Público
Público

Las denuncias de agresiones a ancianos dentro de la familia se disparan

Servicios Sociales contabiliza más de 4.000 denuncias anuales de maltrato físico a personas de más de 65 años por parte de sus parientes, mientras las organizaciones de mayores advierten que la cifra puede ser hasta veinte veces mayor

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 5
Comentarios:

Un estudio de la OMS señala que hasta uno de cada seis mayores de 60 años sufre violencia psicológica, ataques físicos, agresiones sexuales o abusos económicos.

Las denuncias de malos tratos sufridos por mayores de 65 años a manos de sus familiares se disparan. Las cifras de este inquietante fenómeno de violencia familiar, que incluye una elevada cifra negra de agresiones que no llegan a trascender, han pasado de 3.600 al año a más de 4.000 en un cuatrienio, según indica una respuesta parlamentaria del Gobierno al diputado del PSOE Miguel Ángel Heredia.

Las cifras del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad indican que las denuncias han pasado de 3.603 y 3.605 en 2011 y 2012 a situarse por encima de las 4.000 en los últimos dos años (4.316 y 4.098 en 2015 y 2016) para acumular otras 2.203 entre enero y julio. Suponen 25.578 en seis años y medio, algo más de la cuarta parte de ellas (6.728) en Andalucía y casi una de cada seis en la Comunitat Valenciana (4.101).

Ese aumento de las denuncias se produce en un país en el que más de la sexta parte de la población (8,7 millones de 46,5) ha superado la edad de jubilación y en el que, como consecuencia del progresivo envejecimiento, más de una cuarta parte la habrá alcanzado en los próximos veinte años (13,4 millones de 45,5).

Dañar, causar sufrimiento y no evitarlo

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define el maltrato a ancianos como “un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza”, ya sea de carácter físico, psíquico, emocional, sexual o económico.

Según esta organización, las tasas de prevalencia detectadas en los pocos países en los que este fenómeno violento ha sido analizado se sitúan entre el 1% y el 10% de la población mayor. No obstante, un estudio reciente con datos de 28 Estados lo eleva al 16% para las personas de más de 60 años.

Ese informe sitúa las tasas de mayores afectados según los tipos de abuso o agresión, que en ocasiones se dan de forma combinada, entre el 0,9% y el 11,6%. Así, el psicológico sería el más frecuente con una prevalencia del 11,6%, seguido del económico con un 6,8%, el físico con un 2,6% y el sexual con un 0,9%, mientras otro 4,2% resulta víctima de negligencias.

La aplicación a España de esa prevalencia, que no distingue entre los malos tratos cometidos en el ámbito familias y en otros, indica que, en su conjunto, algo más de 225.000 ancianos han sido víctimas de agresiones violentas, lo que situaría la tasa de denuncias ligeramente por encima del 2% y arrojaría una ‘cifra negra’ de delitos que no llegan a ser denunciados de más de 220.000.

Un problema de salud y de Derechos Humanos

El Ministerio de Sanidad, que se refiere al maltrato de ancianos en sus familias como “un problema social que afecta a la salud y a los Derechos Humanos”, anunció a principio de año el inicio de los trabajos para diseñar una Estrategia Nacional de Personas Mayores que aborde este tema, entre otros.

Sin embargo, ese plan, que incluye un proceso participativo con las organizaciones de personas mayores, no tiene fecha de finalización y mucho menos de entrada en vigor. De él debería salir, según anunció hace unas semanas la directora del Imserso, Carmen Balfagón, una ley específica sobre malos tratos a mayores de la que tampoco hay más noticias.

Heredia, que va a preguntar al Gobierno “si tiene previsto algún plan específico para reducir este problema” y qué actuaciones concretas está desarrollando “a través de la formación de cuidadores, familiares y de los propios mayores para evitar estos maltratos”, reclama al ejecutivo que “ponga en marcha de forma inmediata una campaña de información y sensibilización contra el maltrato de las personas mayores dotada de partida económica importante”.

Un cálculo posiblemente subestimado

La presidenta de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma), Carmen García Revilla, considera posiblemente “subestimado” el cálculo de la OMS según el cual apenas se llega a denunciar uno de cada 24 casos de maltrato a mayores, prevalencia que incluye todos los tipos de agresiones, no solo las físicas y las que se producen en el ámbito familiar.

“No saben cómo denunciar, temen las consecuencias que esa denuncia tendrá sobre su situación personal y, en la mayoría de los casos, desconocen que están siendo víctima de abuso o maltrato”, explicó en una reciente jornada sobre este tipo de agresiones.

El responsable del Área de Sanidad y Política Social del Defensor del Pueblo, Bartolomé Martínez, cifró entre 15.000 y 18.000 el número de personas mayores de 65 años que sufren en España situaciones de privación de libertad y mermas de la capacidad de decisión a manos de familiares y tutores legales.