Público
Público

En 2015 murieron más personas que nunca en España: se llegó a 422.568 fallecimientos

La tasa bruta de mortalidad subió también en 2015 un 6,9% hasta los 910,5 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, según la última estadística del INE.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

Imagen de archivo del cementerio Fuencarral, en Madrid.

Durante el año 2015 murieron 1.157 personas al día en España. De esos fallecimientos, 1.116 personas —el 96,4%—  murieron por causas naturales y 41—el 3,4%— por accidente (31 al día) y por suicidido (10 personas). Esta es la radiografía de la muerte en España, que el INE recoje cada año en su Estadística de defunciones por causa de muerte. 

Esa estadística fría señala que en 2015 fallecieron en España un total de 422.568 personas, 26.738 más que las 395.830 de 2014, lo que representa un aumento del 6,8% y una cifra récord para la serie histórica.

La tasa bruta de mortalidad subió también en 2015 un 6,9% hasta los 910,5 fallecimientos por cada 100.000 habitantes. En 2014 se registraron 852,1 fallecidos por cada 100.000 habitantes, lo que apenas representó un aumento del 1,7% respecto a 2013.

Por sexo, fallecieron más hombres (213.309) que mujeres (209.259) pero en ellas el incremento de la mortalidad es mucho mayor, un 7,7% más que en 2014, frente al aumento del 5,8% experimentado en hombres.

En cuanto a las muertes por causas externas, los suicidios descendieron en 2015 hasta los 3.602 fallecidos, un 7,9% menos que el año anterior, pero todavía duplican el número de muertes por accidente de tráfico, que crecieron un 0,4% hasta sumar 1.880.

En total, en 2015 fallecieron 15.079 personas por causas externas —suicidio, caídas accidentales, ahogamiento y accidentes de tráfico—, la cifra más alta desde 2008, tras un incremento del 1,2%.

Las caídas accidentales se llevaron la vida de 2.783 personas, y el ahogamiento, con un incremento del 12,7%, provocó 2.672 fallecidos.

Entre las causas de muerte, las enfermedades del sistema circulatorio mantienen el primer puesto con 124.197 fallecidos (29,4% del total), seguidas por los tumores, que crecen un 1% hasta alcanzar los 111.381 muertos, 305 al día. Las enfermedades del sistema respiratorio, con 51.848 difuntos.

El INE destaca el aumento de fallecidos en los principales motivos de defunción, especialmente en las enfermedades del sistema respiratorio, que aumentan su mortalidad un 18,3% respecto al año anterior.

Por sexos, los tumores son la primera causa de muerte para los hombres (297 fallecidos por cada 100.000) y la segunda en mujeres (184,9).

Y las enfermedades del sistema circulatorio repiten como primera causa de fallecimiento para ellas (286,9) y la segunda para los varones (247,6).

En cuanto a la edad, el principal motivo de defunción para los menores de un año fueron las afecciones perinatales y las malformaciones congénitas (79,7% del total de fallecidos de este grupo).

Los tumores fueron la primera causa para los grupos de edad de 1 a 14 años y los de 40 a 79 años, con un 29,4% y un 43,1% de su total, respectivamente.

Los tumores fueron la primera causa para los grupos de edad de 1 a 14 años y los de 40 a 79 años, con un 29,4% y un 43,1% de su total, respectivamente

De entre 15 y 39 años, un mayor porcentaje falleció debido a causas externas (38,5%), mientras que la mayoría de muertes de los mayores de 79 años fueron causadas por enfermedades del sistema circulatorio (33,9%).

Si se detallan los datos, las enfermedades circulatorias que provocaron un mayor número de muertes fueron las isquémicas del corazón (infarto, angina de pecho) y las cerebrovasculares, que aumentaron un 3,7% y un 3,1% respectivamente.

Entre los tumores, el más mortal volvió a ser el cáncer de bronquios y pulmón, que aumentó un 1,6% y ocasionó 21.596 fallecidos, seguido por el de colon, que disminuyó su mortalidad un 2,3%.

Para las mujeres, el más mortífero fue el de mama, que provocó 6.235 fallecidas (además de 75 hombres), con un alza del 0,1%.

Entre las causas de muerte más frecuentes, el principal incremento respecto a 2014 se dio en la neumonía, que creció un 20% para los varones y un 21,8% para las mujeres, y la demencia (incluye la vascular y la senil pero no las enfermedades del sistema nervioso como el Alzheimer), que subió más de un 14%.

Por comunidades autónomas, las tasas brutas de mortalidad más elevadas corresponden al Principado de Asturias (1.297,8 decesos por cada 100.000 habitantes), Castilla y León (1.189) y Galicia (1.162,8), mientras que las más bajas se sitúan en las ciudades autónomas de Ceuta (596,6) y Melilla (609,4), Canarias (710,1) y la Comunidad de Madrid (732).

Sin embargo, en cuanto a las tasas estandarizadas —que representan la mortalidad si todas las comunidades tuvieran la misma composición por edad—, es la de Melilla la más alta (1.083,1), seguida por Andalucía (1.003,1), Ceuta (970,8) y la Región de Murcia (944,6).