Público
Público

Abusos sexuales Teresa Rodríguez, sobre el empresario que simuló besarla: "No son bromas, son delitos"

Una de las motivaciones principales de la diputada para denunciar es visibilizar a aquellas personas más vulnerables que no cuentan con un altavoz para protestar por los abusos. 

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 5
Comentarios:

Teresa Rodríguez defiende volver al Podemos del 15M / EFE

La coordinadora general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, ha declarado este lunes como testigo en la causa judicial abierta tras la denuncia de la Fiscalía de Sevilla contra el empresario y exvocal de la Cámara de Comercio Manuel Muñoz Medina por los hechos ocurridos el 20 de diciembre de 2016 en la sede de la Cámara, cuando "se abalanzó" sobre Rodríguez, con el propósito de "pisotear" su dignidad con un acto "de contenido claramente sexista", según la Fiscalía.

El Ministerio Público relata que los hechos habrían tenido lugar cuando Teresa Rodríguez acudió a un acto a la sede oficial de la Cámara de Comercio de Sevilla, al cual "había sido invitada por razón de las responsabilidades públicas que ejercía y que era presidido" por la presidenta de la Junta, Susana Díaz.

Teresa Rodríguez ha indicado que puso en conocimiento de la Fiscalía los hechos "con dos motivaciones muy claras", como son "trasladar a la sociedad y a la opinión pública el mensaje de que este tipo de cosas no son bromas" y, en segundo lugar, que el empresario denunciado "no vuelva a hacerlo con nadie más, y especialmente con personas que son más vulnerables que yo, que no tienen el altavoz que yo tengo y no tienen la capacidad de ejercicio de sus derechos civiles que yo tengo". 

"Nunca he tenido ningún problema en venir a declarar", ha puesto de manifiesto Teresa Rodríguez en declaraciones a los periodistas tras prestar declaración por espacio de casi una hora ante la juez de Instrucción número 11 de Sevilla.

Inicialmente, la magistrada rechazó citar a Teresa Rodríguez como testigo en esta causa, decisión que el abogado del empresario recurrió ante la Audiencia Provincial de Sevilla, que le dio la razón y estimó conveniente su declaración judicial.