Público
Público

Atentado en Catalunya Un juez anuló la deportación del imán de Ripoll y la Abogacía del Estado no recurrió

El Gobierno dice que no le consta que el alcalde Vilvoorde (Belgica) pidiera información sobre Abdelbaki Es Satty, el imán de Ripoll, y que las autoridades españolas no recibieron ninguna alerta.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Imagen de la mezquita de Ripoll y del imán, considerado el cerebro de los atentados en Barcelona y Cambrils.- EUROPA PRESS

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Castellón revocó en 2015 una orden de extradición del imán de Ripoll (Girona), Abdelbaki Es Satty, por su "evidente arraigo laboral y esfuerzos para integrarse en España". Por su parte, la Abogacía del Estado no recurrió la decisión judicial. 

Según el fallo de 2015, la condena estaba relacionada con un hecho delictivo aislado y cometido un lustro atrás y el juez aplica la jurisprudencia europea. Según esta, para expulsar a un extranjero residente de larga duración condenado a más de un año de prisión, debe existir una "amenaza real y suficientemente grave para el orden público o la seguridad pública".

La Abogacía del Estado, en representación de la Subdelegación del Gobierno, no recurrió la decisión judicial y el juzgado castellonense estimó así el recurso interpuesto por Es Satty.

Abdelbaki Es Satty, considerado clave en la creación de la célula terrorista responsable de los atentados de Barcelona y Cambrils, murió en la explosión del chalé de Alcanar (Tarragona) donde supuestamente el grupo estuvo preparando durante meses los ataques.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) han explicado que en el expediente judicial de 2015 no hay ninguna información relativa a los vínculos del imán de Ripoll con el terrorismo islámico y que sobre éste tampoco constaba ninguna otra condena. 

El Juzgado de Castellón anuló la orden de expulsión emitida por la Subdelegación del Gobierno contra Es Satty, tras haber cumplido en la prisión de Castellón una condena de cuatro años por tráfico de drogas dictada por un juzgado de Ceuta.

Abdelbaki Es Satty fue condenado por sentencia firme en febrero de 2012 por el Juzgado de lo Penal número 2 de Ceuta a cuatro años de prisión por un delito de tráfico de drogas que cometió el 1 de enero de 2010.

Tras analizar las pruebas documentales presentadas, el Juzgado de Castellón consideró que el imán, residente de larga duración, había demostrado su "evidente arraigo laboral y esfuerzos para integrarse" en España mediante la acreditación de un contrato de trabajo actual y el periodo cotizado en la Seguridad Social "de seis años, seis meses y dieciséis días".

Según el auto, se aplicó la nueva doctrina jurisprudencial nacional y europea por la cual la expulsión de un extranjero residente de larga duración condenado por un delito y castigado con una pena superior a un año de prisión no es automática.

Por contra, el juez consideraba que es necesario valorar las circunstancias concretas de cada caso y que exista una "amenaza real y suficientemente grave para el orden público o la seguridad pública".

En su resolución explica: "Si bien es grave la conducta imputada, no se puede ignorar que estamos ante un sólo hecho delictivo lejano en el tiempo" pues "hace más de cinco años que cometió el delito".

Es Satty vivía en España desde 1999, donde llegó con 16 años, y todas estas circunstancias según el juez "demuestran su total integración en España". Residía junto con su madre que es viuda, aunque posteriormente se casó con un español diagnosticado con una enfermedad mental por la que se le reconoce una discapacidad del 65 por ciento.

Además, imán en Ripoll estaba dado de alta en la Seguridad Social por 1.098 días. Por ambas cuestiones, el juez afirmó que demostraba "arraigo laboral" y acreditaba la "inexistencia de vínculos con su país de origen", que es Marruecos.

El Gobierno no recibió alerta desde Bélgica

El alcalde del municipio belga de Vilvoorde, Hans Bonte, ha señalado este miércoles que comunicó a las fuerzas de seguridad españolas, sin precisar a qué cuerpo, sus sospechas sobre ese religioso, pero el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y fuentes de la lucha antiterrorista han destacado que, según sus datos, ni la Guardia Civil ni la Policía Nacional habían sido alertadas por Bélgica.

"Según tengo conocimiento en el momento de hoy, ni la Guardia Civil ni la Policía Nacional habían recibido ninguna comunicación de las autoridades belgas", ha recalcado el titular de Interior. Tampoco los Mossos d'Esquadra han recibido petición alguna de las autoridades belgas sobre datos del imán de Ripoll. 

El ministro y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha asegurado este miércoles, sobre la investigación de los atentados, que al Gobierno no le consta que el alcalde de Vilvoorde (Bélgica) alertara del imán Abdelbaki Es Satty en 2016: "Al Gobierno no le consta. Lo he escuchado, pero no tengo ninguna información sobre esa cuestión".