Publicado: 30.07.2016 13:16 |Actualizado: 30.07.2016 13:49

Los alumnos que aprueben ESO y Bachillerato no obtendrán el título si no superan la reválida de la ley Wert

El Sindicato de Estudiantes denuncia que Rajoy haya aprovechado el verano y el debate sobre su investidura para imponer esta medida "franquista" prevista en la 'ley Wert'.

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 10
Comentarios:
Imagen de una manifestación en contra de la LOMCE/EFE

Imagen de una manifestación en contra de la LOMCE/EFE

MADRID.- Los alumnos de que aprueben la ESO y el Bachillerato no obtendrán el título si no aprueban antes la reválida que impone la LOMCE, aún habiendo superado todos los cursos y asignaturas durante los seis años de estudios.

Este apartado, ya previsto en la 'ley Wert', fue aprobado este viernes por el Gobierno en funciones, justo antes del comienzo del mes de agosto -cuando la mayor parte de la población se va de vacaciones- y cuando las aulas están vacías.



Tras la implantación el curso pasado de las reválidas de primaria, ahora es el turno para los estudiantes de entre 15 y 17 años, quienes tendrán que enfrentarse al finalizar la ESO a los contenidos de 3º y 4º y, que, de no aprobarlos, se les negará el título aún habiendo superado el curso, tal y como estipula la LOMCE.

Por ello, tras cuatro años de estudios "los estudiantes saldrán al mercado laboral sin titulación", denuncia el Sindicato de Estudiantes, y avisa de que los alumnos se encontrarán este cambio "sin la posiblidad de organizar una protesta masiva" al haberse aprobado con tan poco tiempo de acción.

De esta forma no podrán continuar sus estudios en FP de grado medio ni Bachillerato por no contar con el título que sólo se obtiene con la superación de la evaluación externa.

Por su parte, quienes suspendan la 'reválida' de Bachillerato tampoco obtendrán el título aún habiendo aprobado 1º y 2º y no podrán acceder a la Universidad ni a enseñanzas artísticas superiores, pero sí matricularse en algún ciclo de Formación Profesional de grado superior. "Los alumnos habrán cursado dos años y no les servirá para nada porque saldrán con titulación de ESO", avisa el Sindicato.

Sólo a una FP Básica

El nuevo apartado de la Ley aprobado por el Gobierno también estipula que los alumnos de 4º de la ESO que suspendan las dos convocatorias establecidas por curso para la evaluación final de ESO -junio y septiembre- y que quieran estudiar algo el año siguiente, sólo podrán matricularse en un curso de Formación Profesional Básica.

De esta forma, estarán obligados a hacer "un curso puente" que, solamente si aprueban, les volverá a dar la oportunidad de presentarse de nuevo a la reválida de 4º. Solamente de esa forma podrán acceder también a un grado Medio.

Por su parte, los que suspendan la 'reválida' de Bachillerato las dos convocatorias establecidas para cada curso, no podrán acceder a la Universidad ni a enseñanzas artísticas superiores, pero sí matricularse en algún ciclo de Formación Profesional de grado superior.

"Estas reválidas no persiguen mejorar la calidad educativa, sino convencernos a nosotros mismos de que no nos meremos condiciones mejores, porque no tenemos estudios para otra cosa", ha lamentado el Sindicato de Estudiantes en una nota de prensa.

El colectivo ha denunciado que "el PP ha aprovechado que estamos apenas a dos días del mes de agosto para intentar aprobar de tapadillo esta ley" y que es "sin duda una de las mayores agresiones al derecho a la educación". También ha calificado estas pruebas de "franquistas" al compararlas con las existentes durante la dictadura de Franco.

Desde la Federación de Asociaciones de Directivos de centros Públicos (FEDADI), avisan de que están dejando a los estudiantes en un "limbo" y alertan de que la tasa de fracaso escolar va a ir en aumento. El Sindicato de Estudiantes va más allá y asegura que "estas reválidas buscan simple y llanamente expulsar a miles de jóvenes del sistema educativo y lanzarlos a un mercado laboral precarizado" que conlleve que las aulas se queden vacías para que el Gobierno pueda "justificar nuevos recortes masivos".

Tres "selectividades"

Tras estos cambios, el Gobierno cierra completamente la puerta a la antigua selectividad y deja en manos de las universidades la opción de realizar una prueba extra a los alumnos que deseen acceder a la educación superior. 

Sin embargo, el Sindicato de Estudiantes denuncia que la selectividad no ha desaparecido, sino que, al contrario, se deja la puerta abierta para "una tercera selectividad" a cargo de las universidades que, de no ser aprobada, dejará a los alumnos fuera de las facultades aún habiendo aprobado el curso y la reválida impulsada por Wert.

A la espera de que las universidades confirmen si llevarán a cabo o no estas pruebas, los alumnos de 4º de la ESO -además de los cuatro cursos correspondientes- tendrán que enfrentarse a siete exámenes -cuatro de asignaturas troncales, dos opcionales y una específica- con contenidos de 3º y 4º. 

Mientras, los alumnos de Bachillerato, a pesar de no hacer la selectividad oficial, tendrán que aprobar una prueba de similares características con ocho exámenes -cinco asignaturas troncales, dos opcionales y una específica-. "No es la nueva selectividad, son las viejas reválidas franquistas" denuncian los estudiantes y avisan de que "lo que acaba de aprobar el Gobierno no supone otra cosa que multiplicar hasta por tres la actual Selectividad y con consecuencias indudablemente peores".

Este proceso de reválidas en ESO y Bachillerato se pondrán en marcha en el curso 2016-2017, sin embargo, no será hasta el 2018, cuando los alumnos tengan que aprobarla para obtener el título de la ESO.

Etiquetas