Publicado: 14.07.2015 10:47 |Actualizado: 14.07.2015 11:06

Alrededor de 5.500 niños acudirán desde este jueves a comedores escolares en Madrid

La Comunidad, que invertirá 4 millones de euros en esta medida, ofrecerá a los menores con dificultades económicas comida y actividades extraescolares. La iniciativa se extiende a 160 colegios de la región y finaliza el 8 de septiembre. Tal y como ha detallado el consejero de Educación, Rafael Van Grieken, podría beneficiar a 16.000 alumnos.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 4
Comentarios:
comedor escolar. EFE

Comedor escolar./EFE

MADRID.- Alrededor de 5.500 niños se incorporarán desde el jueves a los comedores escolares en 160 colegios de la Comunidad de Madrid. Éstos permanecerán abiertos durante el verano para proporcionar comida y ofrecer actividades extraescolares a los menores de hasta 12 años con dificultades económicas.

La Comunidad invertirá un total de 4 millones de euros y cuenta con el apoyo de la mayoría de ayuntamientos, salvo una decena, entre ellos el Ayuntamiento de la capital, que ha declinado la propuesta al tener sus propias iniciativas para garantizar la comida a los menores que la necesitan. 

El consejero de Educación, Juventud y Deporte, Rafael Van Grieken, ha rechazado que haya una 'guerra' con el Ayuntamiento por esta cuestión y que "lo importante son los niños", recalcando que el Gobierno regional tiene una idea que es combinar actividades formativas con la alimentación.

También ha explicado que las características de selección para atender a los menores se basan en si han recibido la beca comedor durante el curso y si cumplen con los requisitos para ser beneficiarios de esta medida según los servicios de asuntos sociales. 



Dicho programa arranca ya este jueves y viernes en pequeños municipios y el lunes se extenderá a las grandes ciudades de la Comunidad.

Van Grieken ha recalcado que potencialmente el programa de comedores escolares se extiende a 160 colegios de la región (aunque se van a priorizar aquellos que abren en agosto) y el presupuesto permitía atender las necesidades básicas de alimentación de hasta 16.000 alumnos, cifra calculada sobre todo entre beneficiarios de becas comedor y la Renta Mínima de Inserción.

No obstante, ha detallado que en el caso de Madrid la cifra de posibles beneficiarios es de 9.000 menores. En el caso de la capital, el consejero ha detallado que la Comunidad plantea la apertura de institutos a finales de la semana que viene para dar servicio exclusivamente de comidas sobre todo en determinados distritos donde se concentran los niños que demandarían esta medida, como en el caso de Puente de Vallecas, Usera y Carabanchel.

Finaliza el 8 de septiembre

Asimismo, el consejero de Educación ha explicado que el programa finalizará el 8 de septiembre, justo cuando se inicia el curso escolar 2015/16, y que se ha colaborado con los departamentos de asuntos sociales de los Ayuntamientos. Así, desde la Consejería de Asuntos Sociales se remitió un listado de posibles beneficiarios a las concejalías del ramo de los ayuntamientos, que cortejaron la información con sus datos para lograr un listado definitivo.

La idea es lograr que los menores beneficiarios puedan tener el servicio de comida y las actividades lúdica-formativas que se desarrollan en los campamentos de verano y que, debido a su situación económica, no pueden acceder a estas actividades. Con ello, se lograría "no estigmatizar" a estos niños.

El presupuesto del programa se sustenta sobre todo en el pago a las empresas contratadas para este servicio de comedores en colegios y a los monitores que despliegan las actividades propias de los campamentos. El coste aproximado por niño es de 500 euros al mes, según ha relatado el consejero.

A diferencia, por ejemplo, del servicio de comida a domicilio del Ayuntamiento de Madrid, que englobaría también meriendas y cenas, la Comunidad ha optado por sufragar la comida y las actividades educativas que se desarrollan en los campamentos.

El programa, de carácter voluntario, englobaría potencialmente 260 actividades en verano y se tratará de derivar siempre a los colegios más cercanos y priorizar aquellos que abren en el mes de agosto.