el palacio de la Zarzuela, el ahora rey impondrá a su hijo el fajín de capitán general con el que Felipe de Borbón asumirá el mando de las Fuerzas Armadas. Y así, con su nuevo cargo, se trasladará al Congreso de los Diputados donde a las 10.30 dará comienzo la ceremonia de proclamación. Entrará por la Puerta de los Leones y, una vez en el interior del hemiciclo, pronunciará su discurso (un "gran discurso", según la Casa Real) ante diputados,senadores, y demás representantes públicos. Allí, por primera vez, también estarán los familiares de Letizia Ortiz.

Una vez concluído el acto en el Congreso los nuevos reyes recorreránen coche las calles de Madrid. Irán de la Cámara Baja al Palacio Real, donde tendrá lugar la gran recepción a la que acudirán 2.000 personas. Aquí no hablará Felipe VI ((sólo intervendrá en el hemiciclo), que junto a la nueva reina se limitará a saludar uno por uno a todos los invitados, en un besamanos que podría prolongarse durante más de dos horas. Además de políticos, Zarzuela ha anunciado que habrá representantes de "la sociedad civil".