Publicado: 23.10.2015 09:16 |Actualizado: 23.10.2015 16:27

Al menos 43 muertos en un
accidente entre un autobús y
un camión cerca de Burdeos

La mayor parte de los fallecidos formaban parte de un grupo de jubilados que se dirigía al departamento de Bearn. Es el accidente de tráfico más grave en Francia en 30 años.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Una de las víctimas es trasladada.- AFP

Una de las víctimas es trasladada.- AFP

PARÍS.- Al menos 43 personas han muerto este viernes al chocar frontalmente un autobús contra un camión en una carretera secundaria del suroeste de Francia, cerca de Burdeos. El balance anterior de fallecidos (42) ha aumentado tras el hallazgo del cuerpo de un niño de tres años en el interior del camión. Es el peor accidente de tráfico que vive el país desde 1982.

El resto de muertos son el conductor del camión y 41 de los 49 ocupantes del autobús, mientras que entre los supervivientes está su chófer. Otras cuatro personas se encuentran heridas, dos de ellas de gravedad, con importantes quemaduras provocadas por las llamas que envolvieron a ambos vehículos tras la colisión y que explican el elevado número de víctimas de la tragedia que tuvo lugar en el término municipal de Puisseguin.



El prefecto de Gironda, Pierre Dartout, ya ha adelantado en declaraciones a France Info que "habrá una investigación judicial" para esclarecer las causas del accidente. Asimismo, ha precisado que ya se trabaja para elaborar un listado de las personas que viajaban a bordo del autobús y se establecerá una célula psicológica para los familiares.

Críticas por el estado de las carreteras

La tragedia tuvo lugar en torno a las 07.30 horas de la mañana (05.30 horas GMT), apenas una decena de minutos después de que un grupo de jubilados subiera al autobús en Petit Palais para disfrutar de una excursión de un día en el vecino departamento de Bearn, organizada por el club de la tercera edad del pueblo, de menos de 800 habitantes. Eran los últimos que se sumaban a la ruta, que previamente había atravesado otras pequeñas localidades colindantes recogiendo a excursionistas.

Trassalir de una curva cerrada, el autobús se encontró de frente con un camión de transporte de madera, sin carga, que había perdido el control y bloqueaba la vía 

El conductor del autobús tomó la departamental 17 en dirección al sur, una sinuosa carretera que jalona la región de Saint-Emilion, bordeada de viñas y de frondosos bosques. A la salida de una curva cerrada se encontró de frente con un camión de transporte de madera, sin carga, que había perdido el control y bloqueaba la vía. El conductor del autobús no pudo evitar la colisión, pero tuvo tiempo de abrir las puertas del vehículo, lo que permitió a algunos pasajeros salvar la vida, según el relato del alcalde de Puisseguin, Xavier Sublett. La inmediata llegada de los servicios de urgencias solo pudo constatar la muerte de la mayor parte de los viajeros.

El primer ministro, Manuel Valls, se trasladó al escenario de la tragedia acompañado del ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, y afirmó que la investigación sobre esta "catástrofe espantosa" comenzará "inmediatamente". "Es un golpe terrible para la región y para Francia. Francia y los franceses están de duelo", aseguró el jefe del Gobierno. Desde Grecia, donde se encontraba en viaje oficial, el presidente, François Hollande, también expresó sus condolencias a las familias, aseguró estar "sumido en la tristeza" y prometió aclarar las circunstancias del drama.

El lugar de la colisión se encuentra a la salida de una sinuosa curva en la que, según diversos cargos de la región, ya había sido escenario de accidentes en el pasado. El diputado ecologista de Gironda, Noel Mamere, denunció el estado de muchas de las carreteras del departamento, abandonadas a su juicio por la falta de inversiones. El de este viernes es el mayor accidente de tráfico que se registra en las carreteras francesas desde que en julio de 1982 dos autobuses que transportaban a escolares se vieran implicados en un accidente en la autopista A6, a la altura de Beaume, en el centro del país, en el que hubo 53 muertos, 44 de ellos niños.