Público
Público

Tribunales Dos años de cárcel para el amigo luchador de Cristiano Ronaldo

El deportista Badr Hari es condenado por varios actos violentos y altercados nocturnos en Ámsterdam, donde agredió en 2012 a un empresario holandés durante una fiesta nocturna y amenazó al dueño de un club con un vaso de cristal roto.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

Dos años de cárcel para el amigo luchador de Cristiano Ronaldo. EFE

La Corte Suprema de La Haya ha condenado este martes al luchador marroquí de kickboxing Badr Hari a dos años de prisión por varios actos violentos y altercados nocturnos en Ámsterdam, aunque sólo pasará seis meses entre rejas.

El tribunal ha condenado al deportista por un "asalto con agravante" al empresario holandés Koen Everink durante una fiesta nocturna en Ámsterdam Arena en 2012, así como por otro incidente en el club de Jimmy Woo de la misma ciudad, donde el luchador rompió un vaso frente a su víctima e intentó asaltarla con el cristal roto.

Los magistrados consideraron un "agravante" que Hari, al que además de por sus gestas deportivas y extradeportivas se le conoce por ser amigo del futbolista del Real Madrid Cristiano Ronaldo, abusara "de su superioridad física". Hari, de 32 años, no estuvo presente en La Haya para escuchar el veredicto de una sentencia con carácter definitivo que no puede recurrirse.

Su abogado, Benedicte Ficq, ha calificado la condena de "inadecuada" e "incomprensible" y ha señalado que su cliente está actualmente en Marruecos y se quedará allí de momento, pero cumplirá su sentencia en los Países Bajos.

El deportista ya había sido condenado en octubre de 2015 por los mismos hechos a dos años de prisión, de los cuales estuvo bajo custodia ocho meses y pasó el resto en libertad condicional, y a pagar 45.000 euros de indemnización por daños y perjuicios.

La corte de apelación que examinó su recurso aseguró que Hari cometió crímenes violentos en diferentes lugares públicos de la zona de clubes de Ámsterdam cinco veces entre 2011 y 2012, incluyendo un asalto grave y dos intentos de asalto agravados.

"Casi siempre se trataba de un pequeño altercado que llevó a una fuerte violencia por parte del acusado, que llegó tan inesperadamente que las víctimas no pudieron defenderse", ha explicado el comunicado del tribunal.