Publicado: 02.09.2016 12:23 |Actualizado: 02.09.2016 12:53

El drama de los refugiados no cesa: 423 niños han muerto ahogados en el mar tras el pequeño Aylan

Se cumple un año desde que el niño kurdo de tres años apareciera muerto
en la costa turca junto a su hermano, su madre y doce cadáveres más que viajaban
en dos botes con destino a Grecia para huir del conflicto sirio.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Un agente turco recoge el cadáver de Aylan. - REUTERS

Un agente turco recoge el cadáver de Aylan. REUTERS

MADRID.- Un dos de septiembre de 2015, hace justo un año, la agencia Reuters distribuía una imagen que en poco tiempo se convertiría en un símbolo del llamado drama de los refugiados. La fotógrafa turca Nilüfer Demir inmortalizaba para la posteridad el momento en el que la Policía de Turquía recogía a un niño con camiseta roja y pantalones cortos que yacía muerto en la playa turca de Bodrum.

El pequeño se llamaba Aylan Kurdi y tenía tres años. Junto al él fallecieron su hermano de cinco años, Galip, y su madre, Rehan, además de al menos otros doce sirios -seis de ellos niños- que viajaban desde Turquía en dos botes con destino a Grecia para huir de la guerra que desde hace cinco años asola Siria.



Desde entonces, más de 4.200 personas y unos 423 niños han muerto en el mar tratando de ponerse a salvo. Sólo en lo que va de 2016 se cuentan 3.164 muertos y, según la Organización Internacional de las Migraciones, entre ellos hay 189 niños, aunque asegura que las cifras están incompletas porque la mayoría de los cuerpos "nunca se recuperan".

A pesar de las promesas de los líderes políticos europeos como Hollande, Cameron, Rajoy o Merkel para acabar con esta crisis migratoria, la Unión Europea ha llevado a cabo una serie de medidas que dificulta e impide el paso de los cientos de miles de refugiados que día tras día se juegan la vida para llegar a Europa.

El cierre de fronteras de países que forman parte del espacio Schengen como Austria o Suecia, el cese de de la ruta de los Balcanes, la expulsión de los refugiados de campos como el de Idomeni situado en la frontera entre Grecia y Macedonia, la construcción del muro de Orban en Hungría, el despliegue de barcos de guerra de la OTAN en el Egeo, el acuerdo de Bruselas con Turquía para la expulsión de los solicitantes de asilo -ahora suspendido por la vulneración de los derechos fundamentales-, la confiscación de los bienes de valor por parte de Dinamarca para pagar los costes de su estancia y la política de criminalización hacia los inmigrantes, son varias de las medidas que las autoridades europeas han tomado para abordar la cuestión migratoria desde aquel dos de septiembre de 2015.

Homenajes

Este viernes se cumple un año de aquella foto que llenó las portadas de los medios y ocupó el timeline de las redes sociales. Con motivo de este aniversario, según El Huffington Post, la ONG Save the Children ha lanzado 423 globos de color rojo frente al Congreso de los Diputados para recordar a todos y a cada uno de los menores que han muerto ahogados en las aguas de Mediterráneo.

Asimismo, el cantante Joan Manuel Serrat ha colaborado en un vídeo lanzado por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en el que afirma que este Mediterráneo, "donde las gentes se dejan la vida tratando de ponerla a salvo de la guerra", queda "muy lejos" del que inspiró su canción, según Europa Press.

De esta forma, la grabación, titulada Rescatemos #NuestroMediterráneo y realizada por el Colectivo de Mujeres Cineastas y Medios Audiovisuales (CIMA), pretende concienciar a los ciudadanos para que este mar vuelva a ser "el que inspiró a Serrat y no la gigantesca fosa común que es hoy en día".