Publicado: 18.01.2016 16:32 |Actualizado: 18.01.2016 16:32

Dos años de cárcel por espiar a su expareja con un programa del móvil

El delincuente instaló en el móvil de la víctima una aplicación que le permitía localizar la ubicación del teléfono. Así, controlaba las llamadas de su exnovia y podía hacerle fotografías y grabar vídeos. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Una mujer habla por su teléfono móvil.

Una mujer habla por su teléfono móvil.

ALMERÍA.- El Juzgado de lo Penal número 4 de Almería ha condenado a dos años de prisión por un delito de descubrimiento y revelación de secreto a L. J. M. D., un hombre acusado de obtener "información íntima", fotografías y vídeos de su expareja, con una aplicación móvil. La sentencia, dictada por conformidad de las partes, recoge que L. J. M. D. instaló en el móvil de su expareja sentimental, "sin conocimiento de ésta", un programa llamado Cerberus".

El condenado se dio de alta en la página web de esta aplicación, que le permitía "mantener controlado y vigilado el terminal", ya que una de sus funciones es la de localizar la ubicación del teléfono móvil.



El programa permitía además a L.J.M.D. conocer las llamadas y efectuadas por su pareja, así como "tomar fotografías y grabar vídeos y audios desde la cámara de dicho dispositivo".

El juez señala que el acusado, a pesar de haber cesado su relación con esta mujer en agosto de 2012, continuó utilizando dicho programa y "a través del mismo, fue obteniendo información privada acerca de las llamadas, fotografías, vídeos y localización del teléfono".

Dicha información "íntima de su expareja" fue recopilada entre junio y septiembre de 2012 y enviada a una cuenta de correo de L.J.M.D., "sin que ésta fuese consciente de ello".

Por estos hechos, el procesado ha sido condenado a dos años de prisión por un delito de descubrimiento y revelación de secretos, pena cuya ejecución ha sido suspendida, siempre y cuando no delinca en este periodo y participe en un programa formativo.

A su vez, el juez le prohíbe aproximarse a menos de 200 metros a expareja, a la que tendrá que indemnizar con 20.000 euros en concepto de responsabilidad civil