Público
Público

25N contra la violencia de género 149 mujeres asesinadas por violencia machista en Alemania en 2016

Se registraron 357 intentos de asesinatos por violencia de género. Los datos de la Oficina de investigación criminal revelan un aumento del 4,4 % en violencia machista respecto al año anterior. Es el segundo año que se dan cifras nacionales, puesto que hasta el año pasado sólo se recogían por regiones.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:

Manifestaciones contra la violencia contra las mujeres en Colonia

Con motivo del 25 de noviembre (día contra la violencia de género), el Ministerio de Familia, tercera edad, mujeres y jóvenes ha vuelto a dar los datos de violencia machista en Alemania, procedentes del recuento efectuado por la Oficina Federal de Investigación Criminal. Es el segundo año consecutivo que ofrecen estadísticas oficiales sobre víctimas de violencia de género. Anteriormente sólo existían cálculos propios de cada Estado Federal, pero no un recuento conjunto de todo el país.

Las cifras son escalofriantes: en 2016 fueron asesinadas 149 mujeres en Alemania a manos de sus parejas o ex-parejas, tal y como aparece en el cómputo oficial. Pero pudo haber sido aún peor. Se registraron 357 intentos de asesinatos por violencia de género.

Alemania no cuenta con una ley específica contra la violencia de género, por lo que los homicidas son juzgados en base a la ley de violencia genérica y sin agravante de género. En el Código Penal español se añadió en 2015  el agravante por razones de género para penar especialmente los crímenes cometidos contra mujeres, hecho que la asociación de abogadas por la igualdad calificó como “muy positivo y una herramienta más contra la violencia machista”.

Al no haber legislación específica, se ofrecen cifras conjuntas de mujeres y hombres. Los datos dicen que de las 133.080 personas que sufrieron violencia en el ámbito de la pareja (se sigue empleando el concepto “violencia doméstica”), el 82% eran mujeres. En el propio estudio se dice que “aumentan de nuevo” la cantidad de víctimas, que según el Ministerio se han incrementado progresivamente desde 2012.

Posteriormente, se desglosan los tipos de violencia ejercida contra las mujeres, a quienes reconocen como víctimas principales. Sufrieron lesiones o intento de las mismas más de 69.700 mujeres, fueron amenazadas más de 16.700 y heridas de forma grave aproximadamente 11.900. Más de 7.600 denunciaron haber sufrido acoso y la cifra final deja los pelos de punta: 357 mujeres asesinadas por violencia machista en 2016.

La alemana Ministra de familia, Katarina Barley (ahora en funciones desde las elecciones de septiembre y a la espera de nuevo gobierno), ha declarado que “las cifras son demoledoras, especialmente porque hay casos de los que se sospecha, pero no han sido contabilizados (al no haber denuncia). Aunque también es una señal de que cada vez más víctimas buscan ayuda de la policía y denuncian delitos de violencia”. En un vídeo llamado "Rompemos el silencio", difundido como campaña por el 25N, Barley dice que 1 de cada 3 mujeres sufrirá violencia a lo largo de su vida. Continúa, sin embargo, poniendo el foco en que sólo un 20% de ellas utilizan los recursos de asesoramiento o se animan a denunciar jurídicamente, mientras muestra un cartel con el número de teléfono que ayuda a mujeres maltratadas (el 0800-116-016 si se llama desde Alemania).

El año pasado, al hacer oficial el primer informe, Público le preguntó a la entonces Ministra de familia, la también socialdemócrata Manuela Schwesig, sobre la posibilidad de implantar una ley específica contra la violencia de género en Alemania, poniendo como ejemplo el caso español. Su respuesta fue que “aquí protegemos a todas las víctimas por igual, tanto hombres como mujeres”. Esta contestación hubiese tenido sentido si en Alemania hubiese igualdad entre mujeres y hombres, pero los registros demuestran que no es así. La Oficina federal de estadística informa de que la brecha salarial es grande. Los hombres ganan en la primera potencia económica de Europa un 21 % más que las mujeres.

De hecho, en junio se legisló para intentar reducir esta diferencia en los salarios y el país germano está más avanzado en otras cuestiones relacionadas con la violencia sufrida por las mujeres. Por ejemplo, el año pasado se introdujo el principio de “no es no” en casos de violaciones. Este supuesto jurídico establece que no hace falta que se produzca una negativa explícita a realizar prácticas sexuales no deseadas para que se considere delito. Basta con que la víctima lo exprese mediante gestos, lágrimas o disconformidad de algún tipo. También son punibles los tocamientos o fotografiar a mujeres en ropa interior en contra de su voluntad.

Por eso sorprende que ningún partido político, excepto Die Linke (la Izquierda), llevase en su programa electoral para las elecciones del pasado 24 de septiembre la implantación de una ley particular contra la violencia de género.

La violencia machista no ha sido considerada todavía una cuestión de Estado en Alemania. Esto supone que sea un tema muy poco tratado en los medios de comunicación. Aunque el teléfono de ayuda a las víctimas funciona las 24 horas del día todos los días del año, este problema sistémico aún se relaciona socialmente con una cuestión privada y no como un asunto público.

DISPLAY CONNECTORS, SL.