Publicado: 23.10.2015 17:15 |Actualizado: 23.10.2015 20:11

Ángela Ponce aspira a ser la primera transexual Miss España 

La actual Miss Cádiz sostiene que "la sociedad no está educada para la diversidad".

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5
Comentarios:
Ángela Ponce, actual Miss Cádiz y aspirante a Miss Transexual. EFE

Ángela Ponce, actual Miss Cádiz y aspirante a Miss Transexual. EFE

CÁDIZ.- Nació con cuerpo de chico pero el próximo domingo, Ángela Ponce, actual Miss Cádiz, luchará por colocarse la corona de Miss World Spain 2015 y convertirse así, en la primera miss transexual en España lo que ayudaría, en su opinión, a la visibilización de este colectivo en nuestra sociedad.

"La sociedad no está educada para la diversidad. Es lo que me ha hecho hacerlo público. Quiero decir: aquí estoy yo y no soy rara, sólo tengo una historia diferente. Una mujer a la que la vida le vino de otra manera pero soy una mujer", ha asegurado Ángela.



Aunque sevillana de nacimiento, dice llenarle de orgullo representar a Cádiz, la provincia en la que veranea todos los años. Si gana el concurso, que se celebra en Estepona (Málaga), sostiene que le gustaría que la marca España fuera reconocida en todo el mundo pero también ha adquirido el compromiso de destinar parte de su reinado a la Fundación Daniela, dedicada a la sensibilización del colectivo transexual y transgénero y a contar su historia al mundo.

"Yo me presenté como Ángela Ponce y gané como Ángela Ponce. Lo conté porque forma parte de mi historia y no tengo por qué ocultarlo. Después, cuando gané me propusieron trabajar con la Fundación Daniela y me dije ¿Por qué no?".

Para esta organización, Ángela sigue el camino, cada vez más normalizado, que han abierto otras misses como Jenna Talackova, Miss Vancouver 2012 en Canadá, o agencias de modelos como The Atlantic, en Nueva York, especializada en modelos trans.

Angela Ponce cuando se alzó con la corona de Miss Cádiz.

"Hasta hace muy poco la mayoría de la gente daba por hecho que las personas transexuales aparecían de repente cuando cumplían la mayoría de edad o incluso pensaban que se trataba de una perversión. Poco a poco, gracias a los medios de comunicación y a las familias de niños y niñas transexuales, estos mitos tienden a desaparecer aunque queda mucho trabajo por hacer desde todos los ámbitos", ha manifestado África Pastor, vicepresidenta de la Fundación Daniela.

Ángela, que realizó su cambio completo de sexo en abril de 2014, siempre supo que era una chica aunque no sabía ponerle nombre. Ahora, con 23 y unas medidas de infarto, 90-61-90, compagina su carrera como modelo profesional con el trabajo en el restaurante de sus padres, aunque aspira a acceder a la universidad y estudiar inglés.

"La base de todo es que mi familia me apoyara. Cuando era pequeña íbamos con mi hermano a comprar a una gran superficie y mis padres me decían que podía coger un juguete. Yo recuerdo irme para las muñecas y coger la muñeca Barbie y decirles: esto es lo que yo quiero. Nunca me dijeron no, los niños juegan con balones y coches y las niñas con muñecas. Mi padre cogía la Barbie y montaba la muñeca conmigo. Por eso dentro de lo malo he sido muy afortunada", asegura.

Le gustaba ponerse los vestidos de su madre, bailar como las niñas y jugar con muñecas pero hizo la Primera Comunión vestida de almirante y "feliz" ya que no sabía que podría llegar a ser mujer.


Fue a los 11 años cuando empezó a investigar y a descubrir la transexualidad y a partir de ahí se dijo así misma que lucharía por ser "quien realmente soy".

Afirma que no fue discriminada en el colegio aunque admite que tuvo que sufrir la incomprensión de muchos. "Siempre estaban los típicos graciosos que te insultaban o que se creían mejores que tú, o que te miraban por encima del hombro", añade.

A partir de ahora quiere luchar por que los jóvenes tengan más información, ya que aún "la gente no sabe qué es la transexualidad, todavía se sigue confundiendo con travestismo".

"Aquí con mis compañeras me pasa que me dicen: anda, yo es que tenía otro concepto antes de conocerte".

Su sueño es que historias como la suya lleguen a normalizarse y que la sociedad acepte la diversidad que ya existe en ella.