Público
Público

Helena Maleno La activista Helena Maleno, acusada de un delito de tráfico de personas

La investigadora está citada a declarar este martes ante una tribunal marroquí por una supuesta vinculación con las redes de tráfico de personas y por impulsar la inmigración clandestina. Según la acusada, se trata de una investigación iniciada por España en 2012 y que parte de sus avisos a Salvamento Marítimo para el rescate de pateras en el Estrecho 

Publicidad
Media: 4.36
Votos: 11
Comentarios:

La investigadora y experta en migraciones, Helena Maleno, en Madrid.- JAIRO VARGAS

La investigadora y experta en migraciones, Helena Maleno, ha sido citada a declarar en Marruecos acusada de un delito internacional de tráfico de personas y por impulsar la inmigración clandestina, según ha informado la propia Maleno.

La citación, fijada para este martes, parte de una investigación impulsada por España en 2012, según ha explicado la activista y miembro de la ONG Caminando Fronteras. Maleno afirma que las únicas pruebas de la investigación son las alertas que ella hace a Salvamento Marítimo cada vez que una patera con personas migrantes a bordo se aventura a cruzar el Estrecho. "No hemos tenido acceso a todo el dossier que se me ha abierto en Marruecos. La citación se me comunicó el miércoles pasado. Este martes declararé en Marruecos y sabré si hay más pruebas además de las alertas", ha precisado por teléfono a Público.

Maleno, periodista de formación, está considerada una referencia en materia de migración, trata y derechos humanos en la frontera sur española. Natural de El Ejido (Almería), lleva viviendo en Tánger más de 15 años investigando y asistiendo a las personas migrantes en su tránsito hacia Europa y denunciando las diferentes violaciones de derechos humanos que sufren estas personas por parte de las autoridades en las fronteras marítimas y terrestres. La acusada lamenta su "indefensión" porque, a menos de 24 horas de su vista ante un tribunal marroquí, no ha tenido acceso a más información sobre su caso. "No sabemos qué acciones ha llevado a cabo la policía española en España ni la investigación que ha realizado Marruecos", afirma.

Los informes policiales, según eldiario.es están sellados por la Dirección General de Seguridad Nacional marroquí y enviados al Tribunal de Apelación de Tánger. En elos se refieren a las llamadas realizadas por  Maleno desde Marruecos a Salvamento Marítimo pidiendo el rescate de "inmigrantes ilegales subsaharianos" a la deriva en el mar en embarcaciones que salieron de costas marroquíes. Según la policía marroquí, se cree que la activista tiene vínculos o relación con los organizadores de operaciones de inmigración ilegal para "asegurarse" con sus llamadas a Salvamento Maítimorantes "la entrada de estos [inmigrantes] a territorio español".

Maleno se muestra "estupefacta" porque la investigación se iniciara en España hace cinco años y lamenta que "se esté criminalizando y acusando a personas que defienden el derecho a la vida en las fronteras". No obstante, la investigadora confía en la justicia Marroquí. "Mañana explicaré mi trabajo y mi labor y espero que se entienda. Confío en que este dossier quede cerrado", ha subrayado.

No es la primera vez que Maleno ha estado en el centro de la diana de las autoridades españolas. En una entrevista con Público en mayo de este año, la activista reconocía que no es fácil ser defensor de derechos humanos ni en España ni en Marruecos. "Cuántas veces he tenido que oír de la Policía española que yo soy una traficante [...] Ser activista en zona de frontera es difícil, te afecta lo que hagan los dos Estados. En Ceuta y Melilla también hay personas con muchas dificultades, como José Palazón. Te cierran negocios, se ejercen presiones...", aseguraba hace meses.

Este verano, Maleno fue víctima de amenazas de muerte después de criticar en televisión la actuación de la policía española en la frontera entre Ceuta y Marruecos. La experta criticó la violencia de los policías durante un intento de entrada de personas subsaharianas a través del paso fronterizo de El Tarajal II y, a raíz de esas declaraciones, comenzó una campaña de insultos, acoso y amenazas contra ella en redes sociales y también en su teléfono personal. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) también cargó contra la activista.

"Desde España he tenido otros intentos de criminalización y amenazas por parte de las autoridades por mi labor. El SUP y la Guardia Civil han pedido varias veces mi detención y que se actúe contra mí, pero nunca habían llegado tan lejos como esto", destaca Maleno.

Tanto Maleno como la ONG Caminando Fronteras han contribuido durante años a la localización y el rescate de cientos de personas en el Mediterráneo occidental y a la identificación de los fallecidos y desaparecidos en la travesía, así como en el acompañamiento y duelo a las familias de las víctimas. Además, su trabajo ha servido para denunciar ilegalidades y abusos por parte de la policía española, como las devoluciones en caliente. Una de las denuncias más mediáticas fue la actuación de la Guardia Civil durante la tragedia de El Tarajal, el 6 febrero de 2014. Una actuación que provocó la muerte de al menos 15 personas migrantes cuando intentaban cruzar a nado la frontera entre Ceuta y Marruecos. 16 Guardias Civiles estuvieron imputados en este caso. Maleno y Caminando Fronteras recogieron los testimonios de varios supervivientes de la tragedia que acusaban a los agentes de haberles disparado pelotas de goma  y botes de gas mientras estaban en el agua. Aunque el caso se archivó por falta de pruebas, recientemente la Audiencia de Ceuta ordenó reabrir el caso tras reconocer que no se investigó lo suficiente y destacando "prisas innecesarias" en los informes forenses españoles.

El trabajo de Maleno la ha llevado a ser una referencia tanto entre las personas migrantes como para varios organismos. Ha desarrollado su labor para instituciones y organizaciones nacionales e internacionales como el Defensor del Pueblo de España, el Consejo General del Poder Judicial, Women’s Link o el Servicio Jesuita Migrante. Su trabajo de defensa de los Derechos Humanos ha sido premiado por el Consejo General de la Abogacía Española  en 2015 y por  la Unión Progresista de Fiscales en 2014.

Las organizaciones Fundación del Consejo General de la Abogacía Española, Red Migrantes con Derechos, Front Line Defenders, Women’s Link Worldwide, Coordinadora de Barrios, Parroquia San Carlos Borromeo, Cordinadora de Organizaciones de Desarrollo de España, entre otras, han manifestado su apoyo a Helena Maleno y denuncian la criminalización de su trabajo, que entienden que es una forma de "promover el miedo y de amedrentarla por el importantísimo trabajo que viene realizando durante años en la frontera sur".