Público
Público

Refugiados Al menos 17 refugiados sirios han muerto de frío tratando de llegar a Líbano

Entre las víctimas hay al menos tres menores y varias mujeres que, según las autoridades libanesas, quedaron atrapados en las montañas durante un temporal de nieve y fuertes vientos, abandonados por los traficantes que les guiaban.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un joven refugiado sirio se cubre para protegerse del frío en el valle de la Bekaa, en el Líbano, en enero de 2016.- ACNUR/UNHCR/Haidar Darwish.

Al menos 17 refugiados sirios han muerto durante los últimos días debido a las bajas temperaturas cuando intentaban cruzar la frontera entre Siria y Líbano, según han informado las autoridades libanesas.

El Ejército libanés informó el pasado viernes de que diez ciudadanos sirios, entre ellos dos menores, habían fallecido cuando intentaban entrar en el Líbano en el área fronteriza de Jarod Duairi, huyendo de la guerra en su país. Al día siguiente, la fatídica cifra aumentó hasta 15 después de que las autoridades encontraran otros cinco cadáveres.

Este lunes, la fuerzas de seguridad del Líbano han hallado otros dos cuerpos sin vida a causa de las bajas temperaturas, según ha informado la Agencia Nacional de Noticias (ANN). Se trata de una mujer de unos 30 años y de una menor de tres años que aún no han sido identificadas, agregó la ANN, que ha añadido que sus cuerpos fueron recuperados por miembros de la Defensa Civil libanesa en las montañas de la zona fronteriza de Jarod Duairi.

Al parecer, todas las víctimas se quedaron atrapadas en esa zona por el temporal de frío que azotó el país la noche del jueves. Según la cadena de televisión libanesa LBCI, los refugiados fueron abandonados por los traficantes de personas que los conducían a través de las montañas, de nacionalidad siria, cuando la zona comenzó a ser azotada por violentas ráfagas de viento y por la nieve. Ayer, las Fuerzas Armadas informaron de que habían rescatado con vida a cinco personas, dos de ellas traficantes.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUR) y el director del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Oriente Medio, Geert Cappelaere, han mostrado su consternación por lo ocurrido. "Estas trágicas muertes ilustran una vez más la desesperación de quienes tratan de alcanzar la seguridad en el Líbano y nos recuerdan que la situación dentro de Siria continúa siendo muy difícil mientras muchas personas continúan arriesgando sus vidas para alcanzar la seguridad", han explicado.

ACNUR, una vez más, ha exigido a la comunidad internacional que permita la entrada por vías seguras a las personas que necesitan protección. Por su parte, El director de Unifef en Oriente Medio ha hecho un llamamiento para recabar fondos con los que evitar que los refugiados sirios mueran de frío al huir de su país. "¡El mundo no tiene excusas! No podemos seguir fallando a los niños de Siria", exhortó el responsable de Unicef en un comunicado.

Líbano acoge actualmente a más de un millón de refugiados sirios, un cuarto de su población, compuesta de cuatro millones de personas. Pero esta tragedia no es más que la punta de iceberg, según han advertido hace semanas varias organizaciones humanitarias. La ONU asegura que ya han muerto de frío varios refugiados en suelo europeo.