Público
Público

Amenazas de muerte a Helena Maleno Amenazan a la activista Helena Maleno: "Le sugiero el silencio o va a morir. Está incomodando a las autoridades"

La miembro de Ca-minando Fronteras denuncia una campaña de insultos y amenazas en redes y por teléfono después de criticar en televisión la actuación de la Policía cuando un grupo de personas migrantes cruzó el paso del Tarajal en Ceuta.

Publicidad
Media: 3.23
Votos: 13

La investigadora y experta en migraciones, Helena Maleno, en Madrid.- JAIRO VARGAS

El mensaje iba acompañado de una fotografía de una pistola y una bala y rezaba: "Le sugiero el silencio o va a morir. Está incomodando a las autoridades". Esa fue la amenaza que recibió el lunes la activista y experta en migraciones Helena Maleno Garzón, integrante de la ONG Ca-minando Fronteras.

El mensaje le llegó por privado a través de Twitter, pero no fue el único. La activista y su ONG denuncian este acoso a raíz de una intervención de Maleno en un programa de televisión, en el que criticó la actuación de la Policía durante la entrada ilegal de 187 personas migrantes por el paso fronterizo de El Tarajal, en Ceuta, el pasado 7 de agosto. Los agentes la empredieron a patadas y porrazos contra los migrantes cuando éstos trataban de cruzar a la carrera, y uno de los agentes se fracturó la pierna cuando intentaba frenar a uno de ellos con una patada.

"La lesión de un policía en la frontera de Ceuta no fue provocada por la violencia de las personas migrantes, sino que el policía se lesionó al recibir a patadas a migrantes que estaban en territorio del Estado español", aseguró Maleno en televisión

"A partir de estas declaraciones se orquestó una campaña en Twitter, donde se señalaba y criminalizaba ante la policía a nuestra compañera, intentando por enésima vez coartar su actividad política", ha explicado Ca-minando fronteras en un comunicado que han respaldado ya más de cien organizaciones sociales para apoyar a Maleno con el hashtag #DefenderAQuienDefiende.

El colectivo destaca que los insulto fueron en aumento cuando Maleno concedió una entrevista a la plataforma Es Racismo (vinculado a SOS Racismo Madrid) donde hablaba sobre la construcción del racismo institucional en la Frontera Sur española. "La ciudadanía española es cómplice porque han normalizado que se pueda violentar y matar en la frontera”, aseguró.

"Esto hizo que la campaña de amenazas en Twitter se recrudeciese con perfiles que amenazaban a la compañera, especialmente a través de su condición de mujer activista, instando incluso a la violación sexual como una forma de acallarla a la vez que se hacían referencias a su vida personal", explica la ONG, que insiste en que las amenazas por Twitter han ido más allá derivando en llamadas telefónicas a su móvil personal donde se repetían constantemente los mismos insultos que se leían en las redes sociales.

Según Maleno, la situación llegó a su el martes, cuando el Sindicato Unificado de Polícia (SUP) se unió a la cadena de tuits que la amenazaban. "Aunque los tuits escritos desde el perfil oficial del sindicato eran correctos en su forma, entendemos que el espacio (es decir, una cadena de mensajes donde se insta al odio, al racismo y la violencia contra personas migrantes y mujeres) no era el lugar para que una organización de funcionarios del Estado sindicados se posicionase. Es más, el SUP prefirió obviar los posteriores mensajes que amenazaban directamente a nuestra compañera y otros activistas así como a las personas migrantes", critican, y añaden que seguidamente Maleno recibió la amenaza de muerte citada al principio de este artículo por mensaje privado.

"Desde Caminando Fronteras queremos denunciar los hechos que vienen marcando nuestra actividad profesional desde hace años y que se han agravado en las últimas semanas; denotando la situación de amenaza y desprotección que sufren las personas defensoras de Derechos Humanos en la Frontera Sur española", denuncia la organización.

En una entrevista con Público el pasado mayo, Maleno reconocía que es muy habitual para ella que la Policía española la tilde de "traficante" de personas y denunciaba la desprotección y la falta de interés por parte de las autoridades españolas cuando ella u otros defensores de Derechos Humanos españoles denuncian amenazas o, directamente, agresiones.

"Desgraciadamente estas situaciones de violencia forman parte de la vida cotidiana de las personas migrantes en la frontera, dándose una situación de excepción democrática tal que incluso el hecho de hablar de Derechos Humanos en estos espacios de 'no derecho' es sentido por los Estados como una amenaza a sus intereses",  explica el colectivo.

Maleno ha presentado una denuncia haciendo una recopilación de todas las amenazas que por diferentes vías "instan a acabar con su labor de denuncia de la vulneración de derechos y que ponen en peligro su propia vida", y hace una llamamiento a la sociedad civil para denunciar más allá de la vía judicial esta amenazas que tilda de "vieja práctica política" y que sufren a menudo otros activistas como Moha Gerehou de SOS RACISMO, las integrantes de HARRAGA (María Antúnez, Rosa García, Nora Driss y Sara Olcina), o José Palazón de PRODEIN. "Oculto bajo el discurso de la protección del territorio las personas migrantes son sistemáticamente violentadas, violadas e incluso asesinadas y el racismo del control fronterizo es una práctica cotidiana con numerosas víctimas", denuncia el comunicado.