Publicado: 04.11.2015 14:00 |Actualizado: 04.11.2015 19:14

Nueve mujeres en huelga de hambre en el centro de Madrid para "dar voz a los menores" en los casos de maltrato

Miembros de la Asociación Velaluz se concentran en la Puerta del Sol m para luchar por la protección de los menores y contra la utilización por los jueces de un síndrome del siglo pasado que se les diagnostica para separarlos de la víctima y llevarlos con el maltratador.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Víctimas del denominado Síndrome SAP (Síndrome de Alienación Parental).- PÚBLICO.

Víctimas del denominado Síndrome SAP (Síndrome de Alienación Parental).- PÚBLICO.

MADRID.- Nueve mujeres pertenecientes a la Asociación Gallega para la Defensa de Víctimas de Violencia de Género Velaluz se mantienen durante esta semana en la Puerta del Sol en huelga de hambre para luchar por la seguridad de los menores cuando en la familia se producen maltratos. Su presidenta, Gloria Vázquez, así lo manifiesta "en el momento que hay menores no se les escucha y se les diagnostica el Síndrome SAP".

El Síndrome de Alienación Parental (SAP) es un término que el profesor de psiquiatría Richard Gardner acuñó en 1985 para referirse a lo que él describe como "un desorden psicopatológico en el cual un niño, de forma permanente, denigra e insulta sin justificación alguna a uno de sus progenitores, generalmente al padre".



De esta manera, un juez puede llegar a separar a los menores de la víctima y llevárselas con el maltratador justificando que "la víctima manipula a los menores para conseguir una condena", aclara la presidenta de Velaluz.

Este fue el caso de Mari Carmen y Patricia. Ellas han cumplido la mayoría de edad y con ella han recuperado la voz que les apagaron, según ellas, "todos los psicólogos que les separaron de sus madres durante años".

"Yo sufrí violencia de género por parte de mi padre y por vía judicial. Me separaron de mi madre por la fuerza y me llevaron con mi padre, pese a que él tenía una condena", relata una de las víctimas. "Los jueces te oponen un síndrome y dicen que la madre es la mala".

Cruz formada en la Puerta del Sol por la asociación Ve-La Luz contra violencia de género. E.P.

Además, las víctimas denuncian que, durante los puntos de encuentros con la madre, "los psicólogos no te dejan nunca a solas con la madre y te manipulan con preguntas para liarte, te graban y te vigilan". "Estuve desde los seis años hasta los 15 sufriendo maltrato por mi padre y nadie me escuchaba", relata la víctima, "un día fui a la comisaria para denunciar y me dijeron que con 13 años no podía hacerlo y que me fuese al colegio, ese día mi padre me dio una paliza".

"¿A quién le pido responsabilidades?¿Por qué no me dejaron hablar?¿Quién me devuelve mi infancia? Hoy lucho para que ningún otro menor sufra lo que yo he sufrido", declara la víctima.

Con esta huelga, Velaluz pide el cese de la obligación que se impone a los menores a relacionarse con el maltratador, revisión inmediata de los expedientes contaminador por el SAP y aperturas de expedientes sancionadores para aquellos que han fomentado estas prácticas, destrozando vidas a madres e infancias (puntos de encuentro familiares).


016.Teléfono de atención a víctimas de violencia de género. Es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica.