Publicado: 28.08.2015 18:10 |Actualizado: 28.08.2015 22:03

Asesinadas una abuela y su nieta de 10 años de nacionalidad china en Valencia

El abuelo descubrió los cuerpos en la vivienda, donde había mucha sangre, y salió a pedir ayuda a los vecinos para llamar a la Policía.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Entrada al domicilio donde fueron hallados los cuerpos.-EFE

Entrada al domicilio donde fueron hallados los cuerpos.-EFE

VALENCIA.- Una mujer de 62 años y su nieta de 10 han fallecido hoy en su domicilio de Valencia por heridas de arma blanca, en un doble homicidio por el que hasta el momento no se ha producido ninguna detención, según han indicado fuentes de la Policía Nacional.

La llamada de aviso del suceso se ha recibido en el 112 a las 14.36 horas, según han indicado fuentes del Centro de Emergencias de la Generalitat, que han precisado que las víctimas habían sido apuñaladas. Al parecer, el abuelo ha entrado a un bazar chino situado frente al edificio de las víctimas, en la calle Tomás de Villarroya, para pedir auxilio y para que llamaran a la Policía, porque en su vivienda había sangre y dos personas muertas.

Según han explicado los vecinos a los periodistas, en la vivienda residían dos niñas -una de unos 5 o 6 años, y otra de unos nueve o diez-, la madre de estas, que es muy joven, y los dos abuelos, todos ellos de nacionalidad china.



El responsable de un bar situado frente a la vivienda, Alejandro Liñana, ha señalado que ha visto salir del edificio al abuelo y le ha llamado la atención, porque, aunque es un hombre tranquilo, iba corriendo y ha entrado en el comercio situado junto a su bar, un bazar regentado por personas de nacionalidad china.

Aunque algunos vecinos han comentado en un primer momento que el abuelo llevaba las manos ensangrentadas, otros han afirmado que no era así. Según han indicado fuentes policiales, en la vivienda había "muchísima sangre".

El levantamiento de los cadáveres de las víctimas se ha producido a las 16.30 y a las 16.45 horas, en presencia de varios agentes policiales. Algunos vecinos han comentado que la familia regentaba un bazar chino en el barrio de San Marcelino.