Público
Público

Los dos activistas detenidos en Grecia aseguran que desobedecen "para que Euskal Herria sea tierra de acogida"

El vizcaíno Mikel Zuolaga y la navarra Begoña Huarte han sido detenidos en el puerto griego de Igoumenitsa cuando intentaban trasladar a Euskadi a ocho refugiados.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:

Imagen facilitada por la organización vasca de solidaridad con los refugiados Harrera Solidarioa del vídeo grabado por los activistas, el vizcaíno Mikel Zuloaga y la navarra Begoña Huarte. EFE/Harrera Solidarioa

MADRID.- El vizcaíno Mikel Zuloaga, detenido en Grecia junto a la navarra Begoña Huarte tras intentar cruzar a Italia en ferry con ocho refugiados, sostiene en un vídeo grabado antes de su detención que la ciudadanía tiene "derecho a desobedecer trayendo a personas refugiadas y haciendo de Euskal Herria tierra de acogida". En la grabación, difundida a través de las redes sociales, Zuloaga enmarca su actuación en una acción de "denuncia política" y "sin ánimo de lucro", puesto que el viaje destinado a traer hasta Euskadi a ocho refugiados ha sido financiado por diferentes personas y colectivos sociales.

Según el periodista Hibai Arbide Aza, que ha sido testigo de la operación en primera persona, Zuloaga y Huarte ocultaron en la bodega de una autocaravana de dos metros de ancho por metro treinta de largo acomodada con colchones a los ocho refugiados. Se trata, según la misma fuente, de una mujer transexual que huye de Pakistán y de jóvenes de Siria, Irak, Afganistán e Irán. Dos candidatos a hacer el viaje finalmente se retiraron del plan porque no lo venían muy claro: una mujer embarazada de seis meses y un joven con claustrofobia, ha relatado el periodista en la revista digital 'Pikara Magazine', donde cuenta cómo los refugiados no tienen muy claro donde está el País Vasco. La mayoría quiere ir a Alemania.

Cuando intentaban embarcar en la noche del 27 al 28 de diciembre desde el puerto de Igoumenitsa (norte de Grecia) con destino Italia fueron detenidos por la policía. Seis de los ocho refugiados, entre ellas la mujer transexual, han sido puestas en libertad a primera hora de este miércoles, mientras los otros dos refugiados están tramitando su petición de asilo en Grecia, según el citado periodista. Y es que la Fiscalía considera que los refugiados no han cometido ningún delito. Zuloaga y Huarte, en cambio, pasarán a disposición judicial a lo largo de este martes acusados de tráfico de seres humanos, un delito castigado con penas de prisión muy altas en Grecia, y puede que el juez dicte orden de prisión provisional aduciendo que hay riesgo de fuga porque no son griegos, añade Arbide Aza, que ha hablado con la abogada de los detenidos.

"Asumimos las consecuencias de la iniciativa", continúa Zuloaga en el vídeo grabado anteriormente a su arresto. Zuloaga se refiere a la llegada masiva de refugiados e inmigrantes a las fronteras de la UE como una "barbarie comparable a otros exterminios de la historia". "Desobecedemos abiertamente a los gobiernos europeos que han convertido las fronteras en espacios de muerte, detención y deshumanización para miles de personas. Mientras los gobiernos sigan vulnerando los derechos humanos e incumpliendo su raquítico cupo (de acogida de refugiados), la gente de buena fe tenemos el derecho a desobedecer trayendo a personas refugiadas y haciendo de Eushal Herria tierra de acogida", concluye.

Ante el juez

ATENAS.- Los dos activistas continúan retenidos y pasarán a disposición judicial. Según informó hoy un portavoz de los guardacostas, Mikel Zuloaga y Begoña Huarte serán trasladados mañana ante el fiscal y el juez instructor bajo la acusación de "intentar trasladar a personas que no disponían de documentos aptos para viajar."

La citada fuente explicó que la detención se produjo poco después de la medianoche en un control de rutina de una autocaravana que estaba lista para entrar en un ferry rumbo a Italia. "Los ocho inmigrantes que no disponían de documentos que les permitiesen viajar dentro de Europa fueron descubiertos ocultos en un espacio especialmente preparado para ello", añadió el portavoz.

Pretendían desarrollar una acción de solidaridad y de denuncia pública a través de una iniciativa desobediente con las leyes migratorias europeas

Según han explicado los dos vascos en una nota, pretendían desarrollar una acción de solidaridad y de denuncia pública a través de una iniciativa desobediente con las leyes migratorias europeas. La acción se llevó a cabo con dinero donado por varios movimientos sociales. La detención fue presenciada por el corresponsal de la cadena venezolana Tele Sur en Grecia, Hibai Arbide, quien posteriormente pudo acompañarles hasta comisaría para servir de traductor a su abogada.

Arbide ha señalado que ambos se encontraban bien cuando les vio y que le pidieron que dejara claro que no han hecho esta acción por dinero, sino que su motivación es política, y por tanto no son traficantes de personas. La guardia costera confirmó que seis de los ocho refugiados ya habían solicitado asilo político en Grecia y han sido puestos en libertad, mientras que los otros dos todavía continúan detenidos.

Según ha relatado Arbide, la abogada de los vascos les explicó que pueden ser acusados de tráfico de seres humanos, un delito castigado en Grecia con una pena mínima de tres años en suspensión, pero que, dependiendo de las circunstancias, puede elevarse sustancialmente. La abogada les aclaró asimismo que es posible que el juez dicte orden de prisión provisional aduciendo que hay riesgo de fuga porque no son griegos.