Publicado: 07.09.2016 13:54 |Actualizado: 07.09.2016 13:54

Casi 50 millones de niños han cruzado fronteras o han tenido que desplazarse a la fuerza

Más de la mitad -28 millones- han sido forzados a huir de sus hogares por los conflictos y la violencia. Además, 100.000 niños han cruzado solos las fronteras, según un informe de Unicef.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Una escuela de niños refugiados en Jordania, en su primer día de clases/REUTERS

Una escuela de niños refugiados en Jordania, en su primer día de clases/REUTERS

MADRID.- Unos 50 niños en el mundo viven fuera de sus lugares de origen. Más de la mitad -28 millones- han sido forzados a huir de sus hogares por los conflictos y la violencia, mientras, otros -alrededor de 17 millones- han emigrado con sus familias con la esperanza de encontrar una vida mejor y más segura, según datos de Unicef.

El nuevo informe de la ONG, 'Desarraigados: Una crisis creciente para los niños refugiados y migrantes', presenta nuevos datos que describen un panorama desolador sobre la vida y la situación en la que se encuentran millones de niños que, para sobrevivir a la guerra "tienen que enfrentarse a otros peligros: el ahogamiento en el mar, la desnutrición, las violaciones e incluso asesinatos", señala Unicef.



“Las impactantes imágenes de niños, como la del pequeño Aylan Kurdi, que apareció en una playa después de ahogarse en el mar, o de la cara atónita y sangrante de Omran Daqneesh, sentado en una ambulancia después de que su casa resultara destruida, han conmocionado al mundo”, ha dicho el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

“Pero cada imagen, cada niña o niño, representa a muchos millones más que están en peligro y esto exige que nuestra conmoción por esos casos concretos se traduzca en acciones en favor de todos los niños”, ha explicado.

En este sentido, el informe destaca que los niños representan un porcentaje "creciente y desproporcionado" de todas las personas que buscan refugio: cerca de la mitad de todos los refugiados. De ellos, el 45% provenían de Siria y Afganistán.

Unicef también pone de manifiesto otra sorprendente cifra: más de 100.000 menores han cruzado las fronteras solos. Estos niños solicitaron asilo en 78 países diferente, y son los más expuestos a sufrir explotación y abusos por parte de contrabandistas y traficantes de personas, según indica el informe.

Anis, de cuatro años, lava su ropa en una fuente del campo de refugiados de Chios, en Grecia, junto a su madre/REUTERS

Anis, de cuatro años, lava su ropa en una fuente del campo de refugiados de Chios, en Grecia, junto a su madre/REUTERS

El organismo ha manifestado además que, según el informe, Turquía alberga el mayor número de refugiados recientes y, posiblemente, el mayor número de niños refugiados en el mundo. Mientras, Líbano acoge al mayor número de refugiados en relación a su población.

"No nos vamos a rendir hasta que cada niño tenga una oportunidad justa. Huyen de la violencia y se ven forzados a abandonar sus hogares pero, lleguen a Líbano o a cualquier otro lugar del mundo, ante todo, son niños", ha dicho el jugador de baloncesto Pau Gasol, embajador de UNICEF Comité Español.

Sin acceso a la educación 

Una escuela en Jodania para los refugiados/REUTERS

UNICEF ha destacado que uno de los puntos fundamentales es que los niños migrantes ven limitado su acceso a servicios como la educación, siendo este uno de los factores principales por los cuales niños y familias se ven obligados a migrar.

Así, ha señalado que "un niño refugiado tiene cinco veces más probabilidades de no asistir a la escuela que un niño no refugiado", lamentando que "cuando pueden acudir a la escuela, los niños migrantes y refugiados suelen ser víctimas de discriminación, entre otras razones por un trato injusto y por acoso".

Asimismo, los obstáculos legales impiden que estos niños reciban servicios en igualdad de condiciones que los niños nativos de un país, alertando de que, en el peor de los casos, la xenofobia puede derivar en ataques. En Alemania hubo 850 ataques contra albergues en 2015.

"¿Qué precio tendremos todos que pagar si no conseguimos proporcionar a estos jóvenes oportunidades para recibir una educación y disfrutar de una infancia más normal?", se ha preguntado Lake.

"¿Cómo podrán contribuir de manera positiva a sus sociedades? Si no pueden, no sólo se pondrá en peligro su futuro, sino que también sus sociedades saldrán perdiendo", ha manifestado.

Seis propuestas de acción

La ONG acompaña su informe de seis propuestas para proteger a los menores desplazados, refugiados y migrantes. Entre ellas, acabar con las detenciones de estos menores que cruzan solos las fronteras o protegerlos contra la explotación y la violencia.

Unicef también ha resaltado la necesidad de que los menores no viajen solos y facilitar así, que las familias permanezan unidas para poder garantizar a los niños un estatus legal y protección. 

Garantizar el acceso a la educación a todos los menores y proporcionales servicios de salud y a otros servicios de calidad; abordar las causas a los movimientos a gran escala de refugiados y promover medidas para combatir la xenofobia, la discriminación y la marginación social en sus lugares de origen.

Ser niño refugiado o migrante en España

El informe muestra que los niños migrantes y refugiados en Europa encuentran barreras, incluso legales, para disfrutar de sus derechos. Hay niños que son detenidos o que tienen un acceso muy limitado a los servicios básicos. Además, a menudo, los hijos de migrantes en Europa, viven en hogares que enfrentan grandes desafíos: desempleo de larga duración, condiciones de hacinamiento, ansiedad y estrés.

Refugiados que han llegado hoy a España. EFE

Este es el caso de España. En nuestro país viven 599.000 niños y niñas migrantes, según datos de Eurostat. Los niños cuyos padres son migrantes, tienen un 50% más de probabilidades de vivir en situación de pobreza que el 23,8% de niños cuyos padres nacieron en España.

Por ello, UNICEF Comité Español, ha resaltado la necesidad de eliminar las barreras al disfrute de sus derechos de los niños migrantes y refugiados y paliar la situación de vulnerabilidad en la que viven.

"Nuestro país debe acelerar el cumplimiento de sus compromisos en materia de reubicación y reasentamiento de refugiados y debe abrir vías legales y seguras para que los niños migrantes y refugiados puedan llegar a nuestro país sin arriesgar su vida o su integridad física y moral", ha dicho el Comité