Público
Público

Alquiler social Elche lanza una campaña para fomentar el alquiler asequible para familias sin recursos

La ciudad busca que los propietarios pongan su vivienda vacía a disposición del Ayuntamiento para alquilarla a precios solidarios. Para ello ha lanzado un documental con la historia de tres familias a punto de perder su casa por impago

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Imagen del documental de la campaña del Ayuntamiento de Elche para que los propietarios alquilen sus viviendas vacías a precios asequibles.

El Ayuntamiento de Elche (Alicante) se ha propuesto paliar el drama de cientos de familias sin recursos que no pueden acceder a una vivienda al actual precio de mercado, mientras que existen cientos de casas vacías en la ciudad. Bajo esta premisa, ha lanzando una campaña para captar viviendas particulares y poder gestionar su alquiler a precios asequibles para familias en situación de riesgo o exclusión social. Una forma de alquiler que pretende impulsar a través de una "bolsa solidaria de viviendas" que la Oficina Municipal de la Vivienda Social (OMVS) intenta ampliar.

El alquiler se ha consolidado como un mercado al alza en las grandes ciudades del país, en las capitales de provincia y, también, en las localidades costeras. Un precio que no ha dejado de crecer desde hace más de un año y que ha puesto en entredicho, una vez más, que la vivienda sea un derecho en lugar de un negocio.

Ante este panorama, al trabajo la OMVS de los últimos dos años, Elche ha añadido esta campaña que busca, por un lado, poner casas vacías a disposición de familias sin recursos y, por otro, dar confianza a los propietarios. Para ello, pone a la Administración como garante ante posibles impagos. "Pretendemos que si el ciudadano tiene una vivienda deshabitada pueda alquilarla a personas vulnerables por un precio adaptado a sus ingresos, siempre sabiendo que la administración está detrás, con la mediación del Ayuntamiento", explican fuentes del Consistorio.

Recuerdan que la mayoría de los desahucios actuales se producen por impago de alquiler, lo que produce desconfianza en los dueños de casas vacías. Ante esta situación, la ciudad ofrece servicios y garantías para el propietario de forma gratuita. Entre ellas, la mediación entre propietario e inquilino, la realización del contrato de alquiler y seguimiento del mismo y seguros gratuitos durante el primer año de alquiler ante casos de impago.

Garantías ante impagos de alquiler

Además, recuerdan, muchos de estos alquileres estarían subvencionados por el Ayuntamiento a través de su programa de ayudas al pago del alquiler para familias vulnerables. "Ayudamos a decenas de familias a pagar parte o todo el alquiler con una prestación de entorno a 300 euros al mes", precisan fuentes del Ayuntamiento. Ése es el precio aproximado que quieren fijar en los alquileres de esta bolsa solidaria de viviendas", explican, por lo que en muchos casos, el pagador sería el propio Ayuntamiento.

Para conseguir que los propietarios alquilen su casa vacía de este modo, el Ayuntamiento ha lanzado una campaña para sensibilizar a los propietarios y que ha llamado silencio incómodo. "Es el silencio de sale de las casas vacías mientras muchas personas no tienen casa", argumentan. Se trata de un documental en el que narran la historia real de tres familias al límite, a punto de perder sus casas por no poder hacer frente a los "desorbitados precios de la vivienda", señalan.

"Si los propietarios ponen a nuestra disposición sus viviendas vacías, mucha gente puede salir beneficiada. Por eso hemos lanzado esta campaña, para intentar que la gente vea que estas personas en situación de emergencia, que no tienen forma de acceder a un piso o que están a punto de perderlo son personas normales. Gente que está en una situación que le podría pasar a cualquiera", enfatiza el Ayuntamiento. 

Ellos son Tamara y José,  dos jóvenes gitanos con cinco hijos a su cargo. Sobreviven con lo poco que pueden ganar de la venta ambulante en un mercadillo. Un par de días a la semana en un puesto que ni siquiera es suyo. Ante el impago, el banco han iniciado los trámites de desahucio.

También está la historia de José Javier, uno de tantos albañiles con más de 55 años "que lo apostó todo para subirse al boom del ladrillo". Dejó su trabajo de toda la vida para ganar mucho más dinero en la construcción. Pero la bubuja del ladrilló explotó, y el golpe fue mayor para los trabajadores, que se había endeudado debido a la vacía seguridad de sus grandes salarios. Javier, con dos hijos, perdió su casa, su coche... y ahora vive en una vivienda de Cáritas con un futuro lleno de incertidumbre.

Érika Carpio es la protagonista del tercer corto. Una de tantas familias migrantes que vino de Ecuador en busca de una vida mejor y cumplir sus sueños, pero... y que acabó siendo engañada por los bancos y en pocas semanas será desahuciada.

Según apuntan fuentes del consistorio, ésta es sólo una iniciativa que se suma a otras ya puestas en marcha, como la mediación entre inquilinos y entidades financiares, la negociación para regularizar los casos de ocupaciones de viviendas particulares y otras. Según apuntan, está previsto que pronto empiece a funcionar un convenio entre el Ayuntamiento y la Sareb (el banco malo que aglutinó los activos tóxicos del ladrillo propiedad de los bancos) para sacar al mercado del alquiler social varias viviendas en la ciudad. "Aunque los desahucios ya casi no salgan en los medio, queremos seguir profundizando y probando con nuevas fórmulas para hacer de la vivienda un bien asequible", dice el Consistorio.