Público
Público

PACTO DE ESTADO VIOLENCIA DE GÉNERO Absoluto rechazo del Partido Feminista ante el Pacto de Estado contra la Violencia machista

Señalan que se trata de otra "repetición de las normas" que ya contiene prevista la Ley de Violencia de Género y que no garantiza la seguridad de las víctimas ni una lucha real contra la violencia. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Cabecera de la manifestación del Día de la Mujer Trabajadora, 8 de marzo, en Madrid /EFE

Ya se conocen las medidas del Pacto de Estado contra la Violencia de Género que ha llevado más de seis meses de trabajo, numerosas reuniones y debates parlamentarios y 270 páginas de texto. El acuerdo se terminará por aceptar este viernes 28 de julio en la comisión de Igualdad del Congreso. 

La Comisión Política e Ideológica del Partido Feminista de España no ha tardado en analizar el texto del supuesto Pacto de Estado contra la Violencia de Género y presentar ante él presenta un "absoluto rechazo". En un comunicado publicado por el Partido se denuncia que el Pacto de Estado no es más que otra "repetición de las normas" que ya contiene prevista la Ley de Violencia de Género y que ninguna de las 200 medidas va más allá de "repetir que se procederá a la protección de las víctimas con una serie de actuaciones en materia de asistencia social, educación y sanidad, que ya ocupan la mitad del redactado de la Ley de 28 de diciembre de 2004, y cuya implantación en doce años ha sido nula".

El documento aprobado por unanimidad en el Congreso de los Diputados por todos los Grupos Parlamentarios se ha presentado como un nuevo acuerdo de las fuerzas políticas que modifique sustancialmente la situación de violencia actual  y con la "misión de proteger a las víctimas y perseguir a los victimarios".

"Realmente resulta patético y ridículo que se tengan que reunir, durante siete meses, las diputadas de los partidos y 67 expertos para establecer unas medidas que corresponden más a un reglamento de aplicación de la ley, sin que hayan abordado siquiera la retirada de la custodia, la patria potestad y el régimen de visitas de los padres maltratadores" denuncia el Partido.  

Hay muchas otras cuestiones que resaltan que no se aborda: no se establece prisión preventiva de los acusados, no se obliga a cumplir íntegras las penas, tampoco se  reforma el artículo 416 de la LECr. que permite a la víctima no declarar contra el acusado, medidas reales de persecución, prevención y punición realmente eficaces o aplicaciones que eviten más huérfanos (cuando sí se aprueba una pensión para los huérfanos). 

Se necesita una nueva medida que garantice la seguridad de las víctimas y luche contra la violencia 

Sin rechazar las medidas que se llevan a cabo, el énfasis se pone en que se tratan de medidas que no cambian realmente nada ni atajan la raíz de los problemas. Reclaman que lo que se ha pedido (y la sociedad necesita) es una nueva medida que garantice la seguridad de las víctimas de violencia de género y luche contra la violencia a las mujeres y desigualdades, y por ello que limitarse a "ampliar la condición de víctima a las mujeres que todavía no hayan interpuesto denuncia" no supone un nuevo y real cambio. También inciden que los protocolos de prevención, unidades de apoyo o seguimiento de historias clínicas son medidas "que corresponden a un reglamento que cualquier Comunidad Autónoma, e incluso una ordenanza municipal" sin que vuelva a suponer una medida específica de lucha contra la violencia.

Piden que Unidos Podemos vote en contra del texto

En consecuencia de lo explicado, en el comunicado que han hecho oficial esta mañana solicitan a "los partidos políticos implicados que retiren el texto que se ha hecho público" y piden "al Grupo Parlamentario Unidos Podemos, en el que se halla Izquierda Unida y en el que el PFE está inserto, que vote en contra de dicho texto".

Explican que les supone inexplicable que partidos como IU hayan aceptado este proyecto que realmente no supone ningún cambio a la legislación actual, manteniendo así la misma situación de "impunidad del maltratador y de desprotección de la mujer, considerándola una incapaz y una enferma".

"Si la izquierda no actúa como tal en el Parlamento, ¿para qué queremos que forme parte del mismo? ¿Para duplicar el voto de las fuerzas de derecha?", plantean para forzar un cambio de los partidos y que se rechace el texto sobre la violencia para conseguir un Pacto de Estado que responda a "una política de izquierda revolucionaria y transformadora" y no "a los intereses del patriarcado".