Público
Público

Anulan causa contra el arzobispo de Zaragoza por el espionaje a una notaria

La Audiencia Provincial de Zaragoza considera que la actuación del arzobispado fue "legítima, justificada y proporcional", al ser el único medio de confirmar la sospecha de que la exempleada emitía "mensajes difamatorios" contra el arzobispado 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, declaró este viernes como investigado ante el Juzgado de Instrucción número 11 de la capital aragonesa.

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha anulado la causa abierta contra el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, por la denuncia interpuesta por una exnotaria de un juzgado eclesiástico de la diócesis por la intervención de datos personales de su ordenador, según ha informado el arzobispado en una nota.

De acuerdo a la misma, el auto, dictado por unanimidad el pasado 2 de mayo y contra el que no cabe recurso, recoge su tesis acerca de la plena legalidad y absoluta legitimidad sobre la intervención de dicho ordenador.

El arzobispo de Zaragoza tuvo que declarar como investigado por esta causa el pasado 3 de marzo ante el titular el Juzgado de instrucción número 11 de Zaragoza, al igual que el ecónomo diocesano y un perito informático, a raíz de la denuncia que la exnotaria interpuso por la intervención de su ordenador, que permitió el volcado de sus conversaciones de wasap.

El responsable legal del arzobispo admitió que fue el propio responsable eclesiástico quien ordenó un peritaje informático del equipo utilizado por la denunciante, en el marco de una investigación sobre presuntas actuaciones irregulares de ésta en el ámbito de su labor profesional.

Añadía, además, que en cualquier caso el ordenador era propiedad de la diócesis y no debía de emplearse para labores ajenas a su función.

Según ha informado el arzobispado sobre el auto hecho público ahora, la Audiencia considera que la actuación del arzobispado fue "legítima, justificada, proporcional e idónea", al ser el único medio para confirmar la sospecha de que era la exnotaria quien emitía "mensajes difamatorios" contra el arzobispado y "filtraciones sobre procedimientos canónicos".